Cuarenta días para salvar una vida: La carrera para salvar a Julius Jones de la cámara de muerte

Julius Jones ha estado luchando para salir del corredor de la muerte de Oklahoma durante veinte años, condenado a muerte por un crimen que él, y un creciente cuerpo de evidencia, dice que no cometió. Este octubre, tiene una última oportunidad de defender su caso antes de la fecha de ejecución, escribe Josh Marcus

viernes 08 octubre 2021 19:30
Julius Jones fue condenado a muerte por el asesinato de Paul Howell en 1999 en los suburbios de la ciudad de Oklahoma, un crimen que dice que no cometió.
Julius Jones fue condenado a muerte por el asesinato de Paul Howell en 1999 en los suburbios de la ciudad de Oklahoma, un crimen que dice que no cometió.
Read in English

El asesinato de Paul Howell en 1999 fue absurdo y sensacional. Ocurrió frente a sus dos hijas pequeñas, devastó a su familia y sorprendió a la comunidad circundante. Cientos de oficiales y tropas SWAT con fuerte armamento se desplegaron por los suburbios de la ciudad de Oklahoma, en busca de dos adolescentes afroamericanos acusados de matar al próspero hombre de negocios blanco durante un robo de auto.

Una vez que la policía capturó a un sospechoso, Julius Jones, de diecinueve años, el fiscal más destacado del estado y la junta editorial de periódicos pidieron la pena de muerte durante varios días, mucho antes de que se establecieran todos los hechos.

Después de un juicio que siempre estuvo en primera plana el año después, cumplieron su deseo. Jones fue condenado a muerte. El sistema hizo justicia tal como se concibió entonces. La sentencia fue rápida y la más severa imaginable.

Pero a pesar del foco de atención sobre el caso, hay otro lado de esta historia que acaba de salir a la luz. Julius Jones siempre ha insistido en que es inocente, víctima de una frenética investigación policial y de una tormenta perfecta de venganza fiscal. Desde el momento en que fue arrestado, nunca ha podido presentarse ante el tribunal y compartir su versión completa de la historia, ni durante su febril juicio, ni durante las décadas de apelaciones infructuosas que siguieron. Ha permanecido en el corredor de la muerte de Oklahoma durante más de veinte años, un hombre vivo pero en gran parte consignado al silencio de la tumba. Hasta ahora.

Después de años de trabajo de familiares, activistas locales, defensores públicos y, más recientemente, pesos pesados de Hollywood como la actriz Viola Davis y la estrella de reality shows Kim Kardashian West, Jones tendrá una última oportunidad contra la justicia que dice que tiene veinte años de retraso. Sus recursos legales se han agotado, pero el 26 de octubre, Jones, que ahora tiene cuarenta y un años y ha pasado más tiempo viviendo en el corredor de la muerte que fuera de él, comparecerá ante los funcionarios de Oklahoma para defender su vida durante una audiencia de indulto. Si el gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, se conmueve por lo que oye, Jones podría ser sacado del corredor de la muerte y, en su lugar, ser condenado a cadena perpetua, abriendo la posibilidad de libertad condicional y, finalmente, quedar libre. Si Stitt no está convencido, la fecha de ejecución de Jones ya está fijada para el 18 de noviembre.

Jones fue enviado a la muerte durante el apogeo de la era "Duro contra el crimen". Su destino plantea la pregunta: después de años de activismo por los derechos civiles, ¿cuánto ha cambiado realmente el sistema de justicia penal y EE.UU en general?

Boy Scouts y 'superdepredadores'

Paul Howell, un ejecutivo de seguros de cuarenta y cinco años, fue asesinado a tiros en la entrada a casa de sus padres el 28 de julio de 1999. Su hermana, Megan Tobey, fue el único testigo ocular. Ella dijo que el tirador era un joven afroamericano que llevaba un pañuelo rojo sobre la cara y tenía unos centímetros de cabello asomándosele bajo un gorro.

Incluso para los estándares de la época, una era que dio a luz al ridículo estereotipo de "superdepredador" de los adolescentes afroamericanos asesinos, Julius Jones parecería un candidato poco probable a ser el rostro oculto debajo de esa máscara.

(La familia Howell no respondió a múltiples solicitudes de comentarios).

“A veces pienso en él como un pequeño Boy Scout o algo así”, dijo Madeline Davis-Jones, la madre de Julius, a The Independent. Julius participó de forma activa en la iglesia, en los deportes, ayudaba a los niños del vecindario con sus tareas escolares. "Le gustaba ayudar a la gente, supongo que ese es uno de sus problemas".

Su hermana menor, Antoinette Jones, recordó con cariño cómo Julius una vez la llevó a una feria donde prometió dejarla salir con sus amigos, solo para notar que la seguía en secreto desde la distancia para asegurarse de que estaba a salvo.

Julius fue uno de los dos únicos hombres afroamericanos que se graduaron entre el diez por ciento más alto de su clase en la escuela secundaria John Marshall de Oklahoma City. En el momento del asesinato de Paul Howell, estaba en la Universidad de Oklahoma con una beca académica .

Él fue uno de los niños que “lo logró”, pero el lugar del que salió fue bastante agradable también. Según Madeline, una maestra de escuela veterana, era el tipo de comunidad multirracial de clase media donde las personas se conocen y se llevan bien, y todos los padres parecían trabajar como un colectivo; los padres cuidaban a los hijos de los demás en los equipos deportivos y las familias se invitaban a picnics.

“Simplemente lo pasamos bien”, dijo. "No miras el color, pero era muy diverso".

Sin embargo, cuando se fue a la universidad, Julius comenzó a divagar. El verano después de su primer año, en 1999, comenzó a cometer delitos menores.

“Al ser joven, solo con ganas de tener dinero, empecé a robar. Robé ‘beeppers’. Robé cosas que podía vender”, dijo desde un teléfono de la cárcel en la serie documental de ABC de 2018 The Last Defense, que detalla su caso. “Lo malo está mal. No debería haberlo hecho. Y no estoy tratando de ocultarle a nadie que violé la ley, porque lo hice. Pero el violar la ley no me convierte en un asesino".

Ese verano, se volvió a conectar con un conocido llamado Chris Jordan. Se conocían de la escuela y del basquetbol, pero Jordan nunca se graduó y se unió a pandilleros, mientras que Julius se fue a la universidad. Jordan, que tenía un automóvil, llevaría a Julius, y Julius había hablado de tomar su examen ACT de ingreso a la universidad por él a cambio de dinero. Después de todo, le gustaba ayudar a la gente y también necesitaba el dinero.

Sus caminos pronto dividirían una vez más: Chris aceptaría un trato con los fiscales para evitar la pena de muerte en el tiroteo de Howell y testificaría contra Julius, y su viejo compañero de baloncesto se dirigiría al corredor de la muerte.

El pañuelo rojo

Dos días después de la muerte de Paul Howell, la policía localizó su GMC Suburban en un estacionamiento cerca de un deshuesadero conocido, que desmantelaba autos de origen dudoso y los vendía por repuestos. El dueño de la tienda era Kermit Lottie junto a Ladell King, conocido por la policía como un prolífico comerciante de autos robados. Ambos eran informantes profesionales de la policía de Oklahoma. Intercambiaban información con los policías en cargos menores o con una licencia tácita para operar sin obstáculos.

King afirmó, al igual que su socio Chris Jordan, que Julius había confesado haber matado a Howell y había intentado vender su Suburban a Lottie, quien se negó a comprar el vehículo. The Independent no pudo localizar a King para hacer comentarios, incluso mediante búsquedas de registros públicos.

Mientras tanto, Julius ha dicho que estuvo con su familia en casa durante el asesinato, mientras comía espagueti y jugaba Monopoly.

"Esta es una vida en juego", dijo su hermana Antoinette a The Independent . "Es una vida inocente en juego".

Después de ser arrestado, Julius respondió que Chris Jordan le había confesado el asesinato después del hecho, lo que Jordan negó.

Hubo una oportunidad que se desvaneció de forma rápida: mientras la policía buscaba a un sospechoso, Julius pudo haberse acercado y dar su versión de los hechos. Sin embargo, en ese momento, mientras una persecución se extendía por los suburbios en busca del asesino del señor Howell, Julius tenía demasiado miedo para actuar. Oklahoma, hasta el día de hoy, tiene la tasa de encarcelamiento de afroamericanos más alta del país, y Julius no confiaba en que el sistema lo protegiera si se ofrecía como voluntario.

"Tienes que entender que el entorno en el que crecí, la gente con la que crecí, no se suponía que debías hablar con la policía", dijo Julius al equipo del documental de ABC. "Te pueden pasar cosas malas a a ti o a tu familia".

Esas cosas malas lo encontrarían a él y a su familia de todos modos.

“Desde mi punto de vista, fue mitad y mitad. Había algunos policías buenos y algunos policías malos”, recuerda Antoinette del lugar. "Había muchos policías a principios de los noventa que estaban empeñados en tomar a los jóvenes afroamericanos y agregarles casos una vez que se habían incorporado al sistema".

Aún así, en su vecindario muy unido y en su propia familia, conocía a muchos agentes de la ley, que solían estar allí en los juegos deportivos locales y otros eventos comunitarios.

“Tenía entendido que la policía iba a hacer su trabajo y su trabajo era asegurarse de que las personas estuvieran a salvo”, continuó. “Nunca había tenido encuentros de verdad malos con la policía hasta la noche en que llegaron a mi casa y me apuntaron con un arma por primera vez”.

Una vez que la policía tuvo el nombre de Julius, comenzaron a cargar hacia una resolución. Los agentes rodearon la casa de la familia Jones, sacaron a los parientes de Julius a punta de pistola y entraron a la casa. En el interior, en un espacio reducido, encontraron un arma que coincidía con el arma homicida, envuelta en un pañuelo rojo.

No parecía importar que días antes del asesinato, Julius hubiera sido fotografiado al hacer donas en un estacionamiento vacío, con el pelo corto revuelto, y no el tipo de trenzas que Chris Jordan tenía en ese momento. Eso hubiera sobresalido debajo de un gorro. No pareció importar que las huellas de Julius no se encontraran en el auto. No pareció importar que la noche después del asesinato, Chris Jordan pidiera dormir en la casa de Jones por primera vez, donde durmió en un dormitorio cerca de donde se encontró el arma homicida, y que la familia de Julius presume haberlo visto merodear por las escaleras. No importaba que la información de los investigadores sobre la elaboración de casos procediera de un grupo de hombres con intereses creados y una vía fácil para evitar el escrutinio policial.

Jordan, a través de su abogado Billy Bock, negó que se hubiera producido algún tipo de inculpamiento. “No sucedió”, dijo Bock a The Independent . “Cierto, desde la posición de mi cliente, es otra forma de darle vueltas a la historia para tratar de desviar la responsabilidad. Entiendo completamente por qué hacen eso. Solo desearía que se basara en hechos ".

Quienquiera que colocó el arma en el pañuelo rojo y la escondió en la casa, una vez que fue encontrada, la policía tuvo una condena más que plausible. Tenían a su hombre. No iban a dar marcha atrás.

La comunidad quería una resolución y los fiscales que dependían de sus votos en cada elección querían la muerte.

'Esta sigue siendo una bonita ciudad'

Para comprender la creciente ola de miedo que atravesó el caso de Julius Jones, se debe comprender Edmond, Oklahoma, el suburbio donde tuvo lugar el asesinato y los arrogantes fiscales que intentaron vengarlo.

Fue uno de los numerosos suburbios similares en todo el país, donde numerosas personas se mudaron en masa ya que las ciudades tenían el mandato legal de integrarse en cuanto a la raza, después de las victorias de mediados de siglo del movimiento por los derechos civiles. Su población era rica y más del ochenta y cinco por ciento blanca. El asesinato desencadenó un pánico existencial sobre si la promesa de un lugar como Edmond seguía intacta. La cobertura de noticias en ese momento resaltó el aparente contraste entre la tranquilidad de un pueblo pequeño y el valor de la ciudad como todo menos como un choque de civilizaciones, al describir cómo los miembros de las pandillas pudieron haber "invadido el área aislada".

"No tiene sentido", dijo un residente a un periódico local. "¿Por qué en mi barrio?"

Después de que Julius y Chris fueron arrestados, un oficial de policía de Edmond dijo a las noticias de la televisión local: “Esta sigue siendo una ciudad agradable. Este sigue siendo un lugar seguro. Es por eso que buscamos a estas personas de forma tan agresiva".

De vuelta en la ciudad de Oklahoma, el vecindario de Julius se dividió. Algunos comenzaron a ignorar a la familia Jones. Otros escribieron cartas de apoyo y ayudaron a la familia a reparar el daño que la policía le había hecho a su casa durante el cateo. Otros estuvieron al tanto de lo que sucedió incluso años después, ya que todo esto ocurrió antes del mundo de Google y las noticias 24/7 en las redes sociales.

“Entre la comunidad y entre los maestros, solo puedo pensar en un padre que he conocido a lo largo de los años y que pensó que Julius era culpable”, dijo John Thompson, quien enseñó a ambos niños en la escuela secundaria John Marshall.

Pero el hombre encargado de procesar el caso, Robert "Cowboy" Macy, no tenía tales complejos sobre la ejecución de Julius Jones. Macy, ahora fallecido, fue uno de los cinco usuarios más prolíficos de la pena de muerte en el país durante su tiempo como fiscal de distrito del condado de Oklahoma, según un análisis del Centro de Información sobre Pena de Muerte. El autoproclamado vaquero usaba botas y una corbata de hilo pasada de moda, seguía jugando a las cartas en su escritorio con su foto a caballo, y hechos ficticios que promocionaban que era el "principal fiscal nacional en materia de pena de muerte". También tenía un historial de faltas flagrantes. Los tribunales revocaron casi la mitad de sus condenas a muerte por errores de la fiscalía o la policía. Según los informes, una vez empujó a un abogado opositor durante un juicio y fue expulsado de una sala del tribunal por buscar un arma después de que el jurado decidiera absolver a sus acusados.

Cinco días después del asesinato, Macy, que tenía una presencia enorme en los medios locales, dijo que Julius merecía morir. Un día después, el periódico más grande del estado respaldó su decisión.

Tanto las ejecuciones en sí mismas como el apoyo público a ellas alcanzaron su punto máximo a fines de la década de 1990. Julius Jones, entonces, fue acusado del peor crimen posible, en el peor momento posible, con el peor fiscal posible si quería seguir con vida. Las preguntas más precisas sobre la investigación policial, o el verdadero Julius, ahora no tenían nada que ver. Un adolescente afroamericano había matado a un hombre blanco, y eso fue suficiente.

“Tienes una historia tan clásica. Un estudiante de honor de la escuela John Marshall es acusado de este asesinato en los suburbios de Edmond”, dijo Thompson, el maestro. “El mensaje detrás de esto fue que hizo bien en dejar Oklahoma City e ir a Edmond. Porque mira, hasta el mejor de ellos puede cometer un crimen”.

A lo largo de los años, Thompson ha investigado para escribir una historia de la vigilancia policial en el área en el momento del caso de Julius Jones. Escuchó que uno de los lemas entre los fiscales era que "todos los reclusos de Big Max [el apodo de una prisión de alta seguridad en Oklahoma] son culpables del delito por el que fueron declarados culpables, o de otra cosa".

'No vi justicia'

El juicio de Julius Jones resultó una calamidad peor que la investigación policial que lo precedió. Su defensor público inicial, un abogado litigante experimentado, murió antes de que el caso entrara en la sala del tribunal. En cambio, un par de abogados sin experiencia, uno recién egresado de la facultad de derecho y otro que nunca había manejado un juicio de pena de muerte, se hicieron cargo del caso.

Kermit Lottie, Ladell King y Chris Jordan aceptaron absoluciones explícitas o esperaban probables beneficios legales portestificar sobre la versión policial de los hechos. El trato de Jordan fue suficiente para evitar la pena de muerte y, en cambio, obtener una sentencia de 30 años. El jurado no tuvo conocimiento de que Lottie y King habían sido previamente informantes de la policía. El defensor público original de Julius había solicitado todas las pruebas de cualquier acuerdo entre los fiscales y sus testigos para un trato especial en este u otros casos.

Lottie, en una entrevista con The Independent , negó ser un informante de la policía o haber contribuido a la eventual sentencia de muerte de Julius Jones .

"Nunca testifiqué contra ese tipo", dijo Lottie. “Nunca dije una mala palabra contra ese tipo. Nunca les dije nada a los fiscales. Nunca dije nada. No conozco al chico. Nunca lo conocí".

Los registros judiciales revelan que Lottie había servido antes como informante confidencial en 1995, y envió una carta llena de elogios a la fiscal Sandra Howell-Elliot, quien procesaba a Julius en ese momento. En ella describió cómo había ayudado a otros funcionarios de Oklahoma a conseguir “evidencias muy importantes” en otros casos y pidió "un poco de ayuda para mí".

Lottie enfrentaba cargos federales por drogas en ese momento, y los registros judiciales permanecen sellados con respecto a lo que se incluyó en su eventual sentencia, que se emitió tres días después de que Julius fuera condenado a muerte. La policía de Edmond pidió a los funcionarios federales indulgencia en la sentencia debido al estatus de Lottie como "testigo clave" contra Julius.

Desde entonces, dijo que la gente le ha disparado y amenazado a sus hijos por su participación en el caso.

"Estoy caminando con la espalda contra la pared", dijo. “Tengo familia aquí. Amenazaron a mis hijos y todo".

En otro lugar, los abogados defensores ecologistas perdieron caminos fáciles que habrían reforzado su caso, desde localizar la foto policial que mostraría que el cabello de Julius no se habría asomado debajo de un gorro, hasta llamar a cualquier miembro de la familia Jones al estrado, ni siquiera el propio Julius. Creyeron, de forma errónea, que una carta de la cárcel que Julius le había escrito a una novia contradecía su coartada.

En cambio, descansaron su defensa sin ofrecer una, y no hicieron mucho para impugnar el testimonio policial original de Jordan, que incluso los detectives que lo entrevistaron reconocieron que era errático y se contradecía en hechos clave. Algunos de estos eran si escuchó disparos, si vio morir a Howell, si tocó el arma en cuestión o si durmió en la casa de Julius.

“Lo que vi en la sala del tribunal no fue justicia. Vi a alguien que quería ganar, y no la verdad ”, dijo Antoinette sobre la experiencia. La diferencia entre la feroz confianza de los fiscales y sus defensores públicos fue aplastante.

David McKenzie, uno de los abogados litigantes de Jones, no respondió a una solicitud de comentarios, pero ha reconocido públicamente los problemas con la defensa.

El jurado de doce personas, once de las cuales eran blancas, votó por unanimidad a favor de la pena de muerte. En 2017, uno de los miembros del jurado reveló públicamente que una contraparte dijo que el juicio era una "pérdida de tiempo" y que la policía debería "simplemente sacar al ‘n-word’ y dispararle detrás de la cárcel". Los comentarios fueron informados al juez en ese momento, pero el jurado no fue modificado y el destino de Julius parecía sellado.

"Es esta pesadilla sin fin"

Chris Jordan salió de la cárcel a principios de 2014 y todavía vive en Oklahoma, de forma anónima, y trabaja como jornalero. Ha escrito cartas de disculpa a la familia Howell por el papel del que se declaró culpable, como conductor en el robo de auto que causó la muerte de Paul Howell. Cuando se comunica con el público, lo hace a través de su padre, luego a través de su abogado.

Mientras tanto, Julius Jones ha estado llevando a cabo una campaña de dos décadas para que se vuelva a escuchar su caso. Varias apelaciones estatales y federales, que alegaban un abogado ineficaz y un jurado parcial, han sido rechazadas. A diferencia de la mayoría de los lugares, Oklahoma tiene un sistema de apelaciones condensado donde los procesos de investigación de hechos y revisión de procedimientos ocurren de forma simultánea. Es muy difícil para quienes sientes que fueron condenados por error identificar los problemas con su caso y demostrar qué cosas habrían importado al mismo tiempo. Para la mayoría de los condenados a muerte, casi todos pobres, por lo general no existe el dinero o el acceso para este tipo de recurso legal de alto poder. Un informe bipartidista de 2017 de la Comisión de Revisión de la Pena de Muerte de Oklahoma encontró que este arreglo "aumenta el riesgo de que los funcionarios constitucionales", como los fiscales que retienen pruebas potencialmente exculpatorias, "no se corrijan".

Una ley federal, la Ley de Antiterrorismo y Pena de Muerte Efectiva de 1996, limitó aún más las opciones de Julius, ya que requiere que los tribunales de apelaciones federales den a los estados una gran deferencia en los casos capitales. La ley se inspiró en los atentados de la ciudad de Oklahoma en 1995 y preocupa que el atacante Timothy McVeigh evadiera la pena capital. McVeigh fue posteriormente ejecutado, tras una serie de casos estatales y federales, incluido uno dirigido por un carismático fiscal de Oklahoma llamado Robert "Cowboy" Macy .

Lo más significativo es que tres hombres diferentes, uno de los cuales se enfrentaba a cadena perpetua y otro condenado a muerte, ninguno de los cuales recibió incentivos ni conocía a Julius Jones, se presentaron y dijeron que Chris Jordan había confesado el asesinato de Howell en la cárcel, algo que sus abogados negaron.

El hecho de que ninguna de estas preguntas fuera suficiente para darle a Julius otra oportunidad de hacer justicia pesó mucho sobre su familia.

"Es como esta pesadilla interminable de la que no puedes despertar", dijo Antoinette. “La realidad de que aún no ha vuelto a casa, a veces es un poco asfixiante. Es casi como estar enterrada en una tumba de cemento. No puedes respirar pero necesitas sobrevivir. Te despiertas y aún te das cuenta de que todavía estás en este infierno ".

A veces, se pone ansiosa en su vida diaria, al tratar de recordar cada detalle para poder explicárselo a Julius durante las visitas. Ella le reza a Dios para que pueda experimentar el aire fresco de nuevo antes de morir.

La realidad de que eso nunca podría sucederse comenzó a establecer para todos a medida que cada apelación sucesiva se extinguía. Julius trató de mantenerse fuerte y seguir orando, pero de vez en cuando su comportamiento cariñoso terminaba y le revelaba a su familia que estaba luchando. Pasa veintitrés horas al día en su celda y no ha abrazado a su mamá desde que tenía diecinueve años.

“Estaba resignado a estar en el corredor de la muerte, nadie jamás conocería su historia”, dijo Cece Jones-Davis, líder del creciente movimiento Justicia para Julius. "Estaba listo para ser ejecutado para que su familia pudiera ser libre".

La exoneración será televisada

Su fecha de muerte incluso estaba programada, antes de que una serie de ejecuciones fallidas en Oklahoma inspiraran una moratoria temporal sobre la práctica en 2015 . Ese fue el primero de muchos acontecimientos fortuitos que revivieron las esperanzas de la familia Jones.

En 2016, un grupo de defensores públicos federales se hizo cargo de su caso y comenzó a buscar con todo las apelaciones restantes. Poco después, un equipo de filmación de ABC comenzó a producir The Last Defense, una serie de crímenes reales sobre Julius y otros casos de posible condena injusta, elegidos entre cientos de historias potenciales.

Más que cualquier proceso legal, el documental, producido por la actriz Viola Davis y mostrado a millones, es lo que revivió el caso de Julius y amplificó su caso para convertirlo en una causa.

"Julius todavía estaría sentado en la oscuridad y nadie sabría su nombre", dijo Davis, activista con sede en Oklahoma, sobre el impacto del programa. “La comunidad es más fuerte que estos sistemas contra los que estamos luchando. Estos sistemas son monstruosos, no me malinterpreten, pero cuando la gente ve que algo está mal y queremos hacer algo al respecto, estamos listos para comprometernos, eso es una fuerza en verdad poderosa ".

Pronto, celebridades como Kim Kardashian, la estrella de la NBA Blake Griffin y el presentador de televisión nocturno James Corden defendían la floreciente campaña Justice for Julius.

Los vecinos comenzaron a disculparse con la familia Jones por no quedarse con ellos después de ver el programa de ABC. Fue la primera vez que muchos en la comunidad se enteraron de lo que le sucedió a Julius. Algunas personas pensaron que se había ido al extranjero a jugar baloncesto.

Una petición de Change.org en nombre de Julius tiene más de 6,3 millones de firmas y las organizaciones de noticias comenzaron a destacar el caso una vez más. Fue casi exactamente lo contrario de cómo fue condenado en primer lugar: el público y los medios ahora clamaban por una apelación cuidadosa, no por una justicia dura.

En 2019, los defensores públicos de Julius presentaron una petición de clemencia ante el estado. Poco después, su campaña recibió otro impulso de Represent Justice, un grupo de defensa creado junto con el lanzamiento de la película de 2019 Just Mercy, que cuenta la historia del legendario defensor legal y fundador de la Iniciativa de Justicia Igualitaria Bryan Stevenson. Se estaba volviendo claro que el poder de la narrativa era el elemento final que faltaba, tal vez lo único posible, que podría haber sacado a Julius de su limbo legal lento y devastador.

"Una de las cosas de las que nos hemos dado cuenta es que la gente se está conectando con las historias más que con los hechos y las estadísticas", dijo el director ejecutivo de Represent Justice, Daniel Forkkio, a The Independent . “Son empáticos y están motivados y energizados en torno a la conciencia de una historia de la forma en que no están en torno a otras cosas”.

La condena injusta y las innumerables barreras que enfrentan los jóvenes afroamericanos para obtener una representación adecuada se están convirtiendo en temas de conversación a nivel nacional. Parecía, por fin, que la conversación pública en torno a la justicia penal, y lo que eso significa para personas como Julius, se había alejado de los "superdepredadores" y había vuelto a algo parecido a la decencia humana.

El 13 de septiembre de 2021, la Junta de Indultos y Libertad Condicional de Oklahoma recomendó 3-1 que el gobernador conmutara la sentencia de Julius, la primera vez que se instaba a una conmutación para un preso condenado a muerte en la historia del estado.

"Personalmente, creo que en los casos de pena de muerte no debería haber dudas", dijo el presidente de la junta, Adam Luck, sobre la decisión . "Y en pocas palabras, tengo dudas sobre este caso".

Pero el sistema, y muchos de los mismos individuos que buscaban la muerte de Julius, no estaban dispuestos a deshacerse de su dura convicción. Una semana después, le dieron la fecha de ejecución.

Justicia para Paul Howell

La familia Howell, que no respondió a las solicitudes para participar en esta historia, ha mantenido un perfil bajo en gran medida desde el asesinato de Paul. Sostuvieron que Julius era el asesino identificado de forma correcta, pero evitaron ser el centro de atención.

A medida que el movimiento Justicia para Julius comenzó a ganar fuerza, lanzaron una campaña propia, llamada Justicia para Paul Howell en las noticias y en las redes sociales. Ahora, la batalla por el caso se había trasladado al ámbito de las relaciones públicas, con sitios web ingeniosos que apuntaban a desarmar los puntos de la otra parte ante el jurado público. La familia Howell sintió que figuras famosas de alto perfil y medios de comunicación nacionales arrogantes habían secuestrado su historia para promover una agenda política. Comenzaron a sentir, como Julius había sentido antes que ellos, que el sistema y los medios de comunicación estaban en contra de ellos. Esto a pesar de que, en el sentido legal de la palabra, habían seguido ganando y su posición fue apoyada por funcionarios actuales y anteriores. Líderes como el actual Fiscal General de Oklahoma y su predecesor argumentaron que después de numerosas apelaciones fallidas, ante más de diez jueces de apelación, y una prueba de ADN en 2018 al pañuelo rojo que fue una coincidencia en disputa con Julius Jones, todo esto debería ser suficiente para permitir que este caso, y la familia Howell, por fin descansan.

“Estas celebridades e influencers no se molestan en contactarnos al respecto. Creo que lo más frustrante de todo esto es que influyes en tus seguidores. Si eres una celebridad, un influencer, un atleta, tienes muchos seguidores que te admiran”, dijo Rachel Howell, hija de Paul, a la KFOR de Oklahoma, el día en que se recomendó a Julius para la conmutación. “Creo que lo único que quiero que sepan estas celebridades es que piensen en la familia de la víctima. Tómense el tiempo para mirar al menos a ambos lados. No tienes toda la información ".

"Esto es David contra Goliat", agregó Clayton Howell, sobrino de Paul Howell.

Dijeron que estaban "devastados" por la recomendación de conmutación y calificaron el proceso legal de "de ninguna manera justo ".

Sandra Howell-Elliot, una de las fiscales que condenó a Julius, dio el raro paso de salir de su retiro para argumentar en la audiencia de conmutación que aún merecía la pena de muerte. Ella no respondió a una solicitud de comentarios de The Independent .

Jerry Bass, el juez que presidió el juicio original, comenzó a publicar en Facebook su apoyo a la ejecución.

David Prater, el actual fiscal de distrito, ha tratado de destituir a dos miembros de la Junta de Indultos y Libertad Condicional con el argumento de que su trabajo de reforma de la justicia penal los hace parciales, luego de que una solicitud similar fuera denegada en la Corte Suprema del estado a principios de este año. No respondió a una solicitud de comentarios de The Independent . Todos los ojos están ahora puestos en el gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, quien ha dicho que tomará una decisión después de la audiencia a finales de este mes.

El caso ha llegado a una etapa en la que nadie, ni la familia de la víctima ni el acusado ni los funcionarios que lo condenaron a muerte, siente que el proceso funciona como debería. Pero, después de más de veinte años, pronto llegará una resolución, de una forma u otra.

'No todo el mundo tiene esa oportunidad'

Si Julius es ejecutado, Davis-Jones cree que lo veremos algún día como el asesinato de George Floyd en 2020 por el ex oficial de policía de Minneapolis Derek Chauvin, o los linchamientos generalizados de hombres afroamericanos antes de eso, como una parodia de dimensiones históricas de los hechos históricos.

"Estamos en riesgo de volver a ver el tipo de desfracia que sucedió", dijo. “La gente debería preocuparse porque vivimos en la era de George Floyd. Vimos con horror lo que le pasó a ese hombre, cómo el sistema puso su rodilla en su cuello. Vemos ahora que el sistema tiene la rodilla en el cuello de otro hombre ".

Si Julius vive, marcará el ascenso de un nuevo tipo de coalición, donde los activistas y artistas afroamericanos, junto con el establecimiento de defensa legal y ciertas partes de los medios liberales, pudieron reunir el poder suficiente para recuperar una vida de la cámara de ejecución. Más tarde se demostró que casi una de cada nueve personas condenadas a muerte era inocente. También que las personas en América del Norte, sobre todo personas afroamericanas, han sido ejecutadas por delitos capitales desde 1608. Salvar incluso una vida afroamericana de la ejecución tiene un significado histórico.

Por supuesto, la familia Jones no conocerá la paz hasta que Julius esté fuera del corredor de la muerte, pero están agradecidos, después de veinte años de lucha, de que el mundo por fin quiera escuchar lo que Julius tiene que decir.

"Eso es por lo que hemos luchado todo el tiempo", dijo Antoinette. "Para que él pueda hablar en su propio nombre... No todo el mundo tiene esa oportunidad".

Lo que queda por ver es si ha pasado suficiente tiempo para que las personas adecuadas escuchen.

The Independent y la organización sin fines de lucro Responsible Business Initiative for Justice (RBIJ) lanzaron una campaña conjunta para pedir el fin de la pena de muerte en EE.UU. La RBIJ ha atraído a más de ciento cincuenta firmantes reconocidos de su Declaración de líderes empresariales contra la pena de muerte, con The Independent como el último de la lista. Nos unimos a ejecutivos de alto perfil como Ariana Huffington, Sheryl Sandberg de Facebook y el fundador de Virgin Group, Sir Richard Branson, como parte de esta iniciativa y nos comprometemos a resaltar las injusticias de la pena de muerte en nuestra cobertura.