Los proveedores de abortos de Oklahoma “ya viven en un mundo post-Roe”

El aborto sigue siendo legal en todos los estados, pero los médicos y los defensores se preparan para el futuro de un sistema sobrecargado que no logra satisfacer las necesidades de sus pacientes, informa Alex Woodward

jueves 05 mayo 2022 00:58
<p> Los defensores del derecho al aborto protestan frente al capitolio estatal en Oklahoma City después de que el 3 de mayo el gobernador Kevin Stitt firmara una ley que prohíbe los abortos a las seis semanas de embarazo   </p>

Los defensores del derecho al aborto protestan frente al capitolio estatal en Oklahoma City después de que el 3 de mayo el gobernador Kevin Stitt firmara una ley que prohíbe los abortos a las seis semanas de embarazo

Read in English

Cuando el gobernador Kevin Stitt firmó un proyecto de ley que convertía la atención al aborto en un delito grave en el estado de Oklahoma, juró “prohibir” el procedimiento por completo, y se comprometió a firmar cualquier ley que llegara a su mesa que prometiera hacer exactamente eso.

Unas semanas más tarde, el 3 de mayo, firmó un proyecto de ley que prohíbe casi todos los abortos a las seis semanas de embarazo, antes de que muchas mujeres sepan que están embarazadas. Al igual que la ley de Texas en la que se inspiró, faculta a los residentes a demandar a cualquiera que “ayude e instigue” un aborto. No hay excepciones para la violación y el incesto. La ley entró en vigor de inmediato, para socavar efectivamente el derecho al aborto de la noche a la mañana.

Todo esto sucedió mientras las protecciones constitucionales afirmadas por el Tribunal Supremo de EE.UU. en su histórica sentencia de 1973 en el caso Roe vs Wade estaban intactas. Pero los proveedores de servicios de aborto en Oklahoma y en todo EE.UU. sabían lo que se avecinaba. Los legisladores estatales republicanos han presentado más de 200 proyectos de ley para restringir el acceso al aborto en 40 estados solo en los primeros meses de 2022, envalentonados por la esperada decisión del Tribunal Supremo de eliminar el derecho al aborto, y poner fin a las protecciones de la salud reproductiva para millones de estadounidenses.

Cuando el gobernador de Texas, Greg Abbott, firmó la legislación que prohíbe el aborto después de las seis semanas de embarazo el pasado mes de septiembre, las personas que buscaban un aborto encontraron refugio al otro lado del estado, en Oklahoma, donde los proveedores de abortos reciben docenas de llamadas cada hora para pedir citas.

Entre septiembre y diciembre de 2021, los centros de Planned Parenthood (Paternidad planificada) en Oklahoma vieron un aumento de casi el 2.500 por ciento de pacientes que abortan desde Texas en comparación con el mismo periodo de 2020.

“Ya estamos viviendo en un mundo prácticamente post-Roe en nuestra región”, declaró a los periodistas en una sesión informativa el doctor Iman Alsaden, director médico de Planned Parenthood Great Plains. La organización cuenta con 11 instalaciones en cuatro estados, incluidas tres clínicas en Oklahoma, y ofrece una serie de servicios, desde pruebas de ITS hasta exámenes de cáncer y atención primaria. Cinco de sus clínicas ofrecen servicios de aborto.

Si el Tribunal Supremo anula el caso Roe vs Wade, las leyes de Oklahoma y de los estados circundantes y del sur del país prohibirían de hecho la atención al aborto, obligando a las pacientes a viajar cientos de kilómetros hasta los estados más cercanos donde el acceso al aborto está protegido a nivel estatal.

Los proveedores de servicios de aborto han subrayado en repetidas ocasiones que las protecciones del derecho al aborto en virtud del caso Roe vs Wade siguen vigentes, y que el aborto sigue siendo legal y accesible, mientras que las pacientes navegan por un frágil sistema de atención que los funcionarios republicanos han ido eliminando gradualmente durante décadas.

“No creo que sea exagerado decir que nos acercamos al escenario del fin del mundo. Ya hemos vivido una crisis debido a la prohibición de Texas”, señaló la presidenta interina de Planned Parenthood Great Plains, Emily Wales, a The Independent.

Para llegar a las clínicas de Oklahoma, los pacientes recorren largas distancias, a menudo durante la noche y sin el apoyo de amigos o familiares, por miedo a ser detenidos o a tener problemas legales con su ayuda, según Wales. El viaje desde Tulsa a Denver, Chicago o Albuquerque, por ejemplo -en los estados más cercanos para la atención legal- es de casi 24 horas de ida y vuelta, sin incluir las pernoctaciones o los días de espera para las citas. Los proveedores de esos estados han advertido que no están equipados para satisfacer la demanda de atención si revocan el fallo de Roe vs Wade.

“Y nosotros tampoco estamos cubriendo la necesidad”, explicó Wales. “No creo que tengamos que callarnos, porque es una situación horrible tener más personas de las que podemos atender en nuestros centros o citas de las que podemos programar. Pero Oklahoma es un estado más pequeño que Texas, y la gente intenta quedarse cerca de casa, y simplemente no hay suficientes lugares para que la gente reciba atención”.

El Centro de Derechos Reproductivos y Planned Parenthood Federation of America, en nombre de los proveedores de abortos del estado, presentaron una demanda para bloquear las leyes antiabortistas de Oklahoma ante el Tribunal Supremo.

Sin el acceso al aborto en Oklahoma, “el sistema que ha estado tenso durante demasiado tiempo, con muy pocos proveedores, se romperá, y habrá más pacientes que nunca”, aseveró Wales.

La Dra. Shelly Tien entrega a una paciente el medicamento para el aborto en la clínica de la Trust Women Foundation en Oklahoma City en diciembre de 2021

La Dra. Maya Bass viaja desde Nueva Jersey a Oklahoma durante varios días cada uno o dos meses para prestar servicios de aborto en la clínica de la Trust Women Foundation en Oklahoma City, donde atiende hasta 40 pacientes cada día.

“Las pacientes acuden a mí y me dicen que han conducido seis o más horas para llegar hasta allí, que han tardado semanas en conseguir una cita debido al aumento del volumen, o que simplemente les ha dado tiempo a reunir el dinero para viajar y encontrar una guardería”, señaló la Dra. Bass a The Independent. “Es mucho más difícil poder confirmar las citas con la gente porque [la clínica] no puede prometerles que nuestra clínica estará abierta la semana que viene”.

Trust Women cuenta con instalaciones en Oklahoma y el vecino Kansas, donde el aborto es legal hasta las 20 semanas de embarazo. En agosto, los votantes de Kansas decidirán si rechazan una enmienda a la constitución del estado que dice que este no crea ni asegura el derecho al aborto.

Para complicar el acceso a los servicios de aborto, están las crecientes restricciones a los abortos con medicamentos, que son, con mucho, la forma más común de abortar en EE.UU. Las pastillas pueden ser adquiridas por Internet y autoadministrarse en casa, y la Administración de Alimentos y Medicamentos aprobó los medicamentos por correo en 2021.

Pero al menos 19 estados, incluido Oklahoma, han bloqueado el acceso a las citas de salud a distancia para los medicamentos recetados. Muchas leyes estatales todavía requieren que las pacientes pasen por los mismos obstáculos para obtenerlos -citas en persona, periodos de espera, viajes de larga distancia- como lo harían para los abortos de procedimiento.

“Básicamente, estamos tomando lo que debería ser un procedimiento al que la gente puede acceder en sus comunidades y estamos haciendo que tengan que saltar obstáculo tras obstáculo tras obstáculo, solo para llegar a nuestra clínica”, según la Dra. Bass. “Hacer que la gente conduzca estas distancias y pase por todos estos obstáculos, cuando deberíamos poder simplemente hacer una videollamada con ellos y recetarles un medicamento; es en verdad frustrante ver todo lo que tienen que superar solo para venir a verme”.

El gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, se ha comprometido a “ilegalizar el aborto” en el estado, a pesar de las protecciones constitucionales afirmadas por el caso Roe vs Wade, que los defensores del derecho al aborto se están preparando para que llegue a su fin

El gobernador Stitt se ha comprometido a hacer de Oklahoma “el estado más provida” de EE.UU., aunque los defensores del derecho al aborto han argumentado que el estado no ha atendido a las personas que viven en él.

Oklahoma se encuentra entre los estados con las peores tasas de mortalidad materna de EE.UU., según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades y el Departamento de Salud del estado. Entre 2017-2019, la tasa de mortalidad materna del estado fue de 23,5 muertes maternas por cada 100.000 nacidos vivos.

The Independent solicitó un comentario a la oficina del gobernador y preguntó cómo apoyará el estado a los residentes que no puedan recibir un aborto.

“Estas leyes están siendo creadas por personas que no tienen experiencia médica. No han sido creadas pensando en la seguridad del paciente o en los resultados médicos, sino que han sido creadas enteramente para controlar a los organismos”, aseveró la Dra. Bass a The Independent. “Las personas que se ven afectadas por estas leyes ya están siendo desatendidas por nuestro sistema, son personas de color, y... es muy difícil que un político entre en la habitación de mi paciente para tomar la decisión que en realidad es algo que debería estar totalmente basada en la vida de mi paciente y en su decisión, y solo guiada por mi experiencia médica, y esas son las dos únicas personas que deberían estar involucradas en esa decisión. No un político”.

Los proveedores de servicios de aborto y los defensores del derecho al aborto de todo EE.UU., que se preparan para una probable sentencia del Tribunal Supremo sobre el caso Roe vs Wade y la sentencia que lo confirmó en 1992 en el caso Casey vs Planned Parenthood, se están preparando para sus consecuencias: cómo llevar a cabo visitas de salud a distancia para las pacientes a través de las fronteras estatales, cómo conseguir apoyo para los grupos de fondos para el aborto que ayuden a las personas que viajan para recibir atención médica y cómo reforzar las clínicas ya estresadas en los estados que se preparan para una afluencia de pacientes.

“Esta decisión [del Tribunal Supremo] no tiene que ver con los pacientes, no tiene que ver con las vidas, tiene que ver con el control del cuerpo y el futuro de las personas”, según la Dra. Bass. “Las organizaciones que han estado trabajando por el acceso al aborto durante años han sabido que esto es una posibilidad, y que estamos trabajando en la lucha ... y si la gente quiere involucrarse en la lucha, para buscar las organizaciones que han estado haciendo el trabajo, unirse y apoyarlas, para que podamos hacer todo lo posible para conseguir el acceso a la atención del aborto para todos los que lo necesitan”.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in