Trump dice que republicanos no votarán en 2022 o 2024 si no se “resuelven” las denuncias de fraude electoral

Algunos republicanos temen que las afirmaciones falsas del expresidente puedan disuadir a sus votantes y ayudar a los demócratas a ganar

Andrew Feinberg
viernes 15 octubre 2021 20:51
Donal Trump pierde buena parte de fortuna con la pandemia y sale de la lista de superricos de Forbes

El expresidente Donald Trump predijo el miércoles que los votantes republicanos no participarán en las elecciones de 2022 y 2024 si el Partido Republicano no consigue de alguna manera revertir los resultados de las elecciones que perdió en 2020.

Trump, que fue vetado de Twitter y Facebook después de que una turba de sus partidarios asaltara el Capitolio de Estados Unidos con la esperanza de impedir que el Congreso certificara la victoria del colegio electoral del entonces presidente electo Joe Biden, pareció condicionar la futura participación de sus partidarios en el proceso democrático a que los funcionarios republicanos respalden las mentiras que ahora cuenta con frecuencia sobre un fraude electoral inexistente, en una declaración publicada por su comité de acción política.

“Si no resolvemos el fraude en las elecciones presidenciales de 2020 (que hemos documentado de forma exhaustiva y concluyente), los republicanos no votarán en el 22 ni en el 24”, escribió el expresidente. “Es lo más importante que deben hacer los republicanos”.

En los más de 11 meses transcurridos desde las elecciones no ha aparecido ninguna prueba de fraude que empañe la victoria de Biden, a pesar de los numerosos intentos de los miembros del Partido Republicano de llevar a cabo las llamadas auditorías forenses de los resultados en los estados más disputados. Uno de estos intentos, patrocinado por los republicanos del Senado de Arizona, acabó encontrando más votos para Biden de los que se contaron para él el año pasado.

A pesar de que el propio zar de la ciberseguridad de su administración calificó las elecciones de 2020 como las más seguras de la historia de Estados Unidos, la campaña de Trump presentó unas 60 demandas para impugnar los resultados de las elecciones por diversos motivos en los días posteriores a que la mayoría de los medios de comunicación declararan a Biden como aparente ganador el 7 de noviembre del año pasado. Ninguna de ellas tuvo éxito, y muchos de los abogados implicados se han enfrentado a sanciones profesionales por participar en litigios infundados o hacer declaraciones falsas ante los tribunales. A su antiguo abogado personal -el exalcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani- se le suspendieron las licencias para ejercer la abogacía en Nueva York y Washington, DC, por presentar falsas reclamaciones de fraude ante un tribunal federal con sede en Pensilvania.

Pero puede haber algo de cierto en la predicción del expresidente. Según un informe de Politico, el entonces líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, rogó al entonces jefe de gabinete de Trump, Mark Meadows, que le impidiera difundir teorías conspirativas sobre cómo Biden pudo convertirse en el primer demócrata en ganar Georgia en décadas.

McConnell temía que las afirmaciones de Trump sobre el fraude electoral disuadieran a los votantes del Partido Republicano de acudir a las elecciones especiales del 5 de enero que determinarían el control del Senado.

Después de que los candidatos demócratas -ahora senadores- Jon Ossoff y Raphael Warnock ganaran las dos elecciones especiales y cambiaran el control del Senado por el de los demócratas en el proceso, el estratega Scott Jennings, con sede en Kentucky, informó a Politico que Trump era responsable de la escasa participación en las regiones del estado donde le había ido bien en noviembre.

Leer más: Comité antidisturbios del Capitolio votará una medida de desacato penal contra Steve Bannon

“Eso es culpa de él. Les dijo que sus votos no contaban, y algunos le hicieron caso”, señaló Jennings.