Jeans a la cadera, minifaldas y recortes: ¿El auge de la moda del 2000 traería de vuelta la talla cero?

Mientras los diseñadores adoptan los elementos básicos de la década de los 2000 para primavera/verano 2022, Olivia Petter examina lo que esto podría significar para la inclusión corporal

jueves 14 octubre 2021 01:49
Read in English

De todas las tendencias que dominaron las pasarelas durante el Mes de la Moda en septiembre, hubo una que se destacó, sobre todo porque no era una prenda de vestir. Se trata de la piel, y viene con todo para primavera/verano de 2022. Ya sea en vestidos con abertura en Chloé y en pantalones recortados en Balmain, o al exigir atención a través de vestidos desnudos en Rejina Pyo o entre crop tops y minifaldas sin vuelo en Miu Miu; la piel fue estuvo omnipresente en las nuevas colecciones.

Por supuesto, esta tendencia emergente es mucho más que solo un impulso por mostrar algo de carne. Su predominio forma parte del auge de la moda Y2K, que se refiere al período de principios de la década de los dos mil, en el que las It girls del momento, como Paris Hilton, Christina Aguilera y Lindsay Lohan, se paseaban por ahí con jeans acampanados de cintura baja, bodies de malla y corsés que pegados a la figura.

Es una estética que regresó de forma triunfal en los últimos meses, encabezada por una nueva era de It girls como Dua Lipa y Bella Hadid. Famoso por sus conjuntos nostálgicos, el clan de chicas cool de hoy tiene una inclinación por los micro tonos, doble mezclilla, los torsos expuestos y muchos más temas clave de principios de la década de 2000.

En Londres, el look fue defendido por marcas de culto, incluidas KNWLS y Nensi Dojaka, cuyos populares diseños de malla eran incluso más esbeltos de lo normal. La ganadora del premio LVMH, Dojaka, debutó con medias con cortes en los muslos, pequeños bralets triangulares que se usan debajo de los blazers y vestidos ajustados con tiras de zapatos que cruzan de forma irregular la parte superior del cuerpo donde solo habría tela. Mientras tanto, en Supriya Lele, los pantalones eran traslúcidos y a la cadera, mientras que los cortes a la cintura y cadera enmarcaban y dejaban al descubierto el cuerpo femenino. Incluso hubo una abolición de la ropa interior en Mark Fast, donde las modelos se pasearon por la pasarela con bodies completos con recortes que llegaban hasta los costados.

Tan buscada es esta tendencia de los noventa que muchos de los looks que debutaron en las pasarelas de primavera/verano de 2022 ya se filtraron a la calle principal, con diseños similares que se abren camino en los gustos de ASOS y Zara.

Es evidente que la demanda es alta. Según la plataforma global de compras de moda Lyst, las búsquedas de minifaldas aumentaron en un setenta y seis intertrimestral, mientras que los jeans de a la cadera aumentaron en un noventa y uno y las blusas de tubo en un setenta y nueve por ciento. "Hemos seguido el aumento de la vestimenta retro de finales de los noventa y del Y2K desde hace algún tiempo. Esto ha sido un fenómeno masivo con multitudes de jóvenes que compran piezas antiguas en Depop y Vinted", dice Emily Gordon-Smith, directora de productos de consumo en Stylus, una empresa de pronósticos de las tendencias futuras. "Pero para la primavera/verano de 2022, los diseñadores de verdad abrazaron la era en varios estilos, incluidos los trajes de falda cursis inspirados en Clueless, jeans y minifaldas a la cadera, blusas cortas y camisetas para bebés".

En cuanto a lo que impulsa la tendencia, muchos citan lo que parece una interminable historia de amor entre la moda y todo lo relacionado con los dos mil y los noventa. “Es muy relevante para los consumidores de la Generación Z, quienes sienten nostalgia por las épocas en las que Internet y los algoritmos de las redes sociales no dominaban la moda”, dice Lorna Hall, directora de inteligencia de moda en la compañía de pronósticos de las tendencias futuras WGSN.

“Pero también es una respuesta directa al encierro, y eso es sobre todo en el área donde estamos viendo el regreso de la piel absolutamente sexy y en exhibición cuando se trata del estilo Y2K. Este regreso a vestirse con conciencia del cuerpo es parte de una reacción polarizada a estar alejado del mundo y vivir la vida en línea". Esta es una idea que aprovecha la tendencia de "vestirse en venganza de la pandemia" que surgió a principios de este año cuando comenzaron a levantarse las restricciones de encierro. Quizás, entonces, deberíamos haberlo visto venir.

Sin embargo, aquí está la cosa. No se puede negar que la moda de los dos mil está de vuelta en la conciencia colectivade la ropa, pero pocos reconocen que su resurgimiento viene con un importante bagaje cultural. Sí, esta fue una era con muchos puntos altos de moda que encajaban perfecto en el circuito de tendencias de 2021, pero también era la era de la talla cero y la heroine chic, una época en la que los huesos de la cadera y las clavículas afiladas eran las características corporales idealizadas. Casi todas las It girls de la época mencionada, junto con personas como Mischa Barton y Keira Knightley, también eran muy delgadas. El body positive no existía. En cambio, cualquier persona de más de una talla ocho era vista como una especie de paria social, una narrativa que fue impulsada en la cultura popular: ver Shallow Hall, Bridget Jones y Friends (¿recuerdas a la “Monica gorda”?).

Y entonces, ¿qué pasa cuando recuperamos la ropa que estaba de moda en este momento? Por supuesto, cualquiera puede usar una minifalda o un body ajustado de Nensi Dojaka. Pero, ¿de verdad es ese el mensaje que estas marcas envían cuando su ropa es usada solo por modelos muy delgadas y celebridades? ¿O cuando solo alcanzan un tamaño estándar "grande", que, en la mayoría de los casos, es el equivalente a un 12-14 en el Reino Unido?

“Por desgracia, el discurso del 'espacio entre los muslos' parece estar de vuelta en las redes sociales y esto no ayuda cuando las imágenes de modelos delgadas de pasarela en micro-minis y tops cortos dominan la cobertura de las colecciones de moda de la nueva temporada”, dice Gordon-Smith. "Esta tendencia, por desgracia, exacerba una tendencia muy negativa en lo que respecta al ‘body positive’ y la inclusión corporal".

Dicho esto, muchas cosas han cambiado desde principios de los años dos mil en lo que respecta a cómo consumimos moda.

Gracias a la llegada de las redes sociales, los compradores de la Generación Z y los millennials toman cada vez más las señales de estilo de personas como ellos en lugar de modelos y diseñadores de moda. “Las tendencias de la moda ya no se establecen solo en las pasarelas y el mundo en el que aterrizan estos atuendos está mucho menos esclavizado”, señala Hall. “Una de las mejores cosas de la diversidad y la inclusión, que es promovida por la Generación Z, es que hay muchos más atuendos para todo tipo de formas corporales y mucha menos exclusión en torno a esas apariencias en términos de quién tiene derecho a usarlos".

Hay muchas personas que encabezan la tendencia Y2K en línea que no se ajustan a la estética de la talla cero. Por nombrar solo algunos, está la modelo Raisa Flowers de Savage x Fenty, cuyas elecciones de estilo recientes incluyen un traje de malla; Michaila Cothran, cuyos videos de estilo de TikTok Y2K atraen millones de visitas; Lizzo, quien habla y canta seguido sobre la confianza en el cuerpo, también fue vista hace poco con un vestido morado transparente por completo en la fiesta de cumpleaños de Cardi B.

“El regreso del Y2K tiene un componente de reparación por los excesos de la década del 2000”, dice un portavoz de Lyst. "De la misma manera que se recuperan algunas celebridades de la cultura pop como Britney Spears o Paris Hilton, la Generación Z adopta la moda Y2K pero con una mentalidad de inclusión de tamaño, impulsa la moda hacia una mayor diversidad y representación".

También hay un puñado de diseñadores que incide en lo que respecta a la diversidad corporal y la inclusión, como Maryam Nassir Zadeh, Collina Strada y Chromat, todos los cuales defendieron lo que Vogue describió como la tendencia de "estómago máximo" en una amplia gama de formas corporales. Y aunque son pocos y distantes entre sí, casi no había cuerpos de talla grande en las pasarelas de la Semana de la Moda de Londres, pero están allí. Y eso es mucho más de lo que se puede decir de principios de la década de 2000.

“Los movimientos de ‘body positive’ y aceptación de la grasa han progresado tanto en los últimos diez años que me cuesta creer que volveremos a adoptar la cultura del tamaño cero”, dice la autora y escritora Stephanie Yeboah. “Si bien en definitiva tenemos un largo camino por recorrer, ha habido avances importantes en lo que respecta a aceptar cuerpos más grandes y normalizarlos en nuestra sociedad. He visto muchas marcas de tallas grandes que adoptan las tendencias del año 2000 y las reinterpretan para cuerpos más grandes". Yeboah cita el ejemplo de ASOS Curve, donde hace poco compró un top de pañuelo. "Nunca pensé que podría usar algo así cuando era niña", dice.

“Las mujeres de talla grande no tenían voz en ese momento. No pudimos hablar de cuán tóxica fue esa era, que es una de las razones por las que continuó. Ahora, tenemos las plataformas para discutir estos problemas y hacer que las marcas rindan cuentas. Así que no creo que volvamos a abrazar esa era problemática, porque tan pronto como algunos de nosotros empezamos a notar algo así, todos nos conectamos y empezamos a hablar".

Con suerte, entonces, aunque la moda Y2K está de vuelta, su regreso será moderado por el clima actual, uno que garantizará que no volvamos a la cultura tóxica que definió este período de tiempo, sino que podamos apreciar la ropa solo por lo que fue, y reinventarla de formas nuevas e inclusivas. Es cierto que esto ocurre en las redes sociales; tal vez sea hora de que los diseñadores se pongan al día.