NASA califica de “irresponsable” a China después de lo sucedido con el cohete que se estrelló en el Océano Índico

"Está claro que China no está cumpliendo con los estándares responsables con respecto a sus desechos espaciales".

Joanna Taylor
lunes 10 mayo 2021 13:07
Long March-5B rocket takes off from Wenchang Satellite Launch Center
Read in English

La NASA ha denunciado la actitud "irresponsable" de China hacia la seguridad espacial después de que los escombros de un cohete fuera de control cayeran a la Tierra.

El Long March 5B se lanzó a fines de abril como parte de una misión destinada a construir la estación espacial planificada de China. Pero el propulsor del cohete comenzó un reingreso incontrolado después de entrar en órbita, lo que generó temores de que los escombros pudieran golpear un área poblada.

La Oficina de Ingeniería Espacial Tripulada de China dijo que la mayoría de los escombros se quemaron cuando volvieron a entrar en la atmósfera y los medios estatales lo citaron diciendo que algunos restos aterrizaron en el Océano Índico.

El Comando Espacial de Estados Unidos confirmó que los escombros habían caído sobre la Península Arábiga, pero dijo que se desconoce si chocaron contra tierra o agua.

El administrador de la NASA, Bill Nelson, exsenador y astronauta, criticó el enfoque de China sobre las normas de seguridad y la transparencia.

“Las naciones con viajes espaciales deben minimizar los riesgos para las personas y las propiedades en la Tierra de la reentrada de objetos espaciales y maximizar la transparencia con respecto a esas operaciones”, dijo.

Leer más: Cápsula SpaceX Dragon evita misterioso objeto volador “desconocido”

"Está claro que China no está cumpliendo con los estándares responsables con respecto a sus desechos espaciales".

Añadió que "era fundamental que China y todas las naciones y entidades comerciales con viajes espaciales actúen de manera responsable y transparente en el espacio" para garantizar la seguridad y la sostenibilidad de las actividades espaciales futuras.

La Gran Marcha despegó de la isla china de Hainan el 29 de abril, llevando la primera parte del módulo Tianhe del país, que servirá como núcleo de su estación espacial.

Hizo su reingreso a las 3:24 am BST, justo al oeste de las Maldivas, según funcionarios chinos.

El astrofísico de la Universidad de Harvard, Jonathan McDowell, comentó que la posible zona de escombros podría haber estado tan al norte como Nueva York, Madrid o Beijing y tan al sur como el sur de Chile o Wellington, Nueva Zelanda.

“Hace que los diseñadores de cohetes chinos parezcan perezosos que no abordaron esto”, indicó.

Wang Wenbin, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, señaló en una conferencia de prensa antes del reingreso del cohete que es una "práctica común" que partes de los cohetes se quemen cuando alcanzan la atmósfera.

“La probabilidad de daños a la aviación o las instalaciones y actividades terrestres [son] extremadamente bajas”, dijo.

El astrofísico de Harvard Jonathan McDowell, que había estado rastreando la nave durante su descenso, mencionó que “estadísticamente, un reingreso al océano era siempre lo más probable”, pero no estaba garantizado.

"Parece que China ganó su apuesta", tuiteó. "Pero aún así fue imprudente".

El primer cohete Long March 5B se lanzó en mayo del año pasado. Piezas de este cohete impactaron en Costa de Marfil y dañaron varios edificios.

Se planean diez misiones más para completar la estación espacial de China para 2022.