Trump vuelve a atacar la energía eólica y critica el megaproyecto de Biden en Massachusetts

En 2019, el expresidente insinuó que los molinos de vientos causan cáncer

Maroosha Muzaffar
miércoles 12 mayo 2021 16:24

Joe Biden vuelve a comprometer a Estados Unidos en la lucha contra el cambio climático

Read in English

El martes, poco después de que el presidente Joe Biden aprobó el primer gran parque eólico marino del país, el expresidente Donald Trump emitió un comunicado burlándose de la medida.

El proyecto Vineyard Wind aprobado por Biden frente a la costa de Massachusetts generaría suficiente electricidad para alimentar al menos 400.000 hogares en todo Estados Unidos.

En una declaración burlándose de su sucesor, Trump dijo: “Felicitaciones a Martha's Vineyard en Massachusetts por el privilegio que tendrán al mirar enormes molinos de viento que han sido aprobados por la Administración Biden y que se están construyendo, en China, por supuesto, como parte de un parque eólico extraordinariamente grande".

Continuó afirmando, sin citar ninguna evidencia en particular, que los molinos de viento matan pájaros, afectan el mar, arruinan el paisaje y crean “desastres para la navegación”. Por fin se abstuvo de sugerir que causan cáncer, algo en lo que parecía creer tan recientemente como en 2019.

Su posicionamiento se produce cuando el Departamento del Interior de Biden calculó que habría unas 2.000 turbinas agitadas por el viento a lo largo de la costa desde Massachusetts hasta Carolina del Norte a finales de la década.

Trump ha tenido una relación tormentosa con los molinos de viento y ha difundido información errónea sobre ellos durante años. En 2019, el expresidente lanzó una perorata sobre los molinos de viento en lo que la Casa Blanca había anunciado como el discurso de "Dominio energético de Estados Unidos y renacimiento de la fabricación".

En el discurso de una hora, Trump dijo: “Cuando el viento deja de soplar, no hace ninguna diferencia, ¿verdad? A diferencia de esos grandes molinos de viento que destruyen los valores de propiedad de todos, mata a todos los pájaros. Un día los ambientalistas nos van a decir qué está pasando con eso. Y luego, de repente, se detiene. El viento y los televisores se apagan. Y sus esposas y esposos dicen: 'Cariño, quiero ver a Donald Trump en la televisión esta noche. Pero el viento dejó de soplar y no la puedo mirar. No hay electricidad en la casa, cariño'”.

Leer más: Nuevo blog de Trump es un fracaso en las redes sociales, muestran los datos

La administración de Biden revivió el proyecto Vineyard Wine en marzo de este año. El plan, diseñado hace casi dos décadas, se había enfrentado a una serie de obstáculos, incluida la oposición de los propietarios frente al mar. La administración Trump luego bloqueó su proceso de autorización.

Durante su campaña presidencial, Biden prometió luchar contra el cambio climático ampliando las fuentes de energía limpia para impulsar el empleo. Se supone que el proyecto Vineyard Wind por sí solo agregará 3.600 puestos de trabajo.

Tom Kiernan, director ejecutivo de la Asociación Estadounidense de Energía Eólica, dijo en 2019 al Washington Post, cuando el entonces presidente expresó su odio contra los molinos de viento: “Es difícil entender completamente la motivación del presidente. La industria eólica está impulsando la economía en las zonas rurales de Estados Unidos".

En su declaración del martes, Trump dijo: “En cualquier caso, Martha's Vineyard, un lugar absolutamente maravilloso, nunca volverá a ser el mismo. Buena suerte."

El proyecto Vineyard Wind es una empresa conjunta de Avangrid Renewables, con sede en Oregón, y Copenhagen Infrastructure Partners, ubicada en Dinamarca.

Se espera que el proyecto de US$ 2.800 millones todavía enfrente cierta oposición de los grupos de pesca comercial y los terratenientes costeros. Algunos activistas ambientales también se han pronunciado diciendo que los parques eólicos pueden dañar la vida marina.