Los latigazos que reciben los haitianos en la frontera comprueban que Biden es tan malo como Trump en migración

Como una persona de color esta imagen fue la realidad de mis pesadillas

Nylah Burton
martes 21 septiembre 2021 22:48
<p>Cambiamos de gobierno en enero y, sin embargo, Estados Unidos no se ha vuelto más hospitalario con quienes buscan seguridad del peligro y una vida mejor para sus familias</p>

Cambiamos de gobierno en enero y, sin embargo, Estados Unidos no se ha vuelto más hospitalario con quienes buscan seguridad del peligro y una vida mejor para sus familias

Read in English

Cuando el país reemplazó al presidente Donald Trump con el presidente Joe Biden, muchos de nosotros juramos que nos mantendríamos atentos y responsabilizaríamos a Biden tal como lo hicimos con su predecesor abiertamente intolerante. Cuando Trump fue presidente, los liberales e izquierdistas del país denunciaron constantemente sus políticas opresivas, especialmente en lo que respecta a la inmigración. Ellos, correctamente, identificaron que las instalaciones de detención de inmigrantes eran, de hecho, campos de concentración y con frecuencia protestaban contra los "niños enjaulados".

Pero el lunes, cuando vi imágenes de un oficial de la patrulla fronteriza que aparentemente azotaba a refugiados haitianos en la frontera entre Estados Unidos y México, se hizo evidente que no habíamos hecho lo que dijimos que haríamos. Para los oponentes de Trump, todo estaba en su poder para cambiar. Era el rostro de la crueldad estadounidense. Para los facilitadores de Biden, él es simplemente una figura decorativa y las advertencias están vagamente dirigidas al "gobierno" o la "administración", en lugar del propio Biden, que es el jefe de estado.

Hoy, Estados Unidos se levantará frente a la Asamblea General de la ONU. Se hablarán elocuentes palabras sobre cómo el presidente Biden está intentando, y según él, logrando, curar al país del daño de un posible dictador. Hablarán sobre cómo la justicia y la rectitud han regresado al país y cómo todos los que viven aquí están ahora en el camino hacia una vida mejor. Todo esto serán mentiras, y la evidencia se esparce por todo Twitter. No puede haber justicia en un país donde los refugiados haitianos son azotados. Y si no puede haber justicia, entonces no debemos permitir que haya paz. ¿Dónde está la rabia colectiva que avivó el fuego contra Trump? La necesitamos ahora, más que nunca, con el mundo mirando.

Como una persona de color, cuya familia ha soportado los horrores de la esclavitud, la colonización y el encarcelamiento masivo, esta imagen fue la realidad de mis pesadillas. Me hace llorar de rabia saber que las personas de color siguen siendo controladas con armas parecidas a látigos, tal como lo fueron nuestros antepasados esclavizados; y me enfurece que algunos de nosotros recibamos comodidades y éxito profesional para restar valor al hecho de que poco, en general, ha cambiado.

Si nuestra actualidad tiene similitudes asombrosas con las del sur previo a la guerra, entonces definitivamente tiene similitudes asombrosas con la era Trump, de la que recién salimos en enero de este año. En lugar de intolerancia grosera, se nos está dando cortesía. Pero se siente como el mismo mal.

Cuando se le preguntó sobre los azotes a los haitianos en la frontera, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que las imágenes eran "horribles de ver" y que "no se puede imaginar cuál es el escenario en el que sería apropiado". Según Politico, ella dijo que “si se daba el caso de que se usaran látigos como mecanismo coercitivo, 'por supuesto que nunca deberían poder volver a hacerlo'”. Esto se detiene justo antes de una condena total. Si bien puede ser suficiente para muchos, personalmente solo me enfurece más. Los inmigrantes y las personas de color merecen algo mejor que esto.

Mientras estaba ocupada reflexionando sobre lo que podría ser apropiado o no, Psaki no se refirió a si la administración de Biden continuaría deportando a los haitianos u si ofrecería el refugio que merecen como seres humanos. “Evaluamos constantemente las circunstancias sobre el terreno”, declaró. “Obviamente, nuestro objetivo aquí no es solo trabajar para abordar las circunstancias - que son muy difíciles - en Del Rio, sino también continuar trabajando con los funcionarios de Haití para mejorar las condiciones [y] para brindar asistencia. Estamos haciendo todo esto al mismo tiempo".

Leer más: EEUU inicia expulsión masiva de migrantes haitianos en Texas

Al leer esto, es imposible no escuchar los ecos de la insensible declaración de la vicepresidenta Kamala Harris en junio de 2021. “No vengas. No vengas. Estados Unidos continuará haciendo cumplir nuestras leyes y asegurando nuestras fronteras. Si vienes a nuestra frontera, te devolverán”, dijo entonces a los guatemaltecos aspirantes de asilo.

Cambiamos de gobierno en enero y, sin embargo, Estados Unidos no se ha vuelto más hospitalario con quienes buscan seguridad del peligro y una vida mejor para sus familias. Por supuesto, las palabras son más amables. Las jaulas para niños ahora tienen paredes pintadas de colores brillantes. Pero el mensaje rotundo que se envía, ya sea entregado por oficiales de la Patrulla Fronteriza con látigos, secretarios de prensa de la Casa Blanca o elegantes vicepresidentes, es "no vengas".