Guatemala: 5 migrantes sobrevivieron a la masacre del 19 de enero

El canciller Pedro Brolo dijo que los cinco están siendo entrevistados sobre los asesinatos, cuyo motivo aún no está claro

Via AP news wire
martes 02 marzo 2021 21:49

Migrantes masacrados en la frontera de Estados Unidos con México.

Read in English

Las autoridades guatemaltecas dijeron el martes que cinco migrantes sobrevivieron a la masacre del 22 de enero de 19 personas, incluidos 16 guatemaltecos, en el norte de México.

El canciller Pedro Brolo dijo que los cinco están siendo entrevistados sobre los asesinatos, cuyo motivo aún no está claro.

Los traficantes de personas llevaban a los migrantes hacia la frontera con Estados Unidos cuando uno o dos de los camiones fueron atacados, aparentemente por una unidad de la policía estatal.

Pero no estaba claro si los sobrevivientes habían estado lo suficientemente cerca en el convoy como para aclarar porqué la policía habría matado a los migrantes junto con dos guardias de contrabandistas armados.

Una decena de agentes de la policía estatal han sido acusados de los homicidios en el municipio de Camargo. Se incendiaron dos camiones y los cuerpos de las víctimas quedaron tan carbonizados que la identificación ha llevado semanas. Se han identificado los cuerpos de 16 guatemaltecos y dos mexicanos; el cuerpo 19 todavía está siendo sometido a pruebas.

Leer más: México: Joven se cuela en La Mañanera para platicar con López Obrador

Brolo dijo que se espera que los 16 cuerpos identificados hasta ahora sean devueltos a Guatemala alrededor del 19 de marzo. Las autoridades mexicanas pidieron tiempo suficiente para realizar pruebas forenses para fortalecer su caso.

Los asesinatos revivieron los recuerdos de la masacre de 72 migrantes en 2010 cerca de la ciudad de San Fernando en el mismo estado fronterizo de Tamaulipas, plagado de bandas. Esos asesinatos fueron cometidos por un cartel de la droga, mientras que los asesinatos del 22 de enero supuestamente fueron realizados por las fuerzas del orden.

Pero los dos casos fueron similares: la masacre de 2010 salió a la luz en parte porque hubo sobrevivientes. Uno, un migrante herido de Ecuador que se hacía el muerto, logró llegar a un puesto de control militar.

Las autoridades dijeron más tarde que esos migrantes fueron asesinados después de rechazar una oferta de trabajo para un cártel de la droga, información que aparentemente provino de los sobrevivientes.

Los cárteles en México a menudo acusan a los traficantes de migrantes por cruzar su territorio y secuestrar o matar a los migrantes cuyos traficantes han pagado a una banda rival. Camargo se encuentra en un área que ha estado ensangrentada durante años por batallas territoriales entre los remanentes del cartel del Golfo y el viejo cartel de Los Zetas.

Algunos de los familiares de los migrantes guatemaltecos asesinados el 22 de enero dijeron haber recibido llamadas del traficante de migrantes que se llevó al grupo de 10 hombres y tres mujeres al norte. El contrabandista aparentemente sobrevivió, pero les dijo que sus familiares estaban muertos.

La docena de oficiales acusados de los asesinatos eran miembros de un Grupo de Operaciones Especiales del estado de Tamaulipas, integrado por 150 miembros.

En 2019, los fiscales acusaron que la misma unidad policial, que entonces operaba con un nombre diferente, sacó a ocho personas de sus hogares en la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo, las posó con ropa y vehículos para que parecieran delincuentes y las mató a tiros.

Las autoridades habían advertido de los problemas en la unidad, que se creó el año pasado a partir de los restos del grupo de fuerzas especiales acusado de los asesinatos de 2019 y otras atrocidades. Un legislador federal incluso presentó una resolución no vinculante en el Congreso de México a principios de enero para protestar contra las palizas y los robos por parte de la unidad.