“Es triste y patético”: Expertos cercanos a Trump desconcertados y asustados por los planes del presidente

Trump aparentemente ha discutido seriamente la posibilidad de introducir la ley marcial en estados que no votaron por él

Andrew Feinberg
martes 22 diciembre 2020 15:33
<p>Donald Trump</p>

Donald Trump

Un coronavirus está matando a miles de estadounidenses cada día, una cantidad récord de personas ahora están desempleadas y los agentes de inteligencia rusos se han abierto camino en las redes informáticas de múltiples agencias gubernamentales. Sin embargo, con solo 30 días para la juramentación de su sucesor, el presidente Donald Trump permanece acurrucado en la Casa Blanca, cada vez más fuera de contacto con la realidad de una manera que está provocando que incluso los leales se alarmen por lo que podría suceder durante el mes que queda a su presidencia.

Con más de 50 demandas posteriores a las elecciones que fueron desestimadas sin ceremonias por un grupo de jueces, incluidos algunos de los más conservadores del país y una Corte Suprema con tres de sus propios nombramientos, y con los principales republicanos, como el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, felicitando al presidente electo Joe Biden por su victoria, un futuro ex presidente cada vez más angustiado, ha encontrado socorro en los brazos de una colección suelta de extrañas figuras marginales.

"Te sorprendería saber quiénes son los 'adultos en la sala' en estos días", bromeó un confidente de Trump, empleando un término que alguna vez se usó para describir a algunos de los encargados de la política exterior e interior más firmes y experimentados que alguna vez deambularon por los pasillos del Ala oeste de la era Trump. El confidente agregó más tarde que tanto Trump como sus colaboradores han prácticamente abandonado los deberes del cargo que ocuparán durante 30 días más.

En cambio, ha pasado los últimos días instalado en la residencia de la Casa Blanca, mirando televisión, tuiteando y marcando desesperadamente su teléfono en busca de alguien, cualquiera, que pueda proporcionarle una forma de evitar la defenestración pública que vendrá cuando aparezca Biden en el frente oeste del Capitolio para prestar juramento al cargo.

 "Ya no está realmente interesado en nada de lo que sucede", dijo el asistente. "Es triste y patético, cómo está tramando permanecer en un trabajo que está más o menos abandonado porque no quiere volver a ser un tipo rico normal que seguirá siendo uno de los hombres más famosos en la Tierra".

Trump habitualmente se ha despojado de asesores más competentes a favor de aquellos que demuestran estar dispuestos a decirle lo que quiere escuchar o ampliar los límites de la autoridad legal del ejecutivo para satisfacer sus caprichos. Pero fuentes de la administración dicen que lo que está sucediendo ahora va mucho más allá de la disposición habitual del presidente de buscar aduladores.

Dado que la mayoría de los abogados y el personal de campaña que ayudaron en su quijotesca búsqueda para revertir su derrota electoral sucumbieron a la realidad de que, de hecho, perdió las elecciones, Trump ha recurrido a la abogada de Texas Sidney Powell en busca de consejo. 

Aunque ordenó su destitución de su equipo legal postelectoral el mes pasado después de que ella acusó al gobernador y al secretario de estado de Georgia de aceptar sobornos, Powell ha sido escoltada dos veces en los últimos días a algunos de los espacios más seguros de la Casa Blanca para reunirse con el presidente. ¿El tema de discusión? Si debería designarla (ilegalmente) como investigadora ambulante para investigar las denuncias infundadas de fraude de las que ha oído hablar en varios programas de televisión de derecha y en documentos legales de los abogados de su campaña.

También en el menú había una orden ejecutiva propuesta respaldada por Powell que ordenaba al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) incautar las máquinas de votación de los estados indecisos (que el departamento no tiene el poder de hacer) para algún tipo de "auditoría" (que es innecesaria porque las máquinas utilizan papeletas de papel). Esto, así como una propuesta impulsada por el exasesor de seguridad nacional de Trump, delincuente convicto y cliente de Powell, Michael Flynn, en virtud de la cual el presidente declararía la ley marcial en los seis estados decisivos que convirtieron a Biden en el ganador el mes pasado, y ordenaría al ejército de Estados Unidos realizar nuevas elecciones (que presumiblemente ganaría).

Según múltiples informes, una de las dos reuniones, una conferencia en la Oficina Oval el viernes, se convirtió en una pelea a gritos sobre el deseo de Powell de que Trump ordenara al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) que confiscara las máquinas de votación. El abogado de Trump, Rudy Giuliani, el abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone, y el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, rechazaron el plan de nombrar a Powell como abogada especial (lo que solo el fiscal general puede hacer bajo ciertas circunstancias) y la orden ejecutiva sobre las máquinas de votación como le había advertido a Giuliani el leal a Trump, Ken Cuccinelli (actualmente el segundo funcionario de rango del DHS) que el departamento carece de dicha autoridad.

También asistió otro asociado de Powell, el ex director ejecutivo de Overstock, Patrick Byrne. Byrne, quien se vio obligado a renunciar a su ex empleador después de anunciar que había tenido una relación sexual con una agente rusa, admitió su participación en una publicación del domingo por la noche en Twitter, en la que afirmó que Trump “está siendo terriblemente servido por sus consejeros”.

Pero esos asesores son los mismos que han apoyado a Trump en las buenas y en las malas, particularmente Cipollone, cuyo trabajo durante el juicio político de Trump el año pasado provocó el desprecio de numerosos comentaristas legales.

Elizabeth Neumann, una ex secretaria adjunta del DHS para la prevención de amenazas y la política de seguridad que se ha convertido en una crítica de Trump desde que renunció a principios de este año, dijo que el hecho de que sean los más leales a Trump los que lo rechacen es especialmente preocupante.

“Estas personas a su alrededor, estaban jugando con el propósito de construir su marca, construir su simpatía con el presidente y su base, y podían hacerlo porque había otras personas que se paraban en la brecha y decían 'No, no podemos hacer eso'… Se les permitió impulsar las ideas más locas porque sabían que alguien más se aseguraría de que no sucediera”, dijo. "Y ahora no tienes a esas personas, por lo que incluso personas como Giuliani están reconociendo que esto va más allá de la actuación que han estado haciendo".

Sin embargo, aunque esos asesores se mantienen fríos ante la posibilidad de que Trump designe a una conocida teórica de la conspiración como una fiscal errante en busca de fraude electoral inexistente o extralegal, otros leales a Trump están trabajando para obstaculizar a su sucesor.

En el Departamento de Defensa, por ejemplo, los políticos designados por Trump (ninguno de los cuales ha sido confirmado por el Senado) ordenaron detener todas las interacciones con los funcionarios de transición de Biden, incluso cuando el país se enfrenta a un ciberataque masivo que se cree que ha sido perpetrado por el servicio de inteligencia ruso.

Los funcionarios del Pentágono argumentaron que la pausa fue una pausa temporal para las vacaciones de Navidad y año nuevo, pero el presidente de transición de Biden, Yohannes Abraham, negó rotundamente tal arreglo durante una conferencia de prensa el viernes.

Abraham agregó que ha habido una "resistencia aislada" al proceso de transición de "algunas áreas" de la administración Trump, "incluso de los designados políticos en el Departamento de Defensa".

Un funcionario del departamento de defensa, que solicitó el anonimato porque no se les permitió hablar en público, calificó la medida de “mezquina, estúpida y de marca”, mientras que Neumann dijo que era más que probable que la razón detrás de esto fuera hacer las cosas más difíciles para Biden cuando asuma el cargo el próximo mes.

Pero otra persona que conoce bien al presidente,su sobrina, la doctora Mary Trump, advirtió que incluso en ausencia de órdenes explícitas para sabotear la administración de Biden, los leales de todo el poder ejecutivo actuarán por su cuenta para hacerlo porque saben que eso es lo que él espera.

“Donald nunca dice explícitamente qué cosa ilegal va a hacer. Él simplemente lo insinúa para que nunca haya un rastro de papel”, explicó. “Saben por qué están allí; no necesitan que se les diga".

Mary Trump, psicóloga clínica de formación, dijo que su tío será más peligroso durante el mes que le queda en el cargo de lo que nunca lo ha sido porque no está listo psicológicamente para lidiar con el trauma de perder. Teme lo que le sucederá una vez que pierda el poder y la atención que vienen con la presidencia, agregó.

“Donald está desesperado por deslegitimar a la administración entrante porque es vengativo y siente que ha sido rechazado. Ahora odia este país. No le importa lo que pase [porque] ha sido repudiado y se va a encontrar en una posición muy difícil el 20 de enero a las 12.01 pm”, dijo.

En cuanto a su continuo impulso para revocar las elecciones, las investigaciones para declarar la ley marcial y su deseo de nombrar a Powell como su inquisidora personal, la Dra. Trump dijo que la idea de que Giuliani podría ser una voz de la razón en la Casa Blanca "debería aterrorizarnos a todos" y advirtió que el peligro para el país aumentará cada día hasta que Biden asuma el cargo.

"Es absolutamente increíble, pero nunca, jamás, podemos subestimar lo que es capaz de hacer", dijo.