¿Quién enfrenta mayor pesadilla en elecciones de mitad de mandato del próximo año: demócratas o republicanos?

La aritmética y la historia están en contra de los demócratas en 2022, pero su base sabe muy bien cuán serias son en verdad las implicaciones de perder el Congreso

Andrew Feinberg
martes 19 octubre 2021 19:14
Nancy Pelosi, Chuck Schumer y Mitch McConnell
Nancy Pelosi, Chuck Schumer y Mitch McConnell
Read in English

Cuando el entonces presidente Donald Trump hizo campaña para los senadores Kelly Loeffler y David Perdue el 4 de enero, el discurso que pronunció, y el resultado especial de las elecciones del día siguiente, fue una pesadilla para el entonces líder de la mayoría Mitch McConnell y los republicanos del Senado.

En lugar de hacer un argumento coherente sobre por qué los votantes deberían rechazar a los entonces candidatos Jon Ossoff y Raphael Warnock, Trump arremetió contra el gobernador de Georgia, Brian Kemp, y el secretario de Estado Brad Raffensperger, miembros de su propio partido con buena reputación, por atreverse a certificar en ese momento la victoria del presidente electo Joe Biden luego de tres recuentos separados que la confirmaran.

En lugar de reunir a sus partidarios para votar en las elecciones especiales del día siguiente, se quejó de que "no había manera" de que perdiera el estado y calificó las elecciones de 2020 como "amañadas". Ambas afirmaciones eran, por supuesto, falsas. Pero había algo de verdad en al menos una cosa que dijo la noche antes de que los votantes de Georgia entregaran a los demócratas el control total del Congreso.

“No hago mítines para otras personas”, dijo. "Yo los hago por mí".

Con el expresidente embarcado en una gira de venganza y en la búsqueda de candidatos que no estarán en la boleta electoral de las elecciones generales durante más de un año, los demócratas esperan que el enfoque obsesivo de Trump en las elecciones del año pasado les dé un impulso en las elecciones del año próximo. Pero si la historia sirve de guía, necesitarán toda la ayuda que puedan obtener.

Solo una vez desde la Segunda Guerra Mundial, el partido de un presidente en funciones obtuvo escaños en su primera elección de mitad de mandato: fue en 2002, cuando el Partido Republicano hizo de la Guerra contra el Terror el tema central de las elecciones solo un año después de que los terroristas derribaran el World Trade Center.

Y, sin embargo, este año, los conocedores demócratas dicen que no ven la pausa habitual de complacencia del primer año que por lo general se refleja en la recaudación de fondos fuera del año.

La semana pasada, el DCCC (Comité de Campaña del Congreso Demócrata) anunció una recaudación de fondos récord para el tercer trimestre de 2021: US$35,8 millones, un total de US$10 millones más que su homólogo republicano, el NRCC (Comité Nacional Republicano del Congreso).

Esto en sí mismo no es decisivo, por supuesto. Hace doce años, cuando los demócratas también controlaban el Congreso y la Casa Blanca, el DCCC también superó al NRCC en este punto del ciclo de recaudación de fondos. Sin embargo esto no importó mucho el siguiente noviembre cuando el Partido Republicano, infundido por el Tea Party, le dio a los demócratas una "paliza" de sesenta y nueve asientos (para citar al entonces presidente Barack Obama).

Pero según Kurt Bardella, un asesor del DCCC que fue uno de los principales asesores de los republicanos de la Cámara durante ese desafortunado ciclo electoral, los sólidos resultados de la recaudación de fondos de los demócratas indican que los donantes están conscientes del peligro que representa una mayoría republicana radicalizada y trumpificada en la Cámara.

“Los republicanos defienden todos los días por qué necesitamos a los demócratas como un control y equilibrio sobre ellos y sus esfuerzos por derribar nuestra democracia”, dijo Bardella, cuyo disgusto con Trump lo llevó a dejar el Partido Republicano en 2017. Así que se trata de Donald Trump, o de personas como Greg Abbott, o Ron DeSantis, o Josh Hawley, o Marjorie Taylor Greene; la propagación radical del extremismo dentro del Partido Republicano es una valla publicitaria ambulante de recaudación de fondos para el Partido Demócrata".

Al recordar cómo el Partido Republicano se quedó atrás en la carrera monetaria de mitad de mandato de 2010 en este punto, pero al final triunfó en las urnas, Bardella dijo que su mentalidad ahora es que “nada de lo que suceda en octubre de 2021 tendrá ningún impacto en lo que suceda en noviembre de 2022”.

“Vivimos en un mundo donde es imposible pronosticar tan lejos sobre qué estaremos hablando y pensando, qué será una prioridad para los votantes y qué los motivará a participar”, dijo. Pero agregó una advertencia: el expresidente sigue siendo "el mayor factor de motivación" para obtener votos demócratas.

"Mientras él esté ahí afuera, hace el trabajo de los demócratas en términos de mantenerlos comprometidos, mantenerlos... indignados y decididos a derrotar al ‘trumpismo’", dijo. "Es una valla publicitaria ambulante para la participación de votantes primarios demócratas y la aparición de la base demócrata".

Otra informante demócrata que vivió el ciclo 2009-2010, la exjefa de personal de DCCC Adrienne Elrod, dijo que el hecho de que las donaciones de pequeños dólares de los demócratas no se hayan agotado en un entorno electoral posterior a 2020 muestra que la "amenaza inminente" del trumpismo “Continúa motivando” a las bases demócratas.

Elrod sugirió que las bases demócratas también están motivadas por las consecuencias del desempeño mediocre del partido en 2020, el cual generó mayorías parlamentarias diminutas que ralentizaron la agenda del presidente Biden a un ritmo lento.

“Los demócratas de todo el país... se dieron cuenta de que no podremos depender de los republicanos para que se unan a nosotros en ningún tipo de funciones gubernamentales y no podremos lograr que participen en ninguna legislación significativa”, explicó.

“Cuando se trata de los derechos al voto, cuando se trata de la reforma policial, cuando se trata de la ‘Build Back Better Act’, y algunas de esas grandes prioridades por las que… Joe Biden se postuló y fue elegido… tenemos que tomar el asunto en nuestras propias manos, y la forma en que vamos a poder hacer que se aprueben de manera efectiva estos artículos caros es hacer crecer la mayoría”.

Pero un exrepublicano que jugó un papel decisivo para ayudar a su antiguo partido a superar la historia y obtener escaños en una elección de mitad de mandato cuando se celebró en la Casa Blanca, el fundador del Proyecto Lincoln y exdirector de comunicaciones de NRCC, Steve Schmidt, se mostró pesimista sobre las posibilidades de su partido adoptado para el próximo noviembre.

Schmidt dijo que el próximo proceso de redistribución de distritos debería poner a los demócratas de forma aproximada doce escaños en el hoyo mucho antes de que comience la votación.

Toma su experiencia en el ciclo de 2002, cuando los republicanos utilizaron con éxito las preocupaciones sobre el terrorismo para hacer retroceder a los demócratas, Schmidt dijo que los demócratas deben tomar una táctica similar de cara a 2022.

“Lo que la carrera tiene que hacer es girar de una manera que la convierta en una elección atípica, lo que significa nacionalizar la carrera en torno a una amenaza y, por supuesto, la amenaza es el movimiento extremista que lidera Trump”, dijo.

Ese "movimiento extremista", como lo llama Schmidt, todavía se inspira en el expresidente de los EE.UU.

Y ahora mismo, el expresidente retoma las cosas donde las dejó en Georgia en enero pasado.

En un comunicado emitido por su comité de acción política la semana pasada, Trump, quien aún afirma haber ganado las elecciones de 2020 a pesar de todas las pruebas en contra, les dijo a sus partidarios que se quedaran en casa a menos que los funcionarios republicanos "resuelvan" de alguna manera los problemas inexistentes de fraude electoral.

“Si no resolvemos el fraude en las elecciones presidenciales de 2020 (que hemos documentado de manera exhaustiva y concluyente), los republicanos no votarán en el 22 o el 24”, escribió el expresidente. “Es lo más importante que pueden hacer los republicanos”.

Bardella calificó la última misiva del expresidente como parte de “un patrón de comportamiento” que puede ayudar a los demócratas.

“El propio narcisismo de Trump es un acto de autosabotaje para el Partido Republicano”, dijo. “Cuando las elecciones se tratan de Donald Trump, los republicanos pierden, y lo vimos en las elecciones de mitad de mandato de 2018, lo vimos en las elecciones generales de 2020, y lo vimos en las elecciones senatoriales especiales de principios de este año en Georgia: es un ególatra narcisista y no le importa si derriba a todo el Partido Republicano con él.

“Donald Trump demuestra que, de alguna manera, es uno de los mejores circuitos para las esperanzas del Partido Demócrata de mantener y hacer crecer su mayoría en 2022”.