De repente, AOC y “The Squad” son aliados de Biden, y los moderados les estorban

Es posible que “The Squad” se opusiera a Biden en 2020, pero ahora son su mejor línea de defensa frente a moderados como Sinema y Manchin, empeñados en no conseguir nada

Eric Garcia
jueves 30 septiembre 2021 13:15
"Es un insulto al estado de derecho": Joe Biden sobre la ley antiaborto de Texas
Read in English

Durante las primarias demócratas, Joe Biden fue la última opción de la mayoría de los congresistas progresistas. La representante Alexandria Ocasio-Cortez, la joven autodenominada socialista democrática, dijo en 2020 que “en cualquier otro país, Joe Biden y yo no estaríamos en el mismo partido”. Ella apoyó al senador Bernie Sanders. Otros, como las representantes Pramila Jayapal, Rashida Tlaib e Ilhan Omar, apoyaron a Sanders junto a ella, mientras que los miembros más recientes de “The Squad” que derrocaron a los demócratas en ejercicio también se posicionaron en el lado de Sanders del partido.

Pero a los ocho meses de su presidencia, mientras los demócratas moderados siguen planteando objeciones a partes importantes de su enorme programa de bienestar social, los mismos progresistas que tiraron a regañadientes de la palanca para Biden con el fin de derrotar a Donald Trump están surgiendo ahora como sus mayores defensores.

Primero, un poco de historia. En abril, Biden propuso un importante paquete de infraestructuras que incluía no solo proyectos de infraestructuras convencionales como carreteras, puentes y transporte público, sino también programas de gasto social masivo como guarderías, atención domiciliaria para personas mayores y apoyo a personas con discapacidad.

Finalmente, ese proyecto de ley se dividió en dos, siendo la primera mitad un programa de infraestructuras tradicional negociado sobre una base bipartidista, con la intención de demostrar que Biden podía hacer lo que dijo que podía hacer: negociar de buena fe con los republicanos, incluido el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell. La otra mitad sería un paquete de 3.5 billones de dólares lleno de prioridades de gasto liberales. Se aprobaría a través de un proceso llamado reconciliación, que permitiría a los demócratas aprobarlo en el Senado con sólo 51 votos, evitando así el filibusterismo.

El proyecto de ley inicial del Senado se aprobó de forma bipartidista, como se esperaba, con el voto de McConnell y otros 18 republicanos. Pero desde entonces, los demócratas moderados han tratado de obstaculizar los intentos de aprobar la segunda parte de la legislación. La senadora Kyrsten Sinema, exactivista del Partido Verde convertida en demócrata moderada de Arizona, dijo que no apoyaría el precio de 3.5 billones de dólares de la ley de reconciliación. Del mismo modo, el senador Joe Manchin ha dicho que no apoyará el gasto sin tener en cuenta la deuda nacional y la inflación.

Pero, salvo eso, los moderados han sido bastante silenciosos en cuanto a su posición. Cuando pregunté a la representante Stephanie Murphy, una demócrata moderada de Florida, la semana pasada en el Capitolio, qué quería en el paquete de reconciliación, dijo que quería que fuera “más específico y fiscalmente responsable”, pero luego añadió que no discutiría los términos de la negociación con la prensa. Del mismo modo, Politico informó que Sinema ni siquiera discutirá los detalles con la Casa Blanca hasta que el proyecto de ley de infraestructura bipartidista sea aprobado por el Senado.

El deseo de Sinema de proteger una pieza de legislación que ella misma ha liderado es comprensible, sobre todo porque es la primera senadora demócrata elegida por Arizona en este siglo. Pero en algún momento, la discusión de principios puede pasar a ser una obstinación absoluta, algo que el representante Ro Khanna, un progresista de California, articuló cuando indicó a la CNN que Sinema “está frenando la voluntad de todo el Partido Demócrata”.

Por el contrario, demócratas progresistas como AOC, la copresidenta del Caucus Progresista del Congreso, Jayapal, y Sanders han sido más razonables. Sanders, a quien Biden venció para la nominación demócrata a la presidencia el año pasado, ha surgido como un buscador de consenso en su nueva capacidad como presidente del Comité de Presupuesto del Senado, que redujo su petición inicial de 6 billones de dólares a 3.5 billones para marear a Manchin y Sinema. A pesar de su reputación de ser de principios hasta el punto de ser irascible, ha mostrado una voluntad de escuchar a sus colegas ahora que es alguien con poder tangible (y, a decir verdad, su reputación de lanzador de bombas nunca estuvo bien fundada, sino que fue un producto de la amarga contienda primaria de 2016).

Leer más: MTG criticada por decir que el aborto debería prohibirse porque maternidad hace a mujeres “mejores personas”

Del mismo modo, a pesar de todas las críticas a Ocasio-Cortez y “The Squad”, la propia AOC me comentó que “nuestra agenda es la agenda de Biden”. Eso fue en una conversación en la que la representante de Nueva York explicó por qué no votaría por el primer proyecto de ley de infraestructura sin el proyecto de ley de reconciliación también. Estas declaraciones no significan que no esté dispuesta a pelearse con la Casa Blanca o con los líderes de la Cámara de Representantes cuando sea necesario, sino que reconoce que los moderados están siendo poco razonables y crípticos sobre sus planes.

Del mismo modo, cuando los moderados como Manchin han tratado de recortar los ambiciosos aspectos de bienestar social del proyecto de ley de reconciliación -como la inclusión de la cobertura dental, auditiva y visual en Medicare mediante la comprobación de los ingresos, o el establecimiento de requisitos de trabajo para un crédito fiscal infantil ampliado destinado a eliminar la pobreza infantil- han sido los progresistas los que se han opuesto.

“He sido muy claro en que tenemos que entregar los beneficios rápidamente sin grandes cargas en el camino de la gente y toda la investigación muestra que cuando se hace ese tipo de prueba de medios, en realidad se impide que la gente que necesita desesperadamente el beneficio lo obtenga”, me dijo Jayapal el martes.

Washington -incluidos los miembros de la Casa Blanca, el Congreso y los medios de comunicación- tiende a beatificar el bipartidismo como un ideal al que hay que aspirar y no como un medio para alcanzar un fin. De hecho, el Washington profesional ve el bipartidismo como un fin en sí mismo. Pero como los moderados siguen fetichizándolo a expensas de la realización real de la agenda del Presidente, esos progresistas reacios se han convertido en la primera línea de defensa de las propuestas más ambiciosas de Biden.