El Real Madrid logra una sensacional remontada contra el Man City y va a otra final de la Champions League

Real Madrid 3-1 Man City (Agregado 6-5): Mahrez pensó que había enviado al City a París antes de que dos goles de Rodrygo en el tiempo de descuento enviaran la eliminatoria inexplicablemente a la prórroga, en la que Karim Benzema anotó un penalti

Miguel Delaney
jueves 05 mayo 2022 00:06
Read in English

Otro partido de la Champions League para el recuerdo, pero este tan íntimamente influenciado por el peso de la historia.

El Real Madrid creía que podía hacer lo imposible. El Manchester City temía lo inevitable. Solo así se puede explicar otra noche increíble en esta competencia. Es la única manera de leer otra espectacular remontada del Madrid, y otro cataclismo de Pep Guardiola.

Todo se ha ido acumulando hasta llegar al clímax de esta asombrosa eliminatoria, dotándola de más emoción si cabe. Las caras del final decían mucho, y más que los detalles.

Los detalles son que el equipo de Carlo Ancelotti remontó un 1-0 en el minuto 90 para ganar 3-1, y hacer un 6-5 en el global, así como alcanzar la 17ª final de la Champions League para el club. Ahora intentarán asegurarse de que el récord de 13 se convierta en un notable 14, y evitar que el Liverpool gane una séptima.

También evita una cuarta final inglesa, y prolonga la agonía de Guardiola en esta competencia.

Sin embargo, eso fue lo que pasó con esos detalles. La realidad era otra cosa.

Parafraseando una línea de la gran ficción literaria, ya que se trataba del mayor drama deportivo, todas las remontadas del Madrid en la Champions League se parecen, pero cada una es sorprendente a su manera.

Se podría decir lo mismo de los derrumbes de Guardiola. Todo se vuelve increíblemente predecible, pero exquisitamente apasionante por ello. Solo se enriquece con lo que hubo antes.

Ahí es donde entra el peso de la historia. No es una repetición de lo que hemos visto antes. Es añadir a la leyenda, a la tradición.

Eso es lo que realmente es la Champions League.

Una y otra vez, esta competencia ofrece un gran dramatismo. Solo hace que profundizar en la cuestión de por qué algunas de las personas implicadas en este juego -en particular el presidente del Madrid, Florentino Pérez- quieren cambiar esta competencia o incluso sustituirla.

No hay nada que se le parezca. Lo tiene todo.

Incluso un partido como este, que había sido en su mayor parte una clásica y tensa eliminatoria europea del tipo más vintage, acaba de transformarse en otra epopeya moderna; otra explosión de color.

Gran parte de los intrincados detalles de antes -la apuesta de Guardiola por un Kyle Walker no apto para someter a Vinicius Junior, los cambios de marcha muy concertados- fueron solo un largo preludio, una mera puesta en escena para el verdadero drama que estaba por llegar. Además, la mayor parte del partido estuvo casi desvinculada de todo lo que le precedió, aparte de hacer el trabajo de construir la emoción, para permitir que todo se cocinara a fuego lento.

No fue, irónicamente, el explosivo remate de Riyad Mahrez lo que marcó el partido. En realidad, fue un paso más en la construcción.

Hubo momentos que siguieron y que parecían formar parte de algo más grande. Dos fueron los grandes fallos del suplente Jack Grealish.

No fueron solo oportunidades desperdiciadas. Fueron momentos que encendieron la creencia del Madrid, que fomentaron esa sensación de destino, en un periodo en el que parecía que se habían quedado sin ideas y sin imaginación.

Sin embargo, aparte de Benzema y Luka Modric, este Madrid no ha sido realmente creativo. Ha sido de voluntad.

Nada más así se puede describir lo que ocurrió en esos frenéticos minutos finales. Sin embargo, hubo una pieza de inspiración. Fue la valiente introducción de Ancelotti de Rodrygo por alguien como Toni Kroos. Eso no debería olvidarse en medio de todo esto. Fue un cálculo en medio del caos. Como contra el Chelsea, el brasileño lo cambió todo. Su energía ayudó a un equipo que se esforzaba al máximo y obligaba al City a retroceder. Eso casi resume el gol que cambió el empate.

Fue tan simple, y, sin embargo, tuvo tanto que ver con ello. Eduardo Camavinga centró, Benzema cabeceó hacia atrás, y ahí estaba Rodrygo corriendo. Esta vez, Walker no estaba cerca de él, como tampoco lo estaba ningún otro defensa del City.

De nuevo se demostró la diferencia entre estos equipos, y estos clubes, similar a lo que ocurrió con el París Saint-Germain.

Volvió a ocurrir, así que vale la pena repetirlo de nuevo: mientras un equipo creía que podía conseguir lo imposible, el otro parecía temer lo inevitable.

Y esa es la diferencia que marca la verdadera historia. Abu Dhabi no puede comprarla. Solo puede experimentarla. Uno se pregunta qué le hará esto al City.

¿Fue el efecto de lo ocurrido en la final del año pasado?

¿O fue simplemente el torbellino del deporte, la energía única que envuelve este terreno?

Algunos, sin duda, señalarán quejas conocidas. Los seis minutos de tiempo añadido anunciados justo después del primero de Rodrygo. El árbitro Daniele Orsato señaló de inmediato el punto de penalti cuando Benzema pareció caer fácilmente.

Ambas cosas son un tanto vacías. Por un lado, Rodrygo marcó otro en un minuto. Ni siquiera necesitaron los seis.

Luego está el hecho de que Rubén Dias pareció hacer una falta a Benzema. Fue una decisión justa. No parecía un error, y desde luego no como los que cometían los jugadores del City.

Por eso fue otro colapso propio.

Pasaron de controlar la velocidad de todo el partido a ser solo rehenes de su ritmo huracanado, incapaces de mantener la calma y mucho menos de conservar el balón. Perdieron la fe y, en consecuencia, el partido.

Era de nuevo todo lo que habíamos visto antes, pero de una forma totalmente nueva.

No era la historia repitiéndose, sino la historia reafirmándose.

Todo esto significa que el City y Guardiola vuelven a quedarse con lo que podría haber sido, y el Madrid mira hacia otra final.

Esa es la diferencia que más importa.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in