Trump se habría negado a calmar a la turba que atacó el Capitolio, según la filtración de una llamada

Senado escuchará a testigos durante el juicio político de Trump tras revelarse su polémica llamada con McCarthy

El abogado de Trump, Michael van der Veen, amenazó con llamar a docenas de sus propios testigos al estrado para retrasar los procedimientos

Griffin Connolly
sábado 13 febrero 2021 16:50
Read in English

El Senado escuchará a testigos en el juicio político de Donald Trump, después de que los gerentes demócratas del juicio de la Cámara de Representantes soliciten el testimonio el sábado de la congresista Jaime Herrera-Beutler, de Washington, sobre su conocimiento de una acalorada conversación telefónica entre el líder de la minoría de la Cámara de Representantes Kevin McCarthy y el expresidente durante el día de la insurrección del 6 de enero en el Capitolio.

Cinco republicanos, Mitt Romney, de Utah, Susan Collins, de Maine, Lisa Murkowski, de Alaska, y Lindsey Graham, de Carolina del Sur, votaron con los 50 demócratas para permitir que los gerentes de juicio político y el abogado defensor de Trump llamen a testigos.

El abogado de Trump, Michael van der Veen, respondió a la noticia el sábado amenazando con llamar a docenas de sus propios testigos al estrado para retrasar los procedimientos.

“Voy a necesitar 100 testigos. No solo uno”, declaró Van der Veen.

“Lo único que les pido, si votan por testigos, no me esposen limitando el número de testigos que puedo tener. Necesito hacer una investigación exhaustiva que no hicieron”, declaró sobre los gerentes del juicio. “Necesito hacer la investigación al estilo del 11-S que pidió Nancy Pelosi. Ya debería haberse hecho. Es un incumplimiento del deber de los administradores de la Cámara que no lo hicieron".

La Comisión del 11-S, que se estableció más de un año después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, tardó casi dos años más en completarse. No se publicó hasta el 26 de julio de 2004.

Raskin respondió señalando que este era el tiempo reservado al comienzo del juicio para que cada parte llamara a testigos en caso de que hicieran esa solicitud.

El Senado votó 89-11 a favor del paquete de reglas que imperan en el juicio, y tanto el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, como el líder de la minoría, Mitch McConnell, dijeron que establecía un proceso "justo" para Trump.

"Este es el momento adecuado que nos asignaron para hablar sobre los testigos", añadió Raskin el sábado.

"Esto está completamente dentro del curso de las reglas establecidas por el Senado".

Agregó que si bien el abogado del presidente "ahora dice que quiere entrevistar a cientos de personas, solo hay una persona" a la que realmente necesitan entrevistar para obtener las respuestas que todos quieren: Trump.

“Tráelo como sugerimos la semana pasada, porque mucho de esto son asuntos que están en su cabeza, ¿por qué no actuó para defender al país después de enterarse del ataque? ¿Por qué seguía presionando el caso político? Esta pieza de prueba es relevante”, dijo Raskin.

A pesar de la explicación de Raskin de que la solicitud de testigos estaba dentro de los límites de las reglas establecidas al comienzo del juicio, van der Veen mencionó el sábado que la solicitud era "inapropiada e incorrecta".

“Deberíamos cerrar este caso hoy”, mencionó. “Cada uno de nosotros ha preparado nuestros argumentos finales... Los administradores de la Cámara deben continuar con el caso que presentaron".

Graham, el senador republicano de Carolina del Sur, inicialmente votó con la mayoría de sus colegas republicanos en contra de llamar a testigos, pero cambió su voto después de que se hizo evidente que la medida sería aprobada.

Ha estado amenazando durante semanas con que si los demócratas votan para llamar a testigos, eso abrirá las compuertas para que los abogados de Trump llamen a sus propios testigos para demostrar que el ataque al Capitolio fue planeado previamente, y que no hay forma de que el discurso de Trump el 6 Enero podría haber incitado el comportamiento desenfrenado que siguió.

“Si abre esa lata de gusanos, queremos que el FBI entre y nos cuente cómo la gente planeó con anticipación este ataque y qué sucedió con la seguridad del Capitolio. Se abre la caja de Pandora si se llama a un testigo”, declaró Graham en una entrevista con Fox News a principios de este mes.

Sin embargo, el argumento de Graham es vago porque el discurso de Trump el 6 de enero fue la culminación de un esfuerzo de meses del presidente para socavar la fe de sus partidarios en los resultados de las elecciones de 2020 y, posteriormente, provocar su furia contra la certificación del Congreso de los votos.

En el núcleo del artículo de juicio político de los demócratas, "incitación a la insurrección", se encuentra el argumento de que el ataque del 6 de enero no fue un evento "espontáneo". Los gerentes presentaron horas de evidencia a principios de esta semana que muestran cómo los intentos de Trump para "detener el robo" fueron anteriores incluso a las elecciones en sí, con sus declaraciones de que solo podría perder si había un fraude electoral generalizado.

Esas declaraciones, y el movimiento de Stop the Steal (Paren el Robo) en general, se basaron, por supuesto, en teorías de conspiración desacreditadas. De las más de 60 impugnaciones judiciales que Trump y el Partido Republicano presentaron ante los jueces después de las elecciones, solo una tuvo éxito. No cambió materialmente el resultado en Pensilvania, donde Joe Biden ganó los 20 votos electorales del estado.

Herrera-Beutler, la congresista republicana de Washington que el 17 de enero reveló por primera vez haber escuchado sobre el tenso intercambio de McCarthy y Trump durante el motín, ha respaldado su historia.

Herrera-Beutler emitió una nueva declaración el viernes por la noche. En sus propias palabras, esto es lo que sucedió:

“Cuando McCarthy finalmente se comunicó con el presidente el 6 de enero y le pidió que cancelara públicamente y enérgicamente los disturbios, el presidente inicialmente repitió la falsedad de que era Antifa la que había irrumpido en el Capitolio. McCarthy refutó eso y le indicó al presidente que eran partidarios de Trump. Fue entonces cuando, según McCarthy, el presidente dijo: 'Bueno, Kevin, creo que esta gente está más molesta que tú por las elecciones'”.

Según los informes, McCarthy respondió al presidente: "¿Con quién diablos crees que estás hablando?"

La declaración de Herrera-Beutler del viernes subrayó que ella ha salido a la luz varias veces para confirmar su relato de la llamada telefónica entre Trump y McCarthy.

“Desde que anuncié públicamente mi decisión de votar por el juicio político, he compartido estos detalles en innumerables conversaciones con electores y colegas, y varias veces a través de los medios de comunicación y otros foros públicos”, explicó.

La congresista exhortó a sus colegas a que presentaran sus relatos sobre la negligencia de Trump como comandante en jefe durante los disturbios.

"Si tiene algo que agregar aquí, ahora sería el momento", añadió en su declaración.