Guatemala comienza a remodelar la corte; crecen las preocupaciones por corrupción

Hay mucho en juego porque la próxima corte probablemente decidirá el destino de políticos acusados de corrupción como el expresidente Otto Pérez Molina, militares condenados por crímenes de lesa humanidad y la potencial candidatura de Zury Ríos

Via AP news wire
miércoles 03 marzo 2021 17:52
Miles de campesinos piden la dimisión de Giammattei en Guatemala
Read in English

El Congreso de Guatemala comenzó el martes a remodelar el máximo tribunal del país, seleccionando un nuevo magistrado y un suplente en decisiones que podrían tener graves consecuencias para la batalla contra la corrupción y la impunidad.

En una votación inicial el martes, la actual magistrada Dina Ochoa recibió una mayoría de votos (101 de 160 legisladores), lo que la encaminó hacia un probable segundo mandato consecutivo. Originalmente fue elegida por el expresidente, Jimmy Morales para el tribunal actual. Ochoa ha sido criticada por decisiones para proteger a un juez fugitivo acusado de corrupción y expulsar a la misión anticorrupción de las Naciones Unidas, conocida como CICIG.

La selección de los nuevos miembros de la Corte Constitucional ha alterado la política guatemalteca desde el año pasado. Las elecciones del Congreso del martes fueron las primeras de una serie de sectores encargados de elegir la nueva cancha.

El tribunal decide casi todos los asuntos políticos, judiciales y penales más contenciosos que surgen en Guatemala y el tribunal saliente fue visto como un baluarte importante contra algunas de las maniobras legales más malintencionadas. Los miembros mantendrán sus escaños durante cinco años y el proceso de selección se ha llenado de acusaciones de colusión y corrupción.

Hay mucho en juego porque la próxima corte probablemente decidirá el destino de políticos acusados de corrupción como el expresidente Otto Pérez Molina, militares condenados por crímenes de lesa humanidad y la potencial candidatura de Zury Ríos, hija del ex dictador Efraín Ríos Montt.

Leer más: Guatemala intenta impedir paso a caravana de hondureños

La Corte Constitucional es el último paso en el sistema de justicia de Guatemala, por lo que el proceso de selección ha llamado la atención no solo de los guatemaltecos, sino de forasteros preocupados por el estado de derecho en el país ya que está directamente involucrado en el proceso, por inmiscuirse en la selección de jueces en otros tribunales.

El tribunal está integrado por cinco magistrados y cinco suplentes. El congreso elige a un magistrado y un suplente el martes y luego el colegio de abogados de Guatemala, el consejo universitario público, el presidente y la Corte Suprema eligen a los miembros restantes.

Activistas, abogados y otros observadores ya han criticado ampliamente el proceso por intentos de manipular los resultados, tráfico de influencias y otros presuntos delitos.

La semana pasada, las autoridades guatemaltecas solicitaron órdenes de arresto para varias personas involucradas en la selección de magistrados o candidatos a la corte.

Una fue para el rector de la Universidad de San Carlos de Guatemala, Murphy Paíz, uno de los que ayudaría a elegir a los nuevos integrantes de la Corte Constitucional, por presunta confabulación en las votaciones. Dijo que se presentaría a las autoridades para resolver el asunto, pero en su lugar se registró en un hospital donde estaba bajo vigilancia.

Las autoridades arrestaron a Luis Fernando Ruiz, expresidente del colegio de abogados, y él mismo candidato como suplente del tribunal. No encontraron al ex rector de la universidad de Paiz, Estuardo Gálvez, quien es candidato a magistrado de la corte. Lanzó un video en las redes sociales argumentando que fue víctima de persecución política.

Elvyn Díaz, abogado del Instituto de Estudios Penales, dijo que el tribunal es un objetivo atractivo para la cooptación por varias razones. Con la desaparición de la misión anticorrupción respaldada por las Naciones Unidas en Guatemala que ayudó a iniciar una serie de importantes enjuiciamientos por corrupción, existe un gran interés en mantener la impunidad entre las personas en riesgo. En el sistema de justicia guatemalteco, eventualmente todo puede llegar a la Corte Constitucional, dijo.

Además, el tribunal saliente estableció criterios importantes en áreas como los derechos humanos y la extracción de recursos naturales que afectaron los acuerdos que grandes inversionistas habían hecho con la clase política, dijo.

Finalmente, y quizás el más importante, según Díaz, es que la corte saliente jugó un papel crítico como control del poder político. “No quieren tener un tribunal que limite los actos arbitrarios y cuestione su ejercicio del poder”, dijo.

Ese factor parece estar impulsando las declaraciones públicas del Departamento de Estado de EE. UU. en las últimas semanas.

El martes, Julie Chung, subsecretaria interina para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, dijo a través de Twitter: “La lucha contra la corrupción en Guatemala requiere candidatos a la Corte Constitucional que demuestren integridad e imparcialidad y estén libres de influencias externas o cargos criminales no resueltos”.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in