Las inundaciones destruyen familias en Tennessee y los líderes republicanos no están de nuestro lado

El gobernador Bill Lee afirma que no es "lo suficientemente inteligente" para comprender el cambio climático

Skylar Baker-Jordan
martes 24 agosto 2021 18:34
<p>Hasta el momento, las inundaciones han dejado 22 muertos en el estado. </p>

Hasta el momento, las inundaciones han dejado 22 muertos en el estado.

Read in English

“La última vez que lo vi fue cuando lo acostamos”, dijo Kalaub Brian McCord sobre su hijastra, Kellen Cole Burrow, de dos años. La pequeña Kellen es una de las muchas que siguen desaparecidas después de que las inundaciones azotaran el centro de Tennessee este fin de semana. Estaba en los brazos de su madre cuando los rápidos se la llevaron.

Miles más se han visto afectados, perdiendo hogares y vehículos y preciadas reliquias familiares. Rural, boscosa y formada por ríos y arroyos, las inundaciones son una ocurrencia regular en el condado de Humphreys, a unas 70 millas (112 kilómetros) al oeste de Nashville. "Esta es peor que cualquiera de ellas", dijo el bombero retirado Richard Wheeler al New York Times. "Este es la peor".

No se equivoca. Hasta esta mañana, se informó que 22 personas murieron después de lo que los expertos creen que fue una cantidad récord de lluvia. Esta inundación es la más reciente de una serie de eventos climáticos severos que devastaron nuestro estado. El año pasado, una serie de tornados arrasó con parte de Middle Tennessee, mientras que "inundaciones históricas", según el Servicio Meteorológico Nacional, afectaron a varios condados.

Con toda esta evidencia y el consenso científico en torno al cambio climático provocado por el hombre, es imperdonable que nuestros políticos sigan fingiendo ignorancia. Durante su campaña para gobernador de 2018, el mandatario de Tennessee, Bill Lee, no tenía una agenda climática que ofrecer a los votantes. En cambio, hizo campaña en una plataforma de desregulación.

Aunque ha prometido en repetidas ocasiones proteger el medio ambiente, Lee ha hecho poco para combatir el cambio climático. Esto no es sorprendente, dado que al propio hombre le gusta declarar públicamente que es demasiado estúpido para entender la ciencia. En 2019, afirmó que no era "lo suficientemente inteligente" para saber qué causa el cambio climático. De alguna manera dudo que sea cierto; incluso su propio gobierno estatal reconoce que el cambio climático es real y representa una amenaza para Tennessee.

Si es demasiado tonto o demasiado cobarde para admitir la verdad, no puedo decirlo con certeza. Pero el hecho de que Bill Lee no diga que “el cambio climático es provocado por el hombre” y no asigne los recursos necesarios para proteger a Tennessee de ser devastado por él debería descalificarlo de su cargo. Sin embargo, es Greta Thunberg, en comparación con nuestros dos senadores estadounidenses.

El año pasado, el senador Bill Hagerty hizo campaña en una plataforma de desregulación y explotación ambiental desenfrenada. Se comprometió a "hacer todo lo que esté en su poder para detener el Green New Deal y luchar contra los intentos socialistas de prohibir el fracking". Hagerty también prometió derogar los estándares de combustibles renovables, reducir las regulaciones ambientales y promover el desarrollo y la exploración de combustibles fósiles. Es difícil imaginar una agenda más anti-ambiental.

Nuestra otra senadora, Marsha Blackburn, es igualmente mala. Ha pasado toda su carrera política negando o minimizando el papel del hombre en el cambio climático. Blackburn ha hecho un pasatiempo de denigrar el Green New Deal, oponerse a medidas favorables y copatrocinar proyectos de ley en el Congreso para eliminar los fondos para ayudar a las personas de bajos ingresos a climatizar sus hogares y evitar que se gasten dólares federales en el acuerdo climático de París.

Leer más: Inundaciones en Tennessee dejan al menos 10 muertos

Sin embargo, a pesar de las negativas republicanas, hay pruebas irrefutables de que el clima de Tennessee está cambiando. Mi abuelo y otros "veteranos" aquí en el este del estado comentan con frecuencia cuántas más precipitaciones recibimos ahora que cuando eran niños en las décadas de 1930 y 1940. Esto se apoya en la ciencia. Los datos muestran que Tennessee se está volviendo más cálido y húmedo.

De acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental (EPA), la precipitación anual en el estado ha aumentado en un 5% desde la primera mitad del siglo XX. Es probable que aumente aún más en las próximas décadas. En 2016, la EPA advirtió que “las inundaciones pueden ser más frecuentes” en Tennessee y que debemos comenzar a planificar en consecuencia.

Mientras tanto, otros eventos climáticos severos se están volviendo cada vez más comunes. Entre 2000 y 2020, el número anual promedio de tornados reportados en el sur, incluido Tennessee, aumentó en más del 50%. "De las 117 muertes combinadas por tornados en Estados Unidos en 2019 y 2020, 113 se produjeron en estados del sur", según un informe detallado de Dinah Voyles Pulver y Doyle Rice para USA Today. Veintisiete de ellas fueron en Tennessee, 19 ocurrieron en un solo tornado el año pasado.

Estas no son solo cifras. Cada una de esas 27 muertes, además de las 22 personas desaparecidas en las recientes inundaciones, es, o más bien era, un ser humano querido. Un compañero voluntario, como nos llaman aquí. Estas personas tenían familias y amigos, vidas y sueños. A medida que la crisis climática empeora y los eventos climáticos severos se vuelven más frecuentes en Tennessee, más de nosotros moriremos debido a la inacción de los funcionarios gubernamentales de hoy.

Francamente, nuestra gente se merece algo mejor. Esto incluye aprobar leyes que ayudarán a proteger nuestro medio ambiente y evitar que se produzcan los peores efectos del cambio climático, al mismo tiempo que financian iniciativas para ayudar a mitigar la amenaza ya presente. Tales iniciativas podrían incluir reducir la liberación de CO2 a nuestra atmósfera, restringir el desarrollo en áreas propensas a inundaciones, crear vías verdes para proteger arroyos y llanuras aluviales, y reubicar edificios y caminos propensos a inundaciones. Nada de esto es una conspiración socialista del Green New Deal. Todas estas son sugerencias tomadas directamente del gobierno del estado de Tennessee.

El cambio climático es real, está sucediendo y está afectando a nuestra gente. Veintidós habitantes de Tennessee han muerto, muchos más están desaparecidos y la amenaza no cede. Es hora de que nuestros políticos reconozcan la amenaza que representa el cambio climático para Tennessee y el resto del sur.

El tiempo no está de nuestro lado. Y ahora mismo, nuestros líderes republicanos tampoco.