Comunidades indígenas de Luisiana se recuperan del huracán Ida, pero son amenazadas por crisis climática

Luchando por su soberanía, las tribus buscan ayuda ante el aumento del nivel del mar y una creciente crisis climática, informa Alex Woodward

viernes 01 octubre 2021 21:13
<p>Cientos de residentes todavía viven en tiendas de campaña, remolques y caravanas, o en sus autos o casas dañadas por la tormenta</p>

Cientos de residentes todavía viven en tiendas de campaña, remolques y caravanas, o en sus autos o casas dañadas por la tormenta

Read in English

Theresa Dardar comenzó a pescar camarones a lo largo de los lagos y pantanos de Luisiana con su esposo Donald Dardar en 1974. Ahora, las vías fluviales del sur de Luisiana antes reconocidas, rodeadas de hierba de pantano y tierra frágil que proporcionaban una barrera protectora para las comunidades indígenas que vivían entre ellas, se mira más como aguas abiertas, dice ella.

“Los lagos no fueron identificados. Todas mis marcas habían desaparecido”, dice desde el porche del Centro Comunitario de la Tribu India de Pointe-Au-Chien, una cabaña de acero elevada en el borde del pantano en Pointe-Aux-Chenes. “No podría conducir sin que él me dijera adónde ir. Es tan abierto".

Las tormentas más severas alimentadas por la crisis climática han acelerado la pérdida de tierras costeras en Luisiana, junto con el aumento de la salinidad de las vías fluviales, la erosión de las islas de barrera y la falta de agua dulce para reponer el suelo en la tierra que protege a las comunidades indígenas remotas a lo largo de la costa e interior en de Luisiana. La infraestructura de petróleo y gas, incluidas las rutas de navegación excavadas en los humedales, acabó con lo que queda.

El huracán Ida azotó la costa el 29 de agosto con ráfagas de viento superiores a las 320 km/h, devastando muchas de esas comunidades tribales, incluida la Point-Au-Chien en Terrebonne y Lafourche.

“Si las tormentas siguen haciéndose más fuertes que Ida, casi nos aniquila esta vez, pero otra tormenta como esta, a menos que nuestros miembros puedan construir realmente fuerte, no volveremos a nada”, Dardar. "Nuestra casa probablemente no será lo suficientemente fuerte para nada más fuerte que eso".

A lo largo de un tramo de la carretera cerca del centro comunitario, solo se pueden habitar 12 casas, diafirma Dardar.

United Houma Nation, la tribu reconocida por el estado más grande, con 19 mil ciudadanos, estima que hasta tres cuartas partes de las casas de sus miembros sufrieron daños.

El jefe Shirell Parfait-Dardar, de la Banda Grand Caillou/Dulac de la Tribu Biloxi-Chitimacha-Choctaw, dice que ninguna de las casas de la Tribu de más de mil miembros no fue afectada por Ida.

Leer más: A su paso, huracán Ida deja a indigentes aún más vulnerables

Theresa Dardar lleva ayuda a un centro comunitario tras el paso de Ida

La destrucción de Ida sigue a décadas de negligencia institucional y una serie de crisis entrelazadas que enfrentan los miembros tribales de Luisiana: la colonización de tierras indígenas, una creciente emergencia climática y la falta de reconocimiento federal de varias tribus que, según ellos, les han negado el acceso a recursos críticos para su supervivencia.

Hay 11 tribus reconocidas por el estado en Luisiana. Cuatro tribus (la tribu Chitimacha de Luisiana, la tribu Coushatta de Luisiana, la Banda Jena de Choctaw y la tribu Tunica-Biloxi de Luisiana) han recibido el reconocimiento del gobierno federal.

Los miembros de las tribus dicen que la falta de reconocimiento federal les ha impedido una amplia gama de asistencia y financiación. También ha hecho que sea más difícil obtener ayuda inmediata, ahora más de un mes después de la llegada de Ida y su devastación que, según los ancianos de las tribus, es la peor que han visto en sus vidas.

Una casa en Pointe-Aux-Chenes, Louisiana se encuentra entre las docenas destruidas por Ida.

La tribu Pointe-Au-Chien de habla francesa, que tiene aproximadamente 800 miembros, reclama ascendencia de Chitimacha y otras tribus a lo largo del valle del río Misisipi. Las historias tribales en el sur de Luisiana están marcadas por la colonización francesa y estadounidense, la modernización, la educación segregada y una lucha constante por su soberanía. El aumento del nivel del mar y los impactos de la crisis climática también han alterado drásticamente las formas de vida tradicionales de las tribus.

Muchos miembros de Pointe-Au-Chien todavía se estaban recuperando del huracán Zeta, que despegó los techos de varias casas en octubre de 2020, cuando Ida impactó.

Dardar regresó a Pointe-Aux-Chenes tres días después del paso del huracán. Desde entonces, ha anclado el centro comunitario, que tuvo solo daños menores, todos los días, clasificando los suministros que llegan en camiones y se esparcen en las mesas al interior.

El centro y otras casas de la zona estuvieron sin agua ni electricidad durante varias semanas. La electricidad ha regresado lentamente a la región, pero miles de hogares son inhabitables: los vientos arrancaron paredes y techos, derrumbaron techos o dividieron edificios en dos o en montones de escombros.

Los residentes y funcionarios de las comunidades de pantanos en todo el estado se han frustrado con el ritmo de la ayuda federal, mientras que los legisladores estatales advierten al gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, y al gobierno del presidente Joe Biden, que la falta de viviendas seguras, estables e inmediatas para miles de personas que viven tras las secuelas de Ida ha provocado una crisis humanitaria.

“Nuestra gente también está sufriendo porque no tienen hogar, están dispersos”, dice Dardar. “Es difícil para todos. Ha perjudicado a toda la comunidad".

Cientos de residentes todavía viven en tiendas de campaña, remolques y caravanas, o en sus autos o casas dañadas por la tormenta, y muchas de las casas que sobrevivieron albergan a varios hogares.

Los funcionarios de Terrebonne han solicitado 10 mil remolques a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) para los residentes cuyas casas no se pueden habitar. Ninguno ha sido entregado, según el representante estatal Tanner Magee.

FEMA ha pagado habitaciones de hotel para aproximadamente tres mil 200 hogares en las zonas de Terrebonne y Lafourche, según la agencia, pero los residentes están pidiendo viviendas más cercanas a sus hogares, a medida que comienzan el laborioso proceso de remoción y reparación. Muchos hoteles del área no están disponibles y los funcionarios no anticipan enviar pronto remolques o casas móviles a través de FEMA.

Una vasta red de grupos de ayuda mutua y voluntarios ha apoyado las áreas más afectadas y las comunidades indígenas tras la tormenta. Los líderes tribales han creado campañas de GoFundMe y han presentado solicitudes urgentes en redes sociales para materiales de construcción y voluntarios para ayudar en la reconstrucción, así como productos de limpieza, detergente para la ropa y grandes envases de plástico para guardar artículos recuperables y muebles de almacenamiento para guardar los envases.

“Siempre dije que la gente de los pantanos es resistente. Por lo general, siempre nos recuperamos”, dice la Dardar. “Pero estoy muy preocupada, porque la mayoría de la gente aquí no tiene los fondos para reconstruir. Si FEMA no puede ayudar, realmente no sé qué van a hacer... Nos han descuidado. Siempre nos han descuidado”.

La comunidad de Pointe-Aux-Chenes, Luisiana, vista dos días después de que el huracán Ida tocara tierra.

La desaparecida Isle de Jean Charles, una de las comunidades más al sur de Luisiana en el borde del Golfo de México, ha perdido el 98% de su tierra en las últimas décadas, luego de la construcción de diques y proyectos de desviación de inundaciones, el aumento del nivel del mar y los constantes impactos de los huracanes provocados por la crisis climática.

En 2020, el estado sufrió cinco tormentas importantes, la mayor cantidad en un solo año. La isla ahora tiene aproximadamente el tamaño de tres campos de futbol. Los residentes están conectados a la isla por una sola carretera que frecuentemente desaparece bajo las aguas circundantes y durante las inundaciones.

La banda Isle de Jean Charles, de la tribu Biloxi-Chitimacha-Choctaw, se ha organizado en torno a su plan de reasentamiento durante casi dos décadas.

La tribu determinó que el reasentamiento "es la mejor manera de reunir a nuestros miembros tribales desplazados y reavivar nuestras formas de vida tradicionales" a medida que la isla se erosiona, según la Tribu, que prevé un espacio para viviendas sostenibles, un centro comunitario, áreas de recolección, programas de para guardar semillas y un museo, entre otros.

En 2016, Isle de Jean Charles fue la primera comunidad del país en recibir fondos federales para retirarse tierra adentro y evitar los impactos de la crisis climática, lo que The New York Times llamó los primeros "refugiados climáticos" de Estados Unidos.

Después de que el estado recibió una subvención de 98 millones de dólares del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos, incluidos 48 millones de dólares para reasentar a la tribu, el estado "secuestró" un plan de reasentamiento liderado por la tribu, incumpliendo las condiciones establecidas por la tribu, han afirmado los miembros.

La subvención apoyó la construcción de 150 casas en una parcela de 515 acres ( dos kilómetros cuadrados) en Schriever, aproximadamente a 40 millas (64 kilómetros) tierra adentro de la isla.

Después de Ida, el concejal de la tribu Chris Brunet regresó a Isle de Jean Charles y colocó un cartel amarillo al pie de su casa que decía: “ISLE DE JEAN CHARLES NO ESTÁ MUERTO. EL CAMBIO CLIMÁTICO apesta”.

Si las tasas de aumento del nivel del mar superan los seis a nueve milímetros por año, es probable que los humedales restantes de Luisiana se vean abrumados por el agua del océano dentro de 50 años, según Torbjörn Törnqvist, de la Universidad de Tulane, autor de un estudio de 2020 que encontró que la inmersión de la costa del estado es "probablemente inevitable".

El alarmante informe sigue a décadas de advertencias de las comunidades que viven en la llamada "primera línea" de la emergencia climática.

Los miembros tribales ahora están observando de cerca cómo responde una nueva administración a esas advertencias y si será suficiente.

"Debería haber sucedido hace años", declaró Dardar. “La costa es siempre lo último en lo que piensan. Tienen que cuidar la costa si quieren salvar algo. Tienen que proteger la costa. Tienes que intentar hacer algo y no se está haciendo nada ".