¿Quiénes son los uigures y por qué se enfrentan a la opresión de China?

Beijing se enfrenta una creciente presión por el trato a un grupo minoritario, mientras las sanciones de ojo por ojo aumentan las tensiones

Adam Forrest
domingo 28 marzo 2021 21:10
Cruce de sanciones entre la Unión Europea y China
Read in English

China se enfrenta a crecientes críticas por el trato que da a la población uigur en la provincia de Xinjiang tras las denuncias de campos de trabajos forzados y esterilización masiva.

El gobierno de Boris Johnson ha acusado a Beijing de abusos “atroces” contra el grupo minoritario y ha impuesto sanciones a los funcionarios chinos considerados responsables de presuntas violaciones de derechos humanos.

China ha respondido con sanciones a las instituciones británicas y a varios de los parlamentarios conservadores que han sido los más expresivos sobre los uigures, incluido el exlíder del partido conservador Iain Duncan Smith.

Entonces, ¿quiénes son los uigures? ¿Y qué tipo de evidencia hay detrás de estas afirmaciones? The Independent echó un vistazo más de cerca a un grupo en gran parte olvidado por el mundo.

¿Quiénes son los uigures?

Los uigures son un grupo étnico minoritario de musulmanes que viven en la región noroccidental china de Xinjiang. Se estima que hay 11 millones de uigures en la región, casi la mitad de su población total.

Leer más: China está ganando la carrera mundial hacia la energía limpia, pero no es demasiado tarde para ponerse al día

Los musulmanes uigures han estado allí durante cientos de años y hablan un idioma relacionado con el turco. Se cree que sus antepasados pueden haber venido de una patria anterior de los turcos en la parte norte de Asia central.

Algunos uigures no aceptan que Xinjiang -oficialmente una “región autónoma”- sea parte de China, citando evidencia de que sus antepasados vivieron en el área antes de que las dinastías Han y Tang establecieran su dominio en el área.

¿Qué tipo de abuso se cree que está ocurriendo?

Hay pruebas creíbles de que hasta un millón de uigures y otras minorías musulmanas están recluidas en centros de detención de "reeducación" en Xinjiang, según un informe del Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación Racial.

Beijing ha negado cualquier maltrato, afirmando que estos campamentos son "centros de formación profesional" que ayudan a acabar con el extremismo de los separatistas islamistas, además de brindar a la gente nuevas habilidades.

Sin embargo, un informe de 2018 de Amnistía Internacional encontró que la detención arbitraria de los uigures musulmanes en toda la provincia estaba muy extendida. El grupo de exiliados Congreso Mundial Uigur afirma que los detenidos están recluidos sin cargos y obligados a someterse a un intento de adoctrinamiento gritando consignas del Partido Comunista Chino.

En julio de 2020, cuando se enfrentó a perturbadoras imágenes de video que mostraban a hombres con los ojos vendados arrodillados y esperando ser llevados a trenes en Xinjiang, el embajador de China en el Reino Unido le dijo a la BBC que el video podría ser "falso". El video fue autenticado por los servicios de seguridad australianos.

¿Qué hay detrás de las afirmaciones de "esterilización masiva"?

Existe evidencia de que el gobierno chino está tomando medidas draconianas para reducir las tasas de natalidad entre los uigures como parte de una campaña para frenar a la población musulmana. Un informe publicado en 2020 por el académico Adrian Zenz afirmó que las autoridades chinas estaban obligando a las mujeres uigures a esterilizarse o colocarse dispositivos anticonceptivos en Xinjiang.

Una investigación de Associated Press en 2020 descubrió que las mujeres en la provincia se han enfrentado a multas y amenazas de detención por violar los límites de tener bebés. También encontró que las autoridades les obligan a las mujeres uigures a colocarse dispositivos intrauterinos (DIU), y las imponen la esterilización e incluso el aborto.

Y en enero de 2021, hubo indignación por un tuit de la embajada china en Washington que afirmaba que las políticas gubernamentales habían liberado a las mujeres de la etnia uigur de ser "máquinas para hacer bebés". Un funcionario chino negó que Beijing haya impuesto medidas coercitivas de control de la natalidad.

¿Qué acción política se ha tomado?

Estados Unidos fue el primero en imponer sanciones a funcionarios, empresas e instituciones chinas vinculadas al trato de China a los uigures. En julio de 2020, el Departamento de Comercio de EE.UU. agregó 11 empresas chinas a la lista negra económica de EE.UU.

En marzo de 2021, Gran Bretaña, EE.UU., Canadá y la UE acordaron nuevas sanciones a los funcionarios chinos considerados responsables de abusos de derechos humanos en el territorio autónomo del noroeste del país.

El secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, dijo que se impuso un paquete de prohibiciones de viaje y congelamiento de activos contra cuatro altos funcionarios y la Oficina de Seguridad Pública del Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang, administrada por el estado.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China respondió diciendo que había sancionado a nueve ciudadanos británicos, incluidos cinco parlamentarios conservadores, alegando que habían "difundido maliciosamente mentiras y desinformación". A los nueve británicos se les prohibirá la entrada a China y las instituciones chinas no podrán hacer negocios con ellos.

Francia también se ha pronunciado al condenar el trato recibido por el grupo étnico. El ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, dijo que era "repugnante e inaceptable" y pidió que se permitiera a los "observadores internacionales independientes" inspeccionar las condiciones en Xinjiang.

¿Qué pasa con las empresas privadas que utilizan mano de obra uigur?

Más de 180 grupos de derechos humanos han instado a marcas desde Adidas hasta Amazon a que pongan fin al abastecimiento de algodón y ropa de la región de Xinjiang y corten los lazos con cualquier proveedor en China que se beneficie de lo que dicen ser "trabajo forzoso".

Si bien la mayoría de las marcas de moda no se abastecen de fábricas en Xinjiang, es probable que muchas de sus cadenas de suministro estén contaminadas por el algodón recogido por los uigures que se exporta a través de China y es utilizado por otros proveedores, dijo una coalición de organizaciones en una carta.

Más del 80 por ciento del algodón de China proviene de Xinjiang. “Las marcas y los minoristas reconocen que hay un problema masivo en la región y que sus cadenas de suministro están expuestas a un grave riesgo de trabajo forzoso”, dijo Scott Nova, director del Consorcio de Derechos de los Trabajadores (WRC) con sede en Estados Unidos.