La derrota de Liz Cheney significa que la purga del Partido Republicano por parte de Trump está completa

Todos menos dos de los republicanos que votaron para acusar al expresidente han perdido su candidatura a la reelección gracias al ejército de acólitos de Trump, explica Eric García

miércoles 17 agosto 2022 19:04
<p>Liz Cheney perdió la nominación republicana para conservar su escaño en la Cámara de Representantes </p>

Liz Cheney perdió la nominación republicana para conservar su escaño en la Cámara de Representantes

Read in English

Cuando Liz Cheney pronunció su discurso de derrota después de perder las primarias republicanas de Wyoming ante Harriet Hageman, dijo con razón que podría haber ganado fácilmente. Pero habría sido una trampa.

“El camino estaba claro. Pero habría requerido que aceptara la mentira del presidente Trump sobre las elecciones de 2020”, comentó. “Hubiera requerido que permitiera sus esfuerzos continuos para desmoronar nuestro sistema democrático y atacar los cimientos de nuestra república. Ese era un camino que no podía ni quería tomar”.

Cheney, por supuesto, optó por acusar al expresidente Donald Trump por incitar el ataque contra el Capitolio de EE.UU. el 6 de enero. También se negó a quedar bien con los demás republicanos al seguir como si nada luego de que el juicio político terminara, lo que llevó a que los republicanos de la Cámara la removieran de su posición de liderazgo en la conferencia.

Pero si bien Cheney es la última republicana a favor del juicio político en perder su escaño en el Congreso, no es la primera. Apenas la semana pasada, el representante Jaime Herrera Beutler, quien también votó para acusar al expresidente, perdió sus primarias ante Joe Kent, respaldado por Trump, y quien apareció en un mitin en el Capitolio de EE.UU. para apoyar a las personas encarceladas por los disturbios del 6 de enero.

Antes de eso, el representante Peter Meijer, un republicano en su primer año en el cargo de Michigan, perdió sus primarias ante John Gibbs, respaldado por Trump. En un ejemplo de trucos sucios, el Comité de Campaña del Congreso Demócrata publicó anuncios que destacaban el historial extremo de Gibbs para convencer a los republicanos de que votaran por él con la esperanza de que pudieran vencer el tercer distrito de Michigan en noviembre.

Pero Meijer probablemente selló su destino en el momento en que decidió acusar a Trump. De manera similar, Tom Rice perdió su primaria en el Distrito 7 de Carolina del Sur ante Russell Fry, a quien Trump respaldó. Al final, solo los representantes David Valadao de California y Dan Newhouse del estado de Washington ganaron sus primarias y Valadao podría perder fácilmente las elecciones generales ante un demócrata.

Mientras tanto, los otros republicanos que votaron a favor del juicio político, como los representantes Adam Kinzinger de Illinois, Fred Upton de Michigan, John Katko de Nueva York y Anthony Gonzalez de Ohio, decidieron no buscar la reelección.

Pero la purga de Trump no se limita a la Cámara de Representantes. En la contienda por el Senado de Arizona, Trump optó por respaldar a Blake Masters, un candidato extremista con un historial de comentarios racistas, en lugar de Mark Brnovich, el fiscal general más elegible, porque Brnovich no estuvo lo bastante de acuerdo con la mentira de Trump.

Harriet Hageman ganó las primarias republicanas para contender por el escaño de Wyoming en la cámara

En Georgia, Trump despejó el campo en el momento en que llamó a Herschel Walker para que se postulara para el Senado contra Raphael Warnock, mientras que en Ohio, su apoyo a JD Vance lo catapultó a la nominación republicana para el Senado. En Pensilvania, respaldó a la estrella de televisión Dr. Oz para reemplazar al senador saliente Pat Toomey, quien votó a favor de condenar a Trump por su papel en los disturbios del 6 de enero. En Carolina del Norte, respaldó a Ted Budd para reemplazar al senador saliente Richard Burr, quien también votó a favor de acusarlo.

Los raros casos en los que Trump pierde, como cuando Brian Kemp ganó las primarias para gobernador en Georgia o cuando el representante Madison Cawthorn perdió sus primarias en Carolina del Norte, ocurren porque ellos tenían una marca establecida en la que la gente confiaba o la encontraba demasiado problemática.

La purga de republicanos de Trump probablemente continuará mientras permanezca en el ojo público. Y mientras ese sea el caso, hay que esperar que el Partido Republicano repita como un loro lo que él dice.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in