Julius Jones, condenado a muerte, ejemplo perfecto del averiado sistema de justicia de Oklahoma

La forma y los tiempos en que se aplican estas sentencias son temas profundamente controversiales. Si la ejecución de Jones sigue adelante, enfrentaremos hasta 30 más solo en el próximo año

jueves 18 noviembre 2021 16:46
Audiencia de clemencia Oklahoma Jones
Audiencia de clemencia Oklahoma Jones

La Junta de Indultos y Libertad Condicional de Oklahoma merece una felicitación por recomendar el indulto para Julius Jones, pero la lucha no ha terminado. La Junta votó hoy 3-1 para conmutar la sentencia de muerte de Julius Jones por cadena perpetua con posibilidad de libertad condicional. Jones ha cumplido 22 años en prisión y sería elegible para la libertad condicional de inmediato.

El gobernador Kevin Stitt aún debe aprobar la solicitud, y es libre de conmutar la sentencia por tiempo cumplido, lo que significaría la liberación inmediata de Jones, o cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional, o cualquier posibilidad intermedia.

No sabemos qué esperar de Stitt. Dos de los tres miembros que nombró para la Junta, Adam Luck y Kelly Doyle, votaron hoy por el indulto. El tercero, Scott Williams, se recusó. Luck y Doyle también votaron por indultar a John Marion Grant el 5 de octubre, pero estaban en una minoría de dos contra tres, y Grant fue ejecutado el jueves en la primera instancia de pena capital de Oklahoma luego de una moratoria de seis años debido a ejecuciones fallidas. Según relatos de testigos presenciales, Grant sufrió 24 convulsiones en todo el cuerpo y vomitó repetidamente durante diez minutos después de que se le administrara el primer fármaco, midazolam.

La nueva composición del consejo nos da esperanza. Luck y Doyle tienen experiencia en reforma de justicia penal y trabajo con personas sin hogar, así como en reinserción de prisioneros. Larry Morris, quien también votó por el indulto de Jones, tiene experiencia como consejero juvenil y trabajador social. En el pasado, la junta estuvo dominada por ex fiscales y jueces, que rara vez recomendaban el indulto. De hecho, el indulto ha sido recomendado solo tres veces en los últimos diez años, y las tres solicitudes fueron rechazadas por la entonces gobernadora Mary Fallin. La última vez que un gobernador conmutó una sentencia de muerte fue en 2010.

El sistema de justicia penal en Oklahoma está descompuesto: el estado es líder en ejecuciones per cápita a nivel nacional y es el segundo en el país en tasa de encarcelamiento. Y el caso Jones es un buen ejemplo de su deterioro. Bob Macy envió a 54 personas al corredor de la muerte en sus 21 años como fiscal de distrito del condado de Oklahoma, el condado más grande del estado. Macy se presentó en la escena del crimen el día después de que Paul Howell fuera asesinado a tiros y anunció que buscaría la pena de muerte. Aún no se había realizado ningún arresto. Todo lo que Macy sabía era que se trataba de un crimen de un negro contra un blanco en Edmond, Oklahoma, un suburbio próspero, en su mayoría blanco, de la ciudad de Oklahoma.

¿Se habría buscado la pena de muerte para Julius Jones si ese crimen se hubiera cometido en un suburbio menos rico, menos blanco o en el centro de la ciudad? Un estudio reciente mostró que la pena de muerte se pidió y se obtuvo en solo el 3 por ciento de los casos de homicidio en Oklahoma entre 1988 y 2012. La pena de muerte se impone rara vez, pero se hace de forma arbitraria. Se supone que está reservada para lo peor de lo peor, pero se deja demasiada discreción a los fiscales.

La petición de indulto de Jones se basó enteramente en su afirmación de que es inocente. Otros treinta presos condenados a muerte han agotado sus recursos y son elegibles para recibir fecha para su ejecución. Solo tres o cuatro de ellos alegan inocencia. Los demás pedirán misericordia. Muchos de ellos tienen problemas de salud mental y sufrieron abuso físico y sexual cuando eran niños.

Si dejamos de lado la cuestión de si Jones es inocente, la propia evidencia del estado fue que el arma que apuntaba a Paul Howell “simplemente se disparó”. Ese fue el testimonio de Chris Jordan, quien se declaró culpable de participar en el asesinato. ¿Califica esto como lo peor de lo peor? ¿Un robo de un auto que salió mal y el arma que simplemente se disparó?

Vuelta a la pena de muerte en Oklahoma

El fiscal hizo un extenso argumento durante la audiencia de hoy, en el que aseguró que Julius Jones era miembro de una pandilla en la década de 1990 y que tenía tatuajes de pandillas. Un mensaje cifrado con connotaciones racistas.

Tenemos la cautelosa esperanza de que Stitt apruebe la solicitud de indulto. Hizo campaña como un exitoso hombre de negocios, y los directores ejecutivos generalmente siguen las recomendaciones de sus juntas.

Stitt tiene la oportunidad de establecerse como un conservador que está dispuesto a hacer una verdadera reforma de la justicia penal. La Junta de Perdón y Libertad Condicional parece estar dispuesta a mostrar misericordia a los delincuentes condenados a muerte. Solo podemos esperar que Stitt apoye a su junta. Ese será un buen comienzo hacia la reconstrucción del sistema de justicia criminal de Oklahoma. De lo contrario, nos enfrentamos a hasta 30 ejecuciones el próximo año.

Don Heath es presidente de la Coalición de Oklahoma para Abolir la Pena de Muerte. También es ministro de una congregación de Discípulos de Cristo en Edmond, Oklahoma.