La “gran mentira” de Trump sobre el fraude electoral de 2020 sigue viva

Análisis: la confabulación conservadora anual está preparada para ser una juerga de cuatro días de negación de las elecciones de 2020, escribe el corresponsal político estadounidense Griffin Connolly

jueves 25 febrero 2021 21:50

El Partido Republicano ha dejado claro cómo planea navegar la era posterior a Donald Trump: negando que esa era haya terminado.

Read in English

Un rápido desplazamiento hacia abajo en la agenda de la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC ) de 2021 presenta una imagen bastante clara de cómo el Partido Republicano planea navegar la era posterior a Donald Trump: negando que esa era haya terminado.

Con una serie de siete partes sobre "Proteger las elecciones" del fraude electoral y un expediente aparentemente ilimitado de discursos y paneles de discusión con los defensores del movimiento "Stop the Steal", incluido un discurso de apertura del propio jefe, Trump, la conferencia conservadora anual está preparada para ser una juerga de cuatro días de negación electoral de 2020.

Trump, quien está programado para pronunciar su primer discurso importante desde que dejó la Casa Blanca a las 15:40 del domingo, todavía no ha admitido públicamente que perdió de manera justa en noviembre pasado.

El senador Ted Cruz de Texas se dirigirá a los asistentes el viernes en un discurso titulado "Declaración de derechos, libertad y la cultura de cancelación". El senador Josh Hawley de Missouri también pronunciará comentarios.

Cruz y Hawley, si lo recuerdan de hace unas semanas, fueron los aliados más prominentes del ex presidente en la cámara alta durante el período en el que Trump arrojó teorías de conspiración sobre el fraude electoral que altera los resultados.

Leer más: Casi la mitad de los republicanos se irían para unirse a un nuevo partido de Trump

Varias otras figuras conservadoras que promovieron la "Gran Mentira" de Trump sobre el fraude electoral están en la lista de oradores:

  • El congresista de Alabama Mo Brooks, quien participará en un panel de discusión titulado "Protección de las elecciones, parte 2: Otros culpables: por qué los jueces y los medios se negaron a ver las pruebas"
  • Hans Von Spakovsky, quien abogó ferozmente contra la expansión de la votación por correo en 2020 y se sentará junto a Brooks en el panel electoral.
  • El congresista de Carolina del Norte Madison Cawthorn, el miembro más joven de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos y uno de las docenas de republicanos que votaron en contra de la certificación de la victoria electoral de Joe Biden el 6 y 7 de enero, admitió más tarde que las elecciones "no fueron fraudulentas".

La lista sigue y sigue: Donald Trump Jr., el congresista Matt Gaetz , Charlie Kirk, Cleta Mitchell y más.

Ahora, para ser claros, varios oradores notables que no aceptaron el movimiento "Stop the Steal" de Trump también hablarán en CPAC.

El congresista de Texas Chip Roy, ex asesor principal de Cruz, participará en un panel de discusión sobre la deuda nacional el domingo poco antes de que Trump suba al escenario.

Roy desafió a la mayoría de los republicanos de la Cámara en las primeras horas de la mañana del 7 de enero cuando votó para certificar la victoria electoral de Biden.

Reconoció en una entrevista con el Texas Tribune que su voto podría servir como su "sentencia de muerte política", pero agregó después de la insurrección en el Capitolio en medio del proceso de certificación que Trump "nunca debió haber hecho creer a ciertos estadounidenses algo que simplemente no puede ser”, refiriéndose al intento fallido de revertir la elección.

El senador Tom Cotton de Arkansas, un antiguo aliado de Trump que se ha posicionado de manera bastante transparente para una carrera presidencial de 2024, también rechazó los intentos del Partido Republicano de descartar los resultados electorales. Su discurso, programado para el viernes por la tarde, se centrará en "Mantener a Estados Unidos a salvo", según el calendario de CPAC.

Pero incluso los oponentes más feroces de Trump dentro del partido republicano entienden que está por encima de cualquier reproche entre la gran mayoría de sus votantes.

La batalla proverbial por el alma del Partido Republicano, si cree que alguna vez se libró una en primer lugar, ha terminado.

Trump ha ganado.

El senador Mitt Romney de Utah, el único republicano que votó para condenar a Trump en sus dos juicios de acusación, confesó el martes en una entrevista con el New York Times que el ex presidente tiene "con mucho la voz más grande y un gran impacto" en el partido republicano.

“Espero que siga desempeñando un papel. No sé si se postulará en 2024 o no. Pero si lo hace, estoy bastante seguro de que ganará la nominación”, dijo Romney, destacando las primeras encuestas que muestran a Trump superando el posible campo republicano en 2024.

Los republicanos, divididos internamente sobre cuánto depender de Trump como un hacedor de reyes en las elecciones en el futuro, se están uniendo en Washington como un frente unido para el control demócrata del Congreso y la Casa Blanca.

Sin embargo, las persistentes diferencias sobre Trump han producido algunos momentos incómodos.

La congresista republicana Liz Cheney y el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, tuvieron un incidente de este tipo en el Capitolio el miércoles cuando se les preguntó a ambos si Trump debería ser el orador destacado de CPAC.

"Sí, debería", respondió rápidamente McCarthy.

Cuando el reportero se dirigió a Cheney, la presidenta de la conferencia republicana de la Cámara de Representantes y uno de los 10 republicanos que votaron para acusar a Trump en enero, ella adoptó la posición opuesta.

"Eso depende de CPAC", dijo Cheney, antes de continuar. "He sido clara en mis puntos de vista sobre el presidente Trump y hasta qué punto, después del 6 de enero, no creo que deba desempeñar un papel en el futuro del partido o del país".

Se produjo un breve y tenso silencio antes de que una sonrisa apareciera en los labios del señor McCarthy.

"En esa nota alta", rompió a reír de la prensa reunida, "muchas gracias a todos".