Trump claims his social media ban is ‘catastrophic mistake’

Mesera de DC revela el suplicio que fue atender al equipo de Donald Trump: “Agotadores, imposibles, tacaños”

La mesera dijo que “el negocio se hundió” cuando los funcionarios de Obama se fueron de la ciudad y que cuando los partidarios de Trump comenzaron a visitar los restaurantes de DC, “la experiencia fue dolorosa para todos”

Gustaf Kilander@GustafKilander
jueves 04 febrero 2021 01:56
Read in English

Una mesera de DC ha revelado que una serie de funcionarios y partidarios de Donald Trump "fueron agotadores, imposibles, a menudo tacaños ... y memorables" de servir.

Escribiendo para Slate, la mesera, que trabajó en un restaurante de alta cocina de DC durante la presidencia de Trump, dijo que "se sintió afortunada" cuando un alto funcionario de la Casa Blanca de Trump "dio una propina del 18,5 por ciento", después de que la interrogaron sobre el origen de la selección de caviar del restaurante y no tenía una respuesta clara.

La camarera dijo que "el negocio se desplomó" cuando los funcionarios de Obama abandonaron la ciudad y que cuando los partidarios de Trump comenzaron a visitar los restaurantes de DC "la experiencia fue dolorosa para todos".

Las gorras de béisbol violaban el código de vestimenta, por lo que los partidarios de Trump que las usaban comenzaban sus comidas con un "complejo de persecución". Para evitar malas propinas o ninguna, la mesera "les enviaba pequeñas recompensas", pequeños extras gratis durante la comida, pero aun así "dejaban una propina de menos del 18 o incluso del 15 por ciento", escribe la mesera.

Dijo que sabía que un republicano prolífico "no era un trumpista real", porque “daba buenas propinas", tardaba 15 segundos en ordenar y no "te hacía 'trabajar para ello'".

La mesera escribe que un "gran disgusto" pareció envolver a una secretaria de gabinete de Trump cuando se acercó a su mesa. Él pidió el vino más barato y "no dio más del 14 por ciento de propina”.  

Otra secretaria del gabinete de Trump fue "un modelo de gentileza superficial", pero según la camarera no dio suficiente propina para compensar las "dos o tres mesas que pedirían moverse si estuviera sentada cerca de ellas".  

Un exfuncionario de campaña de Trump llegó con un nombre falso para una cena "inexplicablemente incómoda", dio una propina del 25 por ciento y nunca más fue visto. La camarera escribe que "obviamente sabía cómo actuar", ya que era una "criatura de Washington".

Sufrió otra experiencia “incómoda” debido a la esposa de un secretario del gabinete y sus "muchas restricciones dietéticas", dijo la mesera y agregó que recibió la orden para dar calamares a la parrilla gratis a los "agentes del Servicio Secreto recientemente quebrados, que de otra manera se pasarían horas bebiendo no más que una Coca-Cola o una taza de café".