Covid, conflicto y crisis climática ponen en riesgo el futuro de los jóvenes

Tenemos que reconocer que nuestras decisiones, que contribuyeron al cambio climático y al conflicto, agobian a los jóvenes, escribe Patricia Scotland

jueves 07 octubre 2021 23:12
Read in English

Durante las últimas semanas, se produjeron acontecimientos dramáticos alrededor del mundo en medio de una emergencia de salud pública que ya empeoraba. Afganistán cayó ante los talibanes, un poderoso terremoto arrasó partes de Haití y un importante informe advirtió que es probable que las temperaturas aumenten 34° F (1,5 °C). Nuestro mundo está en crisis.

Estas realidades sombrías están causando estragos en el bienestar de las personas en todas partes del mundo, en particular a los jóvenes que sienten una sensación de ansiedad debido a las predicciones para su futuro y nuestro planeta.

La cobertura de noticias políticas, climáticas y de salud de todo el mundo es un diluvio de informes que parecen implacables y casi apocalípticos sobre el sufrimiento humano. Sin embargo, muchos jóvenes se vieron obligados o han elegido dedicar su valioso tiempo y energía juvenil para ayudar a combatir la propagación del virus, defender los derechos humanos y liderar el movimiento climático.

A veces hay ira o una oscura sensación de desesperanza, y para muchos, la ansiedad se convierte rápido en la norma más que en una excepción. La mitad de todos los problemas de salud mental comienzan a los catorce años de edad y la mayoría de los casos no se detectan ni se tratan. Mientras tanto, la depresión es una de las principales causas de enfermedad y discapacidad entre los adolescentes. Este contexto ha sido muy ignorado en nuestra respuesta a una pandemia o acción climática.

Los estudios muestran un alto nivel de estrés tóxico en las niñas y los niños que han vivido un conflicto o una disociación, mientras que la investigación también sugiere que los cambios climáticos afectan tanto al inicio como en la gravedad de la depresión en las personas, con la juventud en el centro de la tormenta de "eco-ansiedad".

Aunque en realidad podría ser demasiado pronto para medir el alcance total de su impacto, las encuestas hablan de los efectos devastadores de la pandemia, y los jóvenes describen cómo está desencadenando una nueva ola de ansiedad severa y autolesiones.

La pandemia también interrumpió los servicios críticos de salud mental en el noventa y tres por ciento de los países del mundo, lo que dejó a muchos jóvenes sin ayuda profesional. Es importante reconocer el impacto negativo a largo plazo que la inacción tendrá en las vidas de los jóvenes cuya salud mental sufre un asalto silencioso y despiadado por las consecuencias de largo alcance del clima, el conflicto y el covid .

Necesitamos priorizar de forma urgente la acción con y hacia nuestros jóvenes para proteger su bienestar y perspectivas futuras. Sin un compromiso inmediato, partimos mal preparados para nuestro futuro en un mar peligrosamente tormentoso mientras navegamos en una embarcación endeble, sin remo.

Hay buenas razones para preocuparse. Nuestro nuevo informe del índice de desarrollo juvenil global, que mide el estado de los jóvenes en 181 países contra 27 indicadores, donde por primera vez se incluyó el bienestar mental, muestra áreas de preocupación en realidad oscuras entre los brillantes horizontes de esperanza.

El progreso en relación con los indicadores de salud mental se ha deteriorado entre 2010 y 2018. La legislación en la mayoría de los países está desactualizada y le quita derechos de las personas con enfermedades mentales en lugar de protegerlas. La persistencia del estigma relacionado con la salud mental agrava esos factores perjudiciales, al igual que la renuencia a otorgar a las personas con enfermedades mentales debilitantes la misma prioridad y financiación que muchos otros tipos de enfermedades.

Lo que es más alentador, notamos una mejora general del tres por ciento en las condiciones de los jóvenes entre 2010 y 2018, a pesar de que el progreso ha sido lento. La pandemia, según todos los indicadores, ha tendido a secuestrar y ralentizar el progreso, a la vez que aplana la trayectoria ascendente. El informe se basó en las preocupaciones y prioridades expresadas por los jóvenes, que nos pidieron que pusiéramos el foco en cuestiones a menudo ignoradas, como la discapacidad de los jóvenes, incluida la salud mental, para la que nuestro índice destacó una enorme brecha de datos.

Ahora que estamos, con suerte, más cerca del final de la pandemia y nos preparamos para la reconstrucción, debemos tomar nota del llamado que hizo el informe a los gobiernos para que reformen su legislación de salud mental de acuerdo con los principios de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidades.

La legislación en sí misma no garantiza el cambio. Necesitamos involucrar a todos, comenzar por abordar los problemas sistémicos que hacen que los jóvenes sean vulnerables, educar a las personas sobre el estigma de la salud mental, considerar las perspectivas de los jóvenes en las reformas legislativas, dedicar los recursos adecuados a los servicios de atención y tratamiento, y priorizar la investigación sobre los efectos de la pandemia en las mentes jóvenes, así como las formas de mitigarla.

Debemos reconocer que nuestras decisiones, que han contribuido al cambio climático y al conflicto, agobian a los jóvenes y es nuestra responsabilidad protegerlos no solo ofreciéndoles mecanismos de supervivencia, sino también combatiendo las causas fundamentales.

Tales desafíos pueden parecer insuperables, pero enfrentarlos de frente es la única solución razonable; de lo contrario, corremos el riesgo de acumular problemas para el futuro, lo que sería perjudicial para todos nosotros. La conversación global debe ir más allá de simplemente hablar sobre la resiliencia, para implementar acciones prácticas que ayuden a que los que más necesitan atención y apoyo de urgencia estén satisfechos consigo mismos y saludables.

Nuestra tarea ahora es movilizar y liderar, y persuadir a la comunidad internacional, que ya ha asignado billones de dólares para salvar a las economías de los efectos de la pandemia. Todo esto para que se adopte el mismo deber de cuidar a los más vulnerables entre nosotros: nuestros niños y niñas.

Patricia Scotland QC es secretaria general de la Commonwealth of Nations