Tokio: Annemiek van Vleuten, segundo lugar, celebra por error victoria en la prueba de ciclismo de ruta

La mayoría de los corredores no sabían que la austriaca Anna Kiesenhofer se había quedado en la carretera después de haberse escapado al principio, y se sorprendieron al saber que había conseguido el oro olímpico

Lawrence Ostlere
lunes 26 julio 2021 17:36
Informe desde Tokio: primera medalla olímpica para Latinoamérica
Read in English

Annemiek van Vleuten cruzó a toda velocidad la línea de meta en el circuito internacional de velocidad de Fuji y alzó los brazos para celebrar su primer título olímpico de ciclismo en ruta, sin saber que en realidad había ganado la plata.

Van Vleuten formaba parte del pelotón principal que perseguía una escapada de seis corredoras en la carrera femenina en ruta. Pero mientras iban eliminando una a una, cometieron un error: una se quedó en la carretera, la austriaca Anna Kiesenhofer, una matemática que aprovechó su error de cálculo para hacerse con el oro.

Kiesenhofer se había marchado en solitario a falta de 40 kilómetros para la meta y, en ese momento, los únicos que sabían dónde estaba eran sus compañeros de fuga, que habían sido absorbidos por el pelotón y vuelto a salir por el otro lado. Una combinación de ausencia de radio de carrera y escuadras pequeñas fueron los ingredientes del caos en las estribaciones del Monte Fuji, ya que Van Vleuten llegó con más de un minuto de retraso sobre Kiesenhofer.

La italiana Elisa Longo Borghini ganó el bronce y dijo que era plenamente consciente de su tercer puesto, pero Van Vleuten admitió que no tenía ni idea. “No lo sabía”, dijo después la atleta de 38 años. “Me equivoqué”.

La británica Lizzie Deignan terminó en 11ª posición y felicitó a Van Vleuten durante la entrevista posterior a la carrera, antes de que se le comunicara la verdadera ganadora. “No sé nada de ella”, afirmó Deignan sobre Kiesenhofer, que cuenta con varios títulos nacionales en Austria, pero tiene poca forma para hablar de la escena mundial. “Sin duda es una ganadora sorpresa”.

El fuerte equipo holandés tuvo que hacer gran parte del trabajo en la parte delantera del pelotón y el resultado final fue una carrera desarticulada.

“Hubo una gran falta de información”, añadió Deignan. “Probablemente el dominio holandés antes de la carrera jugó en mi contra al final. Nadie se comprometió. En mi posición de corredora única, no había nada que pudiera hacer y me sorprendió la falta de colaboración”.

El oro de Kiesenhofer es el primero de Austria en unos Juegos Olímpicos de verano desde 2004, y el primero en ciclismo desde la victoria de Adolf Schmal en la carrera de 12 horas de los primeros Juegos modernos de 1896.

Leer más: Mujeres dominan el equipo de EE.UU. en Tokio: el equipo de los Juegos Olímpicos de Estados Unidos en números

“Es increíble”, dijo. “No me lo podía creer. Incluso cuando crucé la línea de meta, fue como si dijera: ¿Ya está hecho? ¿Tengo que seguir montando? Increíble”.

“Sólo intentaba llegar a la línea. Mis piernas estaban completamente vacías. Nunca me he vaciado tanto en toda mi vida. Apenas podía seguir pedaleando. Sentía que había cero energía en mis piernas”.