China y Australia establecen confinamientos parciales para frenar el avance del coronavirus

Abierto de Australia 2021: Naomi Osaka y Novak Djokovic, los favoritos del torneo

Muchos jugadores van al torneo con grandes dudas sobre su forma y estado físico a pesar del período de descanso obligatorio.

Paul Newman@PaulN54
martes 16 febrero 2021 20:15

El Abierto de Australia solía ser el más impredecible de los cuatro torneos de Grand Slam, con una forma difícil de evaluar tan temprano en la temporada. En la primera década de este siglo, los finalistas masculinos en Melbourne Park incluyeron a Marat Safin (número 86 del mundo), Marcos Baghdatis (número 54), Jo-Wilfried Tsonga (número 38) y Rainer Schuettler (número 36).

La excelencia de los jugadores líderes del juego ha cambiado ese patrón en los últimos años: de los últimos 24 finalistas masculinos, solo Roger Federer (número 17 del mundo cuando ganó el título en 2017) no estaba clasificado entre los 10 mejores, y este torneo de 2021 que comienza el lunes está nuevamente plagado de sorpresas.

Nunca ha habido una preparación para un Abierto de Australia como este año. Aunque la pandemia del coronavirus obligó a retrasar el inicio hasta febrero por primera vez en más de un siglo, muchos jugadores entran al torneo con grandes dudas sobre su forma y estado físico.

La mayoría no había jugado un partido competitivo durante tres o cuatro meses antes de los torneos de preparación que se han celebrado en Melbourne durante los últimos siete días, mientras que sus preparativos se vieron interrumpidos por una cuarentena obligatoria de quince días a su llegada a la ciudad a mediados de enero.

Aunque a la mayoría de los jugadores se les permitió salir durante cinco horas al día para entrenar durante su período de cuarentena, 72 tuvieron que permanecer en sus habitaciones de hotel durante todo el tiempo porque habían llegado en vuelos en los que los viajeros posteriormente dieron positivo por el virus.

Los eventos de preparación en Melbourne estuvieron plagados de retiros y retiros, con Stan Wawrinka, Serena Williams, Naomi Osaka y Victoria Azarenka entre los que no querían arriesgar su estado físico. Rafael Nadal no jugó debido a un problema de espalda en curso, mientras que Sofia Kenin, la campeona femenina defensora, tiene un problema en la pierna que la hizo salir de la cancha llorando el viernes.

A pesar de la posibilidad de múltiples sorpresas, este Abierto de Australia podría brindar la mejor oportunidad que tendrá Williams, de 39 años, de igualar el récord histórico de Margaret Court de 24 títulos individuales de Grand Slam, siempre que pueda superar su problema en el hombro. Llegar a un torneo de Grand Slam con pocos partidos en su haber nunca ha sido un problema para Williams, quien lució en buena forma la semana pasada.

Desde que ganó el Abierto de Australia en 2017, Williams ha alcanzado cuatro finales de Grand Slam más y las perdió todas. En ocasiones la presión de intentar igualar el total de Court la ha afectado, pero el sábado insistió en que era bueno para ella tener el récord en mente. "Creo que es una carga diferente sobre mis hombros porque ahora estoy acostumbrada", dijo. "Es más relajante, me gustaría decir".

Osaka, que ha ganado tres de los últimos cinco torneos de Grand Slam en canchas duras, es el favorito de las casas de apuestas, seguido de cerca por Ashleigh Barty, quien jugó su primer torneo durante casi un año la semana pasada. El número uno del mundo decidió no jugar en ninguno de los eventos celebrados el año pasado tras la reanudación de la competición.

Barty demostró que no había perdido nada de su brillo al ganar el título con la victoria en la final del domingo sobre Garbine Muguruza, quien hasta ese partido lucía en excelente forma. La campeona del US Open 2019, Bianca Andreescu, que ha tenido una lesión en la rodilla, ha tenido un descanso aún más largo, después de 15 meses sin jugar. Iga Swiatek no ha competido desde su impresionante triunfo en el Abierto de Francia del año pasado y admite que se siente bajo presión.

Simona Halep fue subcampeona en Melbourne en 2018 y alcanzó las semifinales en 2020, mientras que Petra Kvitova ha llegado a la final y a los cuartos de final en los últimos dos años. Aryna Sabalenka llegó como la jugadora en forma, después de haber ganado tres torneos seguidos, solo para sufrir una sorprendente derrota por primera vez la semana pasada. Azarenka, que hizo una buena remontada en 2020, ganó el título en Melbourne en 2012 y 2013, pero ha estado lidiando con un problema de espalda.

Mientras que los individuales femeninos parecen abiertos, Novak Djokovic es un gran favorito para ganar el título masculino por novena vez récord. Para ello, sin embargo, tendrá que dejar atrás algunos recuerdos menos placenteros desde que ganó en Melbourne el año pasado. Sus puntos más bajos en 2020 incluyeron la organización de una gira de exhibición desafortunada en los Balcanes que fue descartada después de una serie de pruebas positivas de Covid-19, siendo incumplido en el US Open después de lastimar accidentalmente a un juez de línea con una pelota golpeada por la ira, y un completo derrota ante Nadal en la final del Abierto de Francia.

De los otros miembros de los "Cuatro Grandes", Roger Federer no está después de una cirugía de rodilla, Andy Murray está ausente después de dar positivo por el virus el mes pasado y Nadal está reduciendo sus posibilidades debido a su lesión en la espalda. “Todos los sentimientos positivos que tuve hace una o dos semanas han desaparecido un poco porque no pude practicar de la manera correcta durante la última semana y media”, dijo Nadal.

Mientras tanto, la generación más joven parece cada vez más amenazadora. Dominic Thiem, subcampeón de Djokovic en Melbourne la última vez, ganó su primer título de Grand Slam en el US Open del año pasado, mientras que Daniil Medvedev obtuvo la mayor victoria de su carrera cuando ganó las Nitto ATP Finals en Londres en noviembre. Stefanos Tsitsipas fue semifinalista de Melbourne hace dos años, Alexander Zverev alcanzó su primera final de Grand Slam en el US Open del año pasado y Andrey Rublev ganó más títulos (cinco) que cualquier otro jugador en la gira principal el año pasado.

¿Qué hay de las posibilidades de éxito de los británicos? Pocos jugadores están en mejor forma que Dan Evans, quien reclamó el domingo el primer título de su carrera con su enfática victoria sobre Felix Auger-Aliassime en uno de los torneos de preparación de Melbourne. La mejor racha de Evans en un torneo de Grand Slam lo vio llegar a la cuarta ronda del Abierto de Australia en 2017 y podría estar en una de las secciones más débiles del cuadro si Nadal tiene problemas. Sin embargo, Evans se enfrenta a un complicado encuentro de primera ronda con Cameron Norrie, que es el único otro británico en el cuadro masculino.

Johanna Konta, semifinalista en 2016 y cuartofinalista en 2017, vuelve a trabajar con Dimitri Zavialoff, quien la entrenó en 2019, cuando alcanzó los cuartos de final en Roland Garros. Sin embargo, Zavialoff no ha viajado a Melbourne, donde Konta está acompañada por Dan Smethurst, su compañero de bateo. Konta solo puede jugar clasificatorias en las dos primeras rondas, lo que podría darle la oportunidad de ganar algo de impulso.

Heather Watson, que ganó su primer torneo en cuatro años justo antes del cierre del verano pasado, pero que no ha tenido mucho impacto desde entonces, se enfrenta a Kristyna Pliskova en la primera ronda, después de haber vencido a la checa en la etapa del torneo del año pasado.

Katie Boulter, que espera haber dejado atrás los problemas de lesiones a largo plazo, encontró una excelente forma la semana pasada, venciendo a Cori Gauff y tomando un set ante Osaka. Se enfrenta a Daria Kasatkina en la primera ronda, y es probable que la ganadora se enfrente a Sabalenka.

Sin embargo, la británica con la historia más notable que contar es Francesca Jones, de 20 años, que alcanzó el cuadro principal de un torneo de Grand Slam por primera vez al ganar tres partidos en la clasificación. La número 245 del mundo, que nació con una rara condición genética, le falta un dedo en ambas manos y no tiene tres dedos, pero nunca ha dejado que sus problemas físicos se interpongan en su ardiente deseo de forjar una carrera en el tenis profesional.

Jones enfrenta a Shelby Rogers, una estadounidense contundente, en la primera ronda. Cualquiera que sea el resultado de ese partido del martes, ella ya es una de las grandes ganadoras del deporte en 2021.