“Las palabras tienen poder”: Trump acusado de “avivar” el sentimiento anti-asiático tras el tiroteo en Atlanta

El ex presidente a menudo se ha referido al coronavirus como “virus de China” o “kung flu”

Louise Hall
miércoles 17 marzo 2021 15:22

Donald Trump ha sido acusado de “inflamar” el sentimiento anti-asiático con comentarios que hizo en medio de la pandemia de coronavirus a raíz de los tiroteos en varios salones de masajes en Atlanta

Read in English

Donald Trump ha sido acusado de "inflamar" el sentimiento anti-asiático con comentarios que hizo en medio de la pandemia de coronavirus a raíz de los tiroteos en varios salones de masajes en Atlanta.

Un hombre de 21 años fue arrestado en relación con los tiroteos en el estado el martes después de que ocho personas, muchas de ellas mujeres de ascendencia asiática, fueran asesinadas en tres balnearios en Georgia.

Aún no se ha establecido el motivo de los asesinatos y aún no está claro si hubo una motivación racial, pero han surgido temores de que el asesino haya atacado deliberadamente a personas de ascendencia asiática.

Stop Asian Americans and Pacific Islanders (AAPI) Hate, una coalición nacional que aborda el odio anti-asiático en medio de la pandemia de covid-19, calificó los tiroteos como una "tragedia indescriptible" y agregó que la comunidad se ha estado "tambaleando por los altos niveles de discriminación racial".

A raíz de los ataques, políticos y celebridades por igual se apresuraron a concentrarse en las acciones del ex presidente, a quien acusaron de "avivar" el odio anti-asiático con su retórica en medio de la pandemia.

Leer más: COVID: Biden buscará prohibir el término “Virus de China” en su lucha contra el racismo y la xenofobia

Tanto durante su mandato como tras su salida de la Casa Blanca, el expresidente se ha referido a la nueva enfermedad del coronavirus como el “virus de China” e incluso como “kung flu” (un juego de palabras en inglés con la palabra ‘flu’, que significa ‘gripe’, y el conocido arte marcial), habiendo defendido su uso de los términos ante la confrontación.

El representante de California, Ted Lieu, quien emigró a los EE.UU. desde Taiwán a la edad de tres años, criticó a Trump en Twitter y dijo que "usó frases racistas como Kung Flu que avivaron la discriminación contra la comunidad asiático-estadounidense".

"Los funcionarios que continúan utilizando identificadores étnicos para describir el virus son parte del problema. Por favor, sea parte de la solución. #StopAsianHate", agregó.

La representante de California Judy Chu, quien se convirtió en la primera mujer chino-estadounidense elegida al Congreso en la historia, según su sitio web, dijo: "Nuestra comunidad se ha enfrentado a un aumento incesante [sic] de ataques y acoso durante el año pasado".

La congresista dijo que estaba "completamente desolada" por las muertes y llamó a la gente a "ponerse de pie, condenar esta violencia y ayudarnos a #StopAsianHate".

La representante de Georgia, Nikema Williams, dijo en un comunicado que "un ataque contra nuestros vecinos asiático-americanos es un ataque contra todos nosotros, y no será ignorado".

“Ocho personas asesinadas. Las palabras tienen poder. #StopAsianHate ", dijo.

Los ataques se produjeron la misma semana en que un nuevo estudio basado en estadísticas del departamento de policía en las principales ciudades de EE.UU. reveló que había habido un aumento de casi el 150 por ciento en los informes de delitos de odio contra los asiáticos en 2020.

"Los delitos de odio hacia los estadounidenses de origen asiático se han incrementado en un 150 por ciento", dijo la representante Rashida Tlaib, de Michigan.

"Esto debe terminar. Debemos detenerlo teniendo tolerancia cero para la supremacía blanca en nuestro país. El odio no tiene lugar aquí".

El ex candidato al Congreso Scott Huffman dijo en un tweet: "No se puede ignorar la retórica racista anti-asiática que comenzó cuando Trump culpó a #COVID19 en China".

Añadió: "Hemos visto el lenguaje de chivos expiatorios de sus leales".

Otros altos cargos de la administración también han perpetrado un lenguaje similar, habiéndolo hecho a pesar de las recomendaciones de los funcionarios de salud, quienes han señalado que la enfermedad se ha convertido en una pandemia mundial.

La semana pasada, Trump publicó un comunicado de prensa en el que se atribuía el mérito de las vacunas contra el coronavirus y se refería a la enfermedad como el "virus de China". Los primeros casos de la enfermedad se informaron en Wuhan, China.

El presidente ha defendido su uso del lenguaje en varias ocasiones diciendo que usa el término porque la enfermedad “proviene de China”.

“No es racista en absoluto. Viene de China. Quiero ser preciso”, dijo Trump en marzo del año pasado. The Independent se ha puesto en contacto con la Organización Trump para solicitar comentarios.

Varias celebridades también se apresuraron a criticar a Trump y a miembros de la antigua administración republicana por perpetrar el lenguaje.

El actor de Star Trek, George Takei, condenó a los líderes republicanos, pidiéndoles que "dejen de avivar la violencia con retórica anti-asiática" y diciendo que "deberían avergonzarse de lo que han desatado".

“Hace tres días, el líder del Partido Republicano lo llamó nuevamente el 'Virus de China'”, dijo. "Las palabras tienen consecuencias, especialmente las de nuestros líderes".

Padma Lakshmi calificó los asesinatos de "profundamente tristes" y dijo que mientras Trump "continúa propagando el odio contra los estadounidenses de origen asiático, personas como este tirador están escuchando".

Los críticos han argumentado que los frecuentes ataques de la administración anterior contra China al inicio de la pandemia fueron una estratagema para distraer la atención de sus propios fracasos en la lucha contra el virus, que ha infectado a más personas en Estados Unidos que cualquier otro país del mundo.

La actriz y escritora Mindy Kaling dijo: “Los ataques contra nuestros hermanos y hermanas asiáticos es repugnante, pero no sorprendente dada la normalización del discurso de odio anti-asiático en el último año. Tenemos que #StopAsianHate, ¡ya basta!"

Un hombre llamado Robert Aaron Long, de Woodstock, fue detenido en el condado de Crisp, a unas 150 millas al sur de Atlanta, luego de los asesinatos, dijeron las autoridades.

La policía de Atlanta dijo que ha aumentado las patrullas alrededor de negocios similares en la ciudad.