Caída del Bitcoin: ¿El mercado finalmente colapsó o los patrones anteriores apuntan a nuevos máximos?

Mayo fue el peor mes en los 12 años de historia de la criptomoneda, pero los datos sugieren que un nuevo "criptoinvierno" no es inevitable

Anthony Cuthbertson@ADCuthbertson
miércoles 02 junio 2021 20:17
Tesla ya no acepta Bitcoin como pago debido a preocupaciones ambientales
Read in English

En tan solo seis semanas, entre abril y mayo, el bitcoin se desplomó desde un máximo histórico hasta menos de la mitad de su valor, en un desplome de precios que algunos comentaristas ya llaman la “Gran Reversión”.

El máximo histórico se produjo después de una sucesión de nuevos picos de precios que hicieron que el bitcoin pasara de menos de US$5.000 en marzo de 2020 a más de US$64.000 dólares el 14 de abril de este año, y algunos incluso esperaban que la criptodivisa se dirigiera hacia los US$100.000 antes de junio.

En cambio, lo que siguió fue el peor mes natural en los 12 años de historia del bitcoin.

La magnitud de las pérdidas ha llevado inevitablemente a comparaciones con anteriores grandes desplomes del mercado en 2013/14 y 2017/18, aunque algunos analistas siguen convencidos de que es solo una “corrección de precios” en el camino hacia nuevos máximos históricos en 2021.

Los más alcistas sobre el futuro del bitcoin citan patrones anteriores en los que se produjeron fuertes caídas de precios similares que condujeron a nuevas cumbres, y señalan que el último descenso es solo el sexto más grave de su historia.

Por supuesto, todavía hay tiempo para que el precio del bitcoin siga cayendo, ya que actualmente ronda los $US37.000 en el momento de escribir este artículo, tras haber rozado brevemente los US$30.000 a finales de mayo.

Leer más: Google dificulta a propósito que los usuarios de smartphones mantengan su ubicación privada

Esta cifra sigue siendo muy superior al máximo de $20.000 que se registró al final del repunte de precios de 2017, con el apoyo de cantidades masivas de inversión institucional de los principales fondos de cobertura y empresas de Fortune 500 como Tesla.

Pero si sigue la trayectoria de las anteriores grandes caídas y pierde más del 80 por ciento de su máximo histórico en el transcurso del próximo año, el bitcoin podría caer finalmente hasta los US$10.000.

Este escenario bajista hipotéticamente vería al bitcoin una vez más entrar en lo que comúnmente se conoce como el “criptoinvierno”, por el cual las fuertes pérdidas son seguidas por un período sostenido de estancamiento.

Cuando esto ocurrió entre 2018 y principios de 2020, el espacio de las criptodivisas pudo desarrollarse y madurar significativamente.

Esto condujo finalmente a ganancias aún mayores de los tipos de Ethereum (ether) y Cardano (ada) cuando terminó el enfriamiento del mercado.

Paolo Ardoino, director de tecnología de la bolsa de criptomonedas Bitfinex, informó a The Independent que creía que esta diferencia clave podría ayudar al bitcoin a evitar un destino similar al de 2018.

“Una pila de finanzas totalmente descentralizada se ha construido silenciosamente durante el cripto invierno”, aseguró.

“Mientras tanto, el telón de fondo de la creciente inversión institucional y la adopción minorista sigue cobrando fuerza, lo que representa poderosos hechos sobre el terreno. Las grandes instituciones financieras y las fintechs tradicionales han reconocido que el bitcoin no puede ser ignorado.”

Tanto Ethereum como Cardano también experimentaron grandes caídas de precios en mayo, sin embargo, desde entonces han mostrado signos de recuperación y se mantienen en una posición similar a la de principios de mes. En términos interanuales, siguen subiendo más del 1.000 por ciento y del 2.000 por ciento respectivamente.

Uno de los argumentos más contundentes contra la teoría de que la carrera alcista del bitcoin ha terminado viene de PlanB, un analista holandés pseudónimo que es más conocido por su modelo Stock-to-Flow.

Este modelo de predicción de precios se basa en la escasez intrínseca del bitcoin -sólo existirán 21 millones- y sigue una narrativa similar a la idea cada vez más popular de que el bitcoin se ha convertido en una forma de oro digital.

El modelo permite grandes correcciones de precios y sitúa al bitcoin en una trayectoria hacia los $US288.000 dólares. Las últimas pérdidas han llegado demasiado pronto para que se repita lo de 2017/18 o 2013/14, según el modelo de PlanB, que asegura que “sigue intacto”. Las próximas semanas serán una gran prueba para ello.

Simon Peters, analista sénior de la plataforma de trading online eToro, ha señalado que, aunque mayo ha sido el “peor mes registrado” para el bitcoin, la caída del precio puede en realidad animar a nuevos inversores a entrar en el mercado.

“El bitcoin, el mayor criptoactivo por capitalización de mercado, cayó un 38 por ciento en mayo, después de haber cotizado por encima de los US$58.000 a principios del mes pasado”, comentó.

“Esto significa que mayo fue su peor mes natural registrado, eclipsando la caída del 35 por ciento vista en diciembre de 2013. Sin embargo, tanto el bitcoin como el ethereum están subiendo.

“Si bien los movimientos a corto plazo han hecho que la volatilidad se dispare, la liquidación también ha creado muchas oportunidades para que los nuevos inversores se involucren en la clase de activos a largo plazo, con muchos compradores que esperaban al margen y que ahora están desplegando capital.”