El Senado absuelve al expresidente Donald Trump de incitar a los disturbios en el Capitolio

Donald Trump celebra ser absuelto en el juicio político y acusa a los demócratas de hacer una “cacería de brujas”

Trump señaló que los demócratas parecen tener un “pase libre para denigrar el estado de derecho y difamar” a sus adversarios

Alex Woodward
sábado 13 febrero 2021 22:01
Read in English

Donald Trump desestimó un esfuerzo bipartidista para condenarlo y lo llamó "otra fase de la mayor cacería de brujas en la historia de nuestro país", después de que el Senado de los Estados Unidos no obtuvo una mayoría de dos tercios de los votos para declararlo culpable por incitar la insurrección letal en el Capitolio el pasado 6 de enero.

El expresidente dijo que su movimiento “MAGA" (Hacer Grande a Estados Unidos Otra Vez) "apenas ha comenzado" y surgirá "con una visión de un futuro estadounidense brillante, radiante e ilimitado", después de una votación de 57 a 43 para condenarlo tras cinco días juicio, que describió sus mentiras de fraude electoral y el fomento de la violencia política que condujo al asalto al Congreso, que buscaba anular los resultados de las elecciones presidenciales de 2020.

En su declaración pareció proyectar críticas contra él mismo y los miembros de su partido al acusar a los demócratas de poseer un "pase libre para denigrar el estado de derecho, difamar a las fuerzas del orden público, animar a las multitudes, excusar a los alborotadores y transformar la justicia en una herramienta de política venganza”, a pesar de años de ser acusado por hacer lo mismo.

En cambio, acusó a los demócratas de ejercer la justicia para "perseguir, poner en una lista negra, cancelar y reprimir a todas las personas y puntos de vista con los que no están de acuerdo".

"Siempre he sido, y siempre seré, un defensor de la ley inquebrantable, los héroes de la aplicación de la ley y el derecho de los estadounidenses a debatir de manera pacífica y honorable los problemas del día sin malicia y sin odio", añadió el expresidente, quien fue acusado dos veces por la Cámara de Representantes mientras estaba en el cargo.

El comunicado no mencionó el ataque al Capitolio.

Los gerentes demócratas del juicio político que actuaron como fiscales argumentaron que el expresidente no ha mostrado remordimiento por sus acciones y advirtieron que una votación para absolver al presidente envalentonaría su comportamiento.

Momentos antes de la votación, el congresista Joe Neguse señaló que “la cruda y fría verdad es que lo ocurrido el 6 de enero puede volver a suceder”.

"Me temo, como muchos de ustedes, que la violencia que vimos en ese terrible día puede ser solo el comienzo", dijo el sábado. “Los grupos extremistas se envalentonan cada día más. Senadores, esto no puede ser el comienzo. No puede ser la nueva normalidad. Tiene que ser el final y esa decisión está en tus manos”.

Los gerentes del juicio político de la Cámara de Representantes describieron sus argumentos contra el expresidente y su responsabilidad por los disturbios en los pasillos del Congreso, que promovió la "gran mentira" del fraude electoral, que obligó a sus partidarios a irrumpir en el Capitolio mientras los legisladores certificaban los resultados de las elecciones, junto con con sus intentos de meses de socavar la integridad de las elecciones y la violencia política de los tribunales, lo que condujo a su petición de "luchar como nunca" en un mitin el 6 de enero.

La congresista Madeleine Dean argumentó que el expresidente "conocía a la gente a la que incitaba" y "vio la violencia de la que eran capaces".

“Tenía el patrón y la práctica de elogiar y alentar a los partidarios de la violencia, nunca condenarla. Senadores, los insurrectos siguen escuchando”, expresó.