La responsabilidad de los demócratas por Cuomo revela las debilidades de los republicanos con Trump

Al expulsar al gobernador, los demócratas revelan aún más las debilidades internas de los republicanos

Eric Garcia
jueves 12 agosto 2021 20:59

¿Habrá un juicio político contra Andrew Cuomo?

Read in English

En los días posteriores a la insurrección del 6 de enero, realizada por una turba de partidarios del expresidente Donald Trump, el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, dijo que “el presidente es responsable” del ataque de los “alborotadores”. Sin embargo, al mismo tiempo, McCarthy también argumentó en contra de acusar al entonces presidente después de que avivó las llamas, pidiendo en cambio una comisión bipartidista y la censura de Trump.

McCarthy finalmente se opuso a la creación de una comisión cuando se trató en una votación en la Cámara, lo que llevó a la creación de un comité selecto. McCarthy procedió a principios de este verano para tratar de llenar el comité con defensores incondicionales como los representantes Jim Jordan y Jim Banks. Cuando la táctica falló, recurrió a culpar a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, por la falta de seguridad (a pesar de que la vida de la presidenta estuvo en riesgo durante el motín) después de que ella rechazó su selección.

McCarthy ha mostrado una lealtad inquebrantable hacia Trump, a pesar de una llamada telefónica entre el líder de la minoría y el presidente durante la insurrección, en la que McCarthy reprendió al presidente para que detuviera a la turba.

Por el contrario, la caída del deshonrado gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, comenzó en gran parte con una videoconferencia en la que su ahora despedida asistente principal, Melissa DeRosa, se disculpó con los demócratas en el estado por retener el número de muertes en hogares de ancianos durante la pandemia de COVID-19.

Cuomo había sido objeto de la atención de los medios de comunicación por su gestión de la pandemia en Nueva York, donde celebró conferencias de prensa diarias y capturó la atención nacional. El escándalo del asilo de ancianos pareció hacer un agujero en esa imagen, que usó para contrastarse con el estilo de gestión de Trump.

Eso, a su vez, hizo que el legislador demócrata Ron Kim revelara cómo el gobernador lo reprendió por sus preguntas sobre el impacto de la pandemia en los hogares de ancianos. Las acusaciones provocaron una mayor atención a las acusaciones anteriores de acoso sexual por parte de Lindsey Boylan, una ex asistente de Cuomo.

El efecto dominó resultante terminó en el informe condenatorio de la fiscal general del estado, Letitia James, demócrata y aliada del gobernador, que revela cómo Cuomo acosó sexualmente a varias mujeres. El informe explosivo llevó a los demócratas de Nueva York a comenzar planes para acusar al gobernador y, en última instancia, a la alguna vez impensable renuncia de Cuomo el martes.

El hecho de que Trump esté ahora fuera de su cargo pero en buena posición, con muchos republicanos que se niegan a admitir que perdió, mientras que Cuomo finalmente fue derribado por sus compañeros demócratas, ilustra el abismo entre los dos partidos hoy.

Leer más: ¿Quién es Kathy Hochul? La vicegobernadora de Nueva York reemplazará a Cuomo

Si bien muchos liberales pueden presumir de la idea de que los republicanos se salen con la suya con todo menos el asesinato, el hecho de que los demócratas estuvieran dispuestos a responsabilizar a uno de los miembros más influyentes de su partido indica que todavía son un partido político saludable, mientras que la lealtad del Partido Republicano a un presidente comparativamente impopular revela sus debilidades.

Se podría argumentar que Trump logró muchas prioridades republicanas, como recortes de impuestos y nombrar una gran cantidad de jueces, incluido finalmente asegurar el sueño republicano de décadas de una mayoría conservadora en la Corte Suprema.

Pero lo mismo podría decirse de Cuomo, quien se apresuró a recordarle a la gente en su renuncia cómo aprobó el matrimonio entre personas del mismo sexo, el control de armas y elevó el salario mínimo a US$ 15 la hora.

Sin embargo, en el mismo sentido, la falta de disciplina de Trump probablemente contribuyó en gran medida a la incapacidad de los republicanos para derogar el Obamacare, mientras que sus constantes comentarios incendiarios le costaron a los republicanos la Cámara en 2018 y su incapacidad para concentrarse en cualquier cosa que no fuera su propio ego magullado jugó un papel importante para que los republicanos perdieran dos escaños en el Senado en Georgia, que podrían haber utilizado para defenderse de la agenda de Joe Biden.

Sin embargo, los republicanos se han negado a responsabilizar al presidente incluso cuando se convierte en un albatros alrededor de su cuello. Del mismo modo, cuando cualquier republicano como los representantes Liz Cheney y Adam Kinzinger o senadores como Bill Cassidy o Mitt Romney intentan romper con el presidente, son reprendidos.

Por el contrario, los demócratas estaban dispuestos a deponer a Cuomo y pidieron su renuncia a principios de este año en medio de la primera ronda de acusaciones, a pesar de que su aceptación estaba apenas bajo el agua en las encuestas hasta julio (aunque su aprobación cayó en picada después del informe).

De manera similar, los demócratas en Nueva York se movieron rápidamente para comenzar el proceso de juicio político (lo que desencadenó la queja de Cuomo de que sería un proceso prolongado que distraería la atención de la lucha contra la pandemia y la justificación de por qué renunciaría).

Por supuesto, Cuomo continuó su racha de desvergüenza cuando salió, mientras su abogada Rita Glavin trató de desacreditar las acusaciones. Y Biden se metió el pie en la boca cuando dijo que Cuomo había hecho un "gran trabajo" como gobernador a pesar de decir que hizo lo correcto al renunciar.

No obstante, la capacidad de los demócratas para hacer a un lado a Cuomo, que hace apenas un año era el centro de atención de los liberales y de muchos en el ojo de la prensa, muestra que existen mejores medidas de rendición de cuentas que garantizan que no permita los mismos niveles de incorrección o comportamiento antidemocrático como el del Partido Republicano. Al expulsar al gobernador, los demócratas revelaron aún más las debilidades internas de sus oponentes.