First Aid Kit: “No somos estas hermanas inocentes tomadas de la mano, somos perras feministas enojadas”

El dúo sueco habla con Alexandra Pollard sobre su nuevo álbum de covers de Leonard Cohen, su juventud y miedo a cometer errores, y por qué es difícil estar enojado todo el tiempo

Alexandra Pollard
jueves 25 marzo 2021 00:20
Turquía: protestas feministas rechazan el retiro del Convenio de Estambul
Read in English

En el Día Internacional de la Mujer de 2017, First Aid Kit lanzó un grito de rabia pura de tres minutos y medio. "¿Cómo alguna vez pensaste que tenías derecho a poner tus manos de privilegiado en sus muslos?" cantaron las hermanas suecas en “You Are the Problem Here”, sus voces resquebrajándose sobre vociferantes guitarras eléctricas. "Espero que sufras". Escrito después de que la pareja leyó sobre otro caso de violación que no llegó a nada, fue la culminación de años de furia femenina. "Creo que esa canción realmente destrozó nuestra imagen de ser estas dos hermanas inocentes en un bosque cogidas de la mano", dice Klara Söderberg entre risas. “Eso no fue algo consciente, pero eso es lo que somos. Somos dos perras feministas enojadas".

Esta actitud poderosa ciertamente está en desacuerdo con la forma en que los medios de comunicación pintaron First Aid Kit cuando emergieron en la escena musical en 2008. Armadas con guitarras acústicas y armonías melifluas, fueron descritas en los periódicos como "princesas nórdicas" y "ángeles vestidos de cuadros escoceses" que hacen “folk con aroma a pino” y cuyo estilo de vida parecía “un pequeño Brady Bunch”. Los críticos las trataron con escepticismo y condescendencia, ya sea incapaces de ver más allá de los vestidos fluidos y el follaje (pasaban mucho tiempo en los bosques) o irritados por su precocidad. Un crítico, profundamente ofendido por el hecho de que dos adolescentes habían citado a Conor Oberst, Karen Dalton y Johnny Cash como influencias, las describió como "espeluznantes". “Se habla de muchas mujeres como... hadas”, dice Johanna. "Es frustrante porque esa primera impresión, es la que se queda".

En realidad, siempre hubo oscuridad en la música de First Aid Kit. Toma su primer disco sencillo exitoso "Emmylou". Una canción popular nítida y sofisticada sobre la relación entre Emmylou Harris y el desafortunado Gram Parsons, podría haber sido una canción de amor sentimental, pero también hacía referencia a fantasmas, engaños y vientos amargos que tenían que soportar. “Soy una maldita cobarde, pero tú también lo eres”, cantó el dúo en la canción principal de su álbum de 2012 The Lion's Roar. En su reluciente continuación americana Stay Gold dos años más tarde, los grandes arreglos y las brillantes melodías velaron un persistente pesimismo. "Siempre pensé que estarías aquí", dijo "Master Pretender", "Pero la mierda se vuelve loca y la gente simplemente desaparece". Bastante atrevido para las princesas nórdicas.

En esos primeros años, First Aid Kit luchó por reconciliar su música, su imagen y quiénes querían ser como personas. Iban a fiestas “y siempre había alguien que decía, ‘¡Oh, estás en esa banda!’”, dice Johanna, que ahora tiene 30 años y dio a luz a una niña en el encierro. “Entonces dices, 'Está bien, bueno, no quiero emborracharme y decir algo estúpido'. Ya eres consciente de ti misma cuando eres adolescente, luego está esta capa adicional de sentimiento de responsabilidad por la música y la banda. Pensando en ello ahora, es un poco una carga”.

En las entrevistas, hablaron de preferir los juegos de mesa a la fiesta. “No bebíamos ni consumíamos drogas, creo que teníamos miedo de hacer algo mal”, dice Klara. “Teníamos muchos valores: la música tenía que ser de cierta manera, teníamos que vestirnos de cierta manera, teníamos que actuar de cierta manera… Cuanto mayor me hago, más amplia es mi visión, menos juzgamos a las demás personas, menos nos juzgamos a nosotras mismas". “Realmente no tuvimos tiempo para ser jóvenes y equivocarnos”, agrega Johanna. “Queríamos centrarnos en nuestra música, pero es algo de lo que me arrepiento ahora. Tuve que hacer eso más tarde en la vida. Definitivamente nos perdimos algo”.

El dúo me habla por Zoom. Johanna bromea que están en su sala de estar, señalando con orgullo el enorme póster de Justin Timberlake detrás de ella, pero de hecho están en las oficinas de su sello en Estocolmo. El perro de Klara, Pablo, un pequeño perro rescatado con una mandíbula que sobresale que fue encontrado deambulando por las calles españolas, se sienta tranquilamente en su regazo. Son irónicas y comunicativas, ocasionalmente discutiendo: "¡Oh, no digas eso!" pero más a menudo animándose la una a la otra.

Leer más: Acusadora de Cuomo critica a los líderes nacionales por no preocuparse por las denuncias de mujeres

Están aquí para promocionar su (casi) nuevo disco Who by Fire. Un álbum de versiones de Leonard Cohen grabado en vivo en 2017, que comprende hermosas e inquietantes reinventaciones de canciones como "Suzanne" y "Famous Blue Raincoat", con un coro de 20 personas, una cinta transportadora de artistas invitados, actores de doblaje, una sección de cuerdas y una banda de ocho personas. Lo grabaron un año después de la muerte de Cohen, durante dos noches en el Royal Dramatic Theatre de Estocolmo. “Fue tan intenso”, recuerda Johanna. "Usamos actores, teníamos un director musical, nada de conversaciones superficiales entre canciones". “Esta fue nuestra ceremonia para él, nuestro funeral, nuestra despedida”, dice Klara. "Intentamos imaginar que estaba en la sala cuando actuamos".

Siempre han adorado a Cohen. "Él tiene las melodías, las letras... ¡La cara!", dice Johanna, riendo tan fuerte que me pregunto si me estoy perdiendo una broma privada. “Hay comentarios políticos”, continúa, “hay canciones sobre el amor, el sexo, la religión. Hay humor. Todo está ahí".

Sin embargo, saben que no es perfecto. Después de grabar Who by Fire , vieron Marianne y Leonard: Words of Love , un documental sobre la relación de Cohen con su “musa” Marianne Ilhen. “Creo que fue entonces cuando nos dimos cuenta de lo problemático que es todo el concepto de musa”, dice Johanna. “Amo a Cohen pero… eso hizo que en realidad me gustara menos. Habla mucho de ser un mujeriego. Creo que mucha gente ha idealizado a Marianne como musa y ella era básicamente su ama de llaves. Su vida estaba tan basada en la de él. Es un poco triste toda esa historia". Por otra parte, agrega: "Creo que se debería poder separar el trabajo de la persona que está detrás".

Eso se hace más fácilmente con los hombres. Por lo general, se espera que las mujeres sean modelos a seguir: "princesas" y "ángeles", cuyos bordes irregulares se han lijado para suavizarlos. Para Klara y Johanna, su deseo de ser siempre "amables" a menudo se ha producido a expensas de su propia comodidad. "No quieres ser una perra grosera, quieres ser complaciente", dice Klara. “Hemos estado en situaciones con periodistas masculinos en las que han dicho cosas realmente jodidas, y te sientas allí y dices, ‘Está bien, no quiero armar un escándalo’”.

También han luchado con la forma de abordar las temidas preguntas de las "mujeres en la música". “Creo que los hombres también deberían hablar de eso”, dice Johanna. “Como mujer, se supone que tú eres la que está a cargo del cambio y no es así como debería ser. Es difícil estar enojada todo el tiempo. Realmente no puedes caminar con eso porque realmente no tienes dónde ponerlo. También solo tienes que vivir tu vida. Creo que hacemos nuestra parte simplemente siendo ... '¡mujeres en la música!'”, Se ríe. “Nos tomó mucho tiempo conseguir ese tipo de respeto que la mayoría de las bandas masculinas habrían tenido automáticamente. Hemos tenido que luchar por ello de otra forma. Escribiendo nuestras canciones, tocando nuestros instrumentos y estando ahí… ” Ella se encoge de hombros. "Creo que marca la diferencia".

Lo hace cuando la música es tan buena como la de ellas. El álbum original más reciente de First Aid Kit, Ruins de 2018, fue una colección expansiva de canciones de amor escritas a raíz de una ruptura. En eso, Klara se volvió hacia sí misma. “Me rindo tan fácilmente / Y me rindo instantáneamente”, cantó en “Nothing Has to Be True”. "¿Por qué me hago esto a mí misma?" preguntó con amargura en "Fuegos artificiales".

“Es un disco triste”, dice Klara. “Mirando hacia atrás, soy bastante dura conmigo misma. Me culpo por muchas cosas, que es lo que hago". “Es gracioso que seas tan dura contigo misma”, dice Johanna, “porque eres la persona más considerada que conozco. Te preocupas mucho por lo que piensan los demás. Casi demasiado". Klara asiente. "De hecho, escribí una canción llamada “Be Kind”, porque solo necesitaba decírmelo a mí misma después de reprenderme a mí misma". Ella nunca lanzó la canción.

La semana que salió Ruins, Johanna también rompió con su novio. “Estuve muy deprimida todo ese año”, recuerda. “Tener que cantar sobre eso todos los días fue horrible. No quiero cantar más sobre eso. Quiero que la próxima cosa sea feliz". Hay una pausa. "No lo será". Ella ríe. "No sabemos cómo escribir canciones felices".

Who by Fire sale el viernes 26 de marzo.