Discusiones de energía limpia deben ser sobre personas, no políticas

Los gobiernos tendrán éxito en sus objetivos de emisiones netas cero si las personas se benefician de los cambios

Dan Jørgensen,Fatih Birol
miércoles 17 febrero 2021 15:57
<p>Con tal de hacer realidad las intenciones de un verdadero cambio climático a favor de nuestro planeta, se creó una nueva comisión compuesta por diversas naciones que se comprometerán a implementar acciones a corto plazo para evitar más contaminación.</p>

Con tal de hacer realidad las intenciones de un verdadero cambio climático a favor de nuestro planeta, se creó una nueva comisión compuesta por diversas naciones que se comprometerán a implementar acciones a corto plazo para evitar más contaminación.

Read in English

Está cobrando impulso la lucha contra el cambio climático. La cascada de compromisos de países y empresas de reducir sus emisiones de carbono a cero para 2050 o poco después, está alimentando una nueva sensación de optimismo.

Todavía queda mucho trabajo por hacer para ver estas ambiciones. Hacerlo traerá un cambio enorme a la infraestructura energética del mundo, desde cómo calentamos edificios y alimentamos electrodomésticos hasta cómo fabricamos acero y combustible para automóviles, aviones y barcos. Esa transformación, a su vez, tendrá impactos, tanto grandes como pequeños, en la vida de miles de millones de personas en todo el planeta. Algunos sectores crecerán significativamente, otros inevitablemente declinarán.

Existe el riesgo, en medio de toda la charla sobre objetivos, tecnologías y políticas, de que olvidemos de qué se trata todo esto: las personas. Necesitamos hacer todo lo posible para limitar el calentamiento global para que podamos lograr un futuro mejor para todos en el planeta. Y debemos asegurarnos de que los esfuerzos para abordar la crisis climática cambiando rápidamente a energías limpias puedan permitir a los ciudadanos beneficiarse de las oportunidades y navegar por las interrupciones de esta transformación, evitando aumentos en el desempleo e impactos sociales negativos.

Los gobiernos deben encontrar formas de comprender y abordar los impactos sociales y económicos de las transiciones de energía limpia en las personas, las empresas y las comunidades. Las políticas solo tendrán éxito si garantizan que las personas puedan beneficiarse de los cambios y protegen a quienes podrían ser vulnerables a ellos.

Muchos países se están centrando ahora en estos temas y buscan oportunidades para intercambiar ideas y aprender de la experiencia de los demás en cuestiones como el empleo, la inclusión y la equidad.

Para ayudar a abordar esta necesidad de una comprensión más clara de lo que funciona y lo que no, hemos convocado una nueva comisión global que tiene como objetivo poner a las personas en el centro de las transiciones energéticas. La comisión, Our Inclusive Energy Future, está dirigida por Dinamarca y reunirá a líderes, tomadores de decisiones y pensadores clave para examinar cómo hacer que estas transiciones sean equitativas y exitosas, y compartir sus hallazgos, en términos de mejores prácticas y acciones recomendadas. con gobiernos, empresas, grupos de la sociedad civil y todos los interesados en estos temas críticos.

Los miembros de la comisión incluirán al primer ministro de Guyana, así como ministros del gobierno y otras figuras destacadas de Bélgica, Canadá, Chile, Colombia, Francia, Indonesia, Italia, México, Noruega, Omán, Senegal, España y Estados Unidos. También incluirá representantes de perspectivas clave, como los trabajadores, los que no tienen acceso a la energía y, por supuesto, la voz vital de los jóvenes. Anunciaremos miembros adicionales de la comisión en un futuro próximo.

La comisión entregará sus recomendaciones en noviembre, a tiempo para la conferencia sobre cambio climático Cop26, donde serán un aspecto importante de las discusiones críticas sobre la acción climática.

Si se hace bien, la transición a la energía limpia mejorará la vida de las personas, brindándoles los beneficios de una energía segura, asequible y limpia. Creará nuevos puestos de trabajo y nuevas oportunidades profesionales.

Un ejemplo podría ser la ciudad portuaria danesa de Esbjerg, que está en camino de transformarse de un punto de tránsito para la industria del petróleo y el gas del Mar del Norte en un centro de tecnologías de energía limpia. Esto incluye la construcción de parques eólicos marinos y la exploración del potencial de utilizar antiguos pozos de petróleo para almacenar de forma segura el CO2 capturado de la industria pesada o las centrales eléctricas. En Esbjerg, las mismas personas y empresas cuyo trabajo una vez consistió en extraer carbono del subsuelo se ganarán la vida devolviéndolo.

Este es un ejemplo alentador, pero es solo uno. Somos muy conscientes de que Dinamarca y otras economías avanzadas todavía están lejos de sus objetivos climáticos y de energía limpia, y lejos de ser perfectos en todos los aspectos. Los desafíos que enfrentan los países europeos ricos son muy diferentes de los que enfrentan las economías emergentes y en desarrollo, donde la crisis de Covid-19 en muchos casos está socavando los esfuerzos para mejorar el acceso de las personas a servicios básicos como alimentos, energía, atención médica y oportunidades laborales.

Esto resalta que abordar la crisis climática y lograr transiciones exitosas a energías limpias no son simplemente esfuerzos nacionales que los países pueden manejar individualmente. Estamos en un momento único en la historia a medida que reestructuramos nuestras economías donde los desafíos son complejos y globales. Al poner a las personas en el centro de esto, al trabajar juntos y aprender unos de otros, podemos mejorar la vida de todos nosotros.

Dan Jørgensen es ministro danés del Clima, Energía y Servicios Públicos. Fatih Birol es Director ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía