Republicanos acusan a demócratas de “manipular” las elecciones

Amy Klobuchar señaló que “lo que está en juego no podría ser más importante”

Alex Woodward
miércoles 12 mayo 2021 19:36
Estados Unidos | El plan antimigratorio de Harris
Read in English

Una propuesta de reforma de gran alcance, sobre el derecho al voto y al financiamiento de campañas, se somete a votación en el Senado, luego de que los republicanos presentaran varias enmiendas para tratar de eliminar elementos críticos de For The People Act durante una polémica audiencia de un día de duración, la cual acentuó la aguda actitud partidista del Partido Republicano.

Los senadores emitieron una serie de votos partidistas sobre enmiendas respaldadas por los republicanos, desde intentos de privar de sus derechos a personas anteriormente encarceladas, hasta criminalizar la llamada "cosecha de votos", que marcó el destino del proyecto de ley en la cámara alta dividida a partes iguales, mientras los legisladores confrontan el campo minado -desde el punto de vista tanto moral como político- que representa el derecho al voto.

Después de considerar más de 40 enmiendas, el comité se estancó con una votación de 9 a 9 para enviar el proyecto de ley al Senado. Se espera que el líder de la mayoría, Chuck Schumer, lleve el proyecto de ley a votación en el pleno, donde es probable que aún no llegue a tener suficientes votos para romper una obstrucción, a pesar de la promesa de Schumer de que "el fracaso no es una opción" sobre el derecho al voto.

La progresión de HR1, o S1 en el Senado, se ha dado tras una oleada de proyectos de ley electoral, respaldados por republicanos en los Estados Unidos, que han buscado restringir el acceso a las boletas y entregar mayor autoridad y supervisión electoral a las legislaturas estatales controladas por el Partido Republicano.

Mientras los senadores debatían el proyecto de ley el martes, el gobernador de Arizona, Doug Ducey, promulgó una medida, bajo la cual los votantes elegibles que no voten en elecciones consecutivas no recibirían automáticamente sus boletas de voto ausente. Esto se produjo luego de las restricciones aprobadas recientemente en Florida, Texas y Georgia, entre 47 estados que están considerando una legislación restrictiva.

“Lo que está en juego no podría ser más importante”, dijo la presidenta del comité, Amy Klobuchar. "Necesitamos enfrentar estas amenazas a nuestra democracia con acciones inmediatas para restaurar la confianza de los estadounidenses en nuestro sistema político".

El debate del martes, que presenta la rara aparición tanto de Schumer como del líder de la minoría Mitch McConnell, también se produce a raíz de la insurrección del Capitolio el 6 de enero, impulsado por la falsa narrativa de Donald Trump de una elección "robada" que los defensores del derecho al voto han advertido.

Los legisladores demócratas esperan que la For The People Act pueda servir como un antídoto crucial para esas medidas. El senador Schumer dijo que los legisladores estatales republicanos "se han apoderado de la ‘gran mentira’ para restringir el derecho a voto".

Las medidas en todo Estados Unidos "llevan el hedor de la opresión" y "el olor de la intolerancia", dijo el martes.

“La ‘gran mentira’ se está extendiendo como un cáncer entre los republicanos”, dijo. "Liz Cheney le dijo la verdad al poder y por eso la despiden".

HR1 propone el registro automático de votantes, al menos 15 días consecutivos de votación anticipada para las elecciones federales y votación por correo y buzones para las boletas de voto ausente, entre una serie de otras propuestas incluidas en el proyecto de ley.

También restablecería el derecho al voto de las personas anteriormente encarceladas, crearía comisiones de redistribución de distritos independientes que rediseñen los distritos del Congreso en un esfuerzo por combatir el gerrymandering impulsado por los partidistas, y expondría a los grupos de "dinero oscuro" y al dinero de los super PAC, así como las fuentes de financiación detrás de los anuncios políticos en Facebook y Twitter, entre otras medidas encaminadas a la reforma del financiamiento de campañas y la transparencia.

Las disposiciones del proyecto de ley son muy populares: la mayoría de los estadounidenses apoyan las políticas que facilitan la participación en las elecciones, aunque el apoyo entre los votantes republicanos ha disminuido significativamente en los últimos dos años.

Leer más: Liz Cheney criticó a Trump previo a ser removida por los republicanos

El senador McConnell, que lidera los argumentos republicanos de que HR1 tiene como objetivo "manipular" los resultados de las elecciones futuras ampliando el acceso a los votantes no elegibles, dijo que "nuestra democracia no está en crisis, y no vamos a permitir que un partido se apodere de nuestra democracia bajo la falsa pretensión de salvarlo".

"Si puedes escribir las reglas, puedes ganar el juego", dijo.

En repetidas ocasiones, el senador republicano Ted Cruz acusó falsamente a los demócratas de intentar “privar del derecho al voto a millones de estadounidenses” al permitir que votaran “millones de extranjeros ilegales”. HR1 “no protege los derechos de voto”, afirmó. "Roba los derechos de voto del pueblo estadounidense".

También llamó al proyecto de ley "Jim Crow 2.0", entre varias palabras y frases que se han utilizado para describir la supresión de votantes liderada por los republicanos.

El proyecto de ley no brindaría el derecho al voto a los no ciudadanos; aunque el registro automático está incluido en el proyecto de ley, las agencias electorales aún tendrían que determinar la elegibilidad, tal como lo hacen en el proceso de registro actual.

Las enmiendas fracasaron repetidamente a lo largo de nueve votos contra nueve partidos, incluida la enmienda general de la senadora Klobuchar que corregía varios temas con el proyecto de ley en un esfuerzo por ganar tracción bipartidista.

Los republicanos también rechazaron una enmienda del senador demócrata Jon Ossoff de Georgia que permitiría a los voluntarios repartir comida y agua a los votantes en largas filas para emitir sus votos en las urnas. Su propuesta siguió a la aprobación del proyecto de ley de Georgia que criminaliza hacerlo.

Los republicanos también se opusieron a la disposición HR1 que crearía un fondo de contrapartida voluntario de pequeños dólares para campañas políticas, afirmando falsamente que los “contribuyentes” financiarían campañas de alto perfil y senadores en el comité. La medida aumentaría un porcentaje de las tarifas y multas de los casos de malversación corporativa para crear una coincidencia de 6-1 que tendría un límite de $200, un esfuerzo por nivelar el campo de juego para los candidatos sin mayor financiamiento.

Tras una enmienda para retrasar la fecha de vigencia del proyecto de ley hasta 2027, la senadora Klobuchar dijo: "No creo que nuestra democracia pueda permitirse esperar hasta 2027 cuando veamos los más de 350 proyectos de ley de supresión de votantes presentados en todo el país".

En respuesta al senador Cruz por sus afirmaciones durante la audiencia, la senadora Klobuchar señaló que apoyaba el rechazo de los resultados del Colegio Electoral el 6 de enero.

“Usted fue uno de los líderes en el esfuerzo por decir que los resultados de las elecciones no eran correctos”, dijo. “¿Se pregunta por qué queremos asegurarnos de que la gente tenga derecho a votar? Es por este tipo de retórica, y este tipo de comportamiento, y una insurrección en el Capitolio, y un ex presidente que todavía sostiene que ganó una elección cuando todos sabemos que no es verdad”.