Democracia estadounidense en “espiral descendente” sin protección del derecho al voto, advierte senador

Angus King arremete contra el “estrecho interés propio” de Donald Trump y la continua erosión de la confianza en las elecciones mientras los senadores se preparan para votar sobre otro proyecto de ley de derecho al voto que se enfrenta a la oposición republicana

Alex Woodward
miércoles 20 octubre 2021 21:11
Senator Angus King warns American democracy hangs in balance with voting rights legislation
Read in English

Una campaña generalizada para socavar los derechos al voto y el proceso electoral, y la narrativa infundada de Donald Trump que alimentó la violencia en los pasillos del Congreso el 6 de enero, oscureció el destino de la democracia estadounidense y dejó a la nación en una crisis constitucional, advirtió el senador Angus King en un duro discurso ante el Senado de EE.UU.

En sus comentarios del 19 de octubre, el senador King instó a los legisladores a apoyar la legislación sobre el derecho al voto que los republicanos han bloqueado varias veces. Esto mientras los senadores demócratas preparan otra votación sobre un proyecto de ley, la Freedom to Vote Act, como antídoto contra las restricciones estatales dirigidas por los republicanos sobre el acceso a las boletas antes de las críticas elecciones de mitad de mandato y un ciclo de redistribución de distritos que podría volver a trazar las fronteras políticas para la próxima década.

Se espera que el Senado considere el proyecto de ley el 20 de octubre.

En sus comentarios, el senador independiente de Maine advirtió el aumento de la autocracia, los intentos de los legisladores republicanos por consolidar el poder y "una espiral descendente hacia un caparazón vacío de democracia, donde solo prevalece el poder puro y su transición pacífica se convierte en un recuerdo lejano".

Más allá de una "ola de legislación de supresión de votantes que se extiende por todo el país", el senador King arremetió contra el ex presidente por su persistente mentira de que un fraude generalizado inexistente manipuló los resultados electorales. Esto provocó una "erosión masiva y sin precedentes de la confianza en el sistema electoral mismo, el corazón de la nuestra democracia”.

"De todas los los actos depredadores de Donald Trump, esta es, por mucho, la peor", dijo. “Al perseguir de forma implacable su estrecho interés propio, hirió de forma grave la democracia misma. Y, por cierto, me refiero de manera literal a ‘estrecho interés propio’. A él no le importa lo más mínimo ninguno de nosotros... y nos dejará a un lado a cualquiera o a todos cuando se adapte a sus necesidades del momento. Todos en esta sala saben que esto es cierto".

El lunes, el presidente Joe Biden habló con los senadores demócratas Raphael Warnock y Alex Padilla, y la vicepresidenta Kamala Harris habló con los senadores King, Amy Klobuchar y Jon Ossoff "sobre la prioridad obligatoria de la legislación para proteger los derechos constitucionales de los estadounidenses del asalto sistemático que los republicanos han montado en las legislaturas estatales de todo el país, que se basan en la Gran Mentira”, según un comunicado de la Casa Blanca.

"La administración continúa con su presión de legislar el derecho al voto y así salvaguardar nuestra democracia de estas amenazas históricas a las libertades constitucionales y la integridad de las elecciones a través de la legislación, acciones ejecutivas, divulgación, el estrado público y todos los demás medios disponibles", según la Casa Blanca.

Pero es probable que la Freedom to Vote Act enfrente la misma oposición universal de los republicanos del Congreso, mientras que sus contrapartes a nivel estatal llevan a cabo una campaña legislativa coordinada para dificultar el voto y consolidar la supervisión de las elecciones en manos de las legislaturas estatales, dominadas por el Partido Republicano.

La última medida del Senado se basa en un marco del senador demócrata Joe Manchin, quien se unió a la oposición republicana contra la For The People Act, que fue derribada por una obstrucción republicana y rechazada por segunda vez en un último intento durante los debates presupuestarios.

Para hacer avanzar el último proyecto de ley, los demócratas del Senado necesitarán el apoyo de al menos diez republicanos para alcanzar un umbral de sesenta votos y superar otra obstrucción.

"Mucho de esto estará determinado por la actitud y el enfoque de Joe Manchin y Kyrsten Sinema", dijo el martes el senador King a los periodistas.

El senador King se mostró escéptico sobre la eliminación del obstruccionismo, pero decidió que “la democracia es más importante que el gobierno del Senado”.

Cuando se le preguntó a principios de este mes cómo iban las negociaciones con los republicanos, dijo a los periodistas que "mi percepción no está bien".

"Yo mismo he hablado con los republicanos", dijo, y agregó que cree que "no está llegando muy lejos".

"La estrategia republicana ahora parece ser... limitar la participación de los votantes", dijo. "No creo que los republicanos aquí estén interesados en provocar un cortocircuito a lo que sus hermanos y hermanas están haciendo en todo el país".

Al menos diecinueve estados promulgaron treinta y tres leyes de voto restrictivo hasta septiembre, según un análisis del Centro Brennan para la Justicia.

Los estados también comienzan a rediseñar mapas políticos una vez por década por primera vez desde la aprobación de la histórica Voting Rights Act en 1964 sin supervisión federal para prevenir la discriminación racial en las urnas.