La verdad es que Trump habría manejado a Rusia mejor de lo que lo está haciendo el presidente Biden

Es lamentable que la negativa de Trump a aceptar su derrota y la investigación del Congreso sobre la violencia del 6 de enero hayan borrado en gran medida su legado en política exterior, escribe Mary Dejevsky

<p>La política exterior de Trump fue a la vez menos combativa y más previsora de lo que ha sido la de Biden</p>

La política exterior de Trump fue a la vez menos combativa y más previsora de lo que ha sido la de Biden

Read in English

¿Era necesario que la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU. pasara un día en Taiwán solo para hacer enojar a China? ¿Tenía Taiwán que darle a Nancy Pelosi una recepción tan completa, incluida una reunión con la presidenta y una bienvenida proyectada en los rascacielos de Taipéi? ¿En verdad se requería que Beijing respondiera con un aluvión de invectivas y maniobras militares con fuego real peligrosamente cerca de la costa de Taiwán unas horas después de su partida?

Sin duda, todos tenían una razón para hacer lo que hicieron. Los demócratas tal vez calcularon que necesitaban hacer una dura declaración diplomática para tener la oportunidad de defenderse de los avances republicanos antes de las elecciones intermedias de noviembre. Pelosi ha tenido una larga carrera que parece reacia a terminar y quería esquivar las críticas a su liderazgo. Taiwán quería demostrar que realmente es un país de pleno derecho, a pesar de la ambivalencia internacional (incluida la estadounidense) respecto a su estatus, y China, a pesar de su tamaño, alberga un sentimiento de vulnerabilidad y no podía dejar pasar lo que consideraba una provocación.

Entonces, tal vez todo este episodio no fue tan arriesgado como parecía. Tal vez todos los involucrados sabían exactamente lo que estaban haciendo y hasta dónde podían llegar sin desencadenar una tercera guerra mundial en el teatro del Pacífico. Y dado que el presidente Biden dejó en claro que realmente no aprobaba que Pelosi se fuera, para que así no fuera vista como una especie de enviada nacional, el resto del mundo debería relajarse.

Excepto que puede ser precisamente por esos desaires aparentemente pequeños que se hace la guerra. Y la llegada a Taiwán de la visitante estadounidense de más alto nivel durante 25 años no podía dejar de verse como el gesto de apoyo a Taiwán que inequívocamente fue. Para China, esto significó un desafío al status quo y, por lo tanto, a la “paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán”.

La incomodidad de Biden, a medida que tomaba forma la visita, era demasiado evidente. Así como ha sido en ocasiones sobre la forma en que ha evolucionado el apoyo de Estados Unidos a Ucrania desde la invasión rusa, incluso cuando su secretario de defensa habló de que el objetivo era debilitar a Rusia para siempre. Pero la realidad, en ambos casos, es que Estados Unidos está ayudando a defender a dos países más pequeños que están en desacuerdo con un vecino mucho más grande y poderoso que está muy lejos de Estados Unidos, y que sin el apoyo de Estados Unidos, el equilibrio de poder sería muy diferente.

Está muy bien que EE.UU. y los países occidentales que se refugian bajo su estandarte argumenten que están protegiendo la elección de estos países por la libertad (al estilo occidental) contra la opresión, pero no están motivados por el altruismo puro, ¿verdad?

Se trata también de proyección de poder, y tiene un costo, tanto material como moral: un costo colosal en el caso de Ucrania, al que EE.UU. ya ha comprometido US$54 mil millones, más que para cualquier otro país en cualquier año. En proporción, por supuesto, los costos de Ucrania son mucho, mucho más altos, dadas las pérdidas de personas y la escala de destrucción.

Pero también hay que preguntarse hasta qué punto la implicación de EE.UU. y Occidente (de manera teórica a distancia, pero en la práctica de forma bastante más directa) está contribuyendo al conflicto, en lugar de ser simplemente una respuesta. ¿Se están fomentando guerras que de otro modo no ocurrirían? Tanto Ucrania como Taiwán existen en un vecindario que está muy lejos de los Estados Unidos. ¿Será Occidente responsable de la protección de estos países durante las próximas décadas, o más? Y si es así, ¿por qué?

La realidad es que la participación de Estados Unidos y Occidente en la guerra de Ucrania, como la provocativa visita de Pelosi a Taiwán, parece mucho más un regreso a la lucha ideológica de la Guerra Fría que cualquier tipo de preparación para lo que se avecina. Y esto puede tener mucho que ver con el actual ocupante de la Casa Blanca.

Cuando Joe Biden privó a Donald Trump de un segundo mandato presidencial, hubo alivio, incluso regocijo, en gran parte de Europa. En particular, había esperanzas de un nuevo compromiso de EE.UU. con Europa y la OTAN, y un retorno a la previsibilidad en la política exterior de EE.UU. De hecho, algo de eso ha sucedido, pero a la vez acompañado del regreso de una mentalidad clásica de la Guerra Fría en Washington, lo cual no es sorprendente, dada la trayectoria profesional de Biden y su edad.

Sin embargo, en muchos sentidos, la política exterior de Trump, en la medida en que el establecimiento de Washington le permitió llevarla a cabo, fue menos combativa y más progresista que la de Biden. Una de las prioridades de Trump era poner fin a la participación de Estados Unidos en conflictos extranjeros y mantener a Estados Unidos fuera de futuras guerras.

Cuando Biden retiró las fuerzas estadounidenses (desordenadamente) de Afganistán hace un año, estaba cumpliendo uno de los compromisos de Trump, excepto que varios aliados de Estados Unidos en Europa, incluyendo el Reino Unido, creyeron hasta el último momento que podrían persuadir a Biden (por ser ajeno a Trump) para que lo retrasara. De ahí, en gran parte, la retirada desordenada.

Es desafortunado que la negativa de Trump a aceptar su derrota y la investigación unilateral del Congreso sobre la violencia del 6 de enero (unilateral porque los republicanos se negaron a participar) hayan borrado en gran medida su legado de política exterior. Sin embargo, en retrospectiva, debería quedar claro que dejó más paz, incluso con Corea del Norte, que guerra.

También se puede argumentar que al abordar al menos un amplio acercamiento con Rusia (a pesar de que sus esfuerzos fueron bloqueados repetidamente) y al enfrentarse a China en el ámbito de comercio, en lugar de militar, estaba dejando atrás la era de la Guerra Fría.

Para mantenerte al día con las últimas opiniones y comentarios, suscríbete a nuestro boletín informativo semanal gratuito Voices Dispatches haciendo clic aquí

También se puede argumentar, en la versión contrafactual de la historia, que la guerra de Ucrania no habría ocurrido, o al menos no en la forma en que lo ha hecho. Esto podría deberse a que Trump no habría rechazado las propuestas hechas por Rusia a EE.UU. y la OTAN en diciembre pasado; a que Vladimir Putin no habría invadido por temor a la imprevisibilidad de Trump; a que Trump no habría respaldado la ayuda de la OTAN a Ucrania antes de la guerra en la medida en que lo han hecho Biden y otros, o por una miríada de otras razones.

El propio Trump se ha mostrado reticente, mientras que sus partidarios han seguido el consenso de que ayudar a Ucrania es una causa noble y justa o incluso han pedido a Estados Unidos que lleve la guerra directamente a Rusia. Lo que ha dicho, sin embargo, encaja con su línea general mientras estuvo en el poder. Ha puesto en tela de juicio el enorme coste de la ayuda estadounidense (sobre todo en comparación con lo que considera la pequeña contribución de Europa, que está justo a las puertas de Ucrania), y se ha preguntado por qué demonios no hay diplomacia. “No tiene sentido” —señaló— “que Rusia y Ucrania no se estén sentando y trabajando en algún tipo de acuerdo. Si no lo hacen pronto, no quedará nada más que muerte, destrucción y carnicería”. ¿Es realmente tan difícil no estar de acuerdo?

Trump dice que la invasión no habría ocurrido bajo su mandato, y puede tener razón en eso, o estar equivocado. Pero es difícil creer que hubiera ignorado las quejas de Rusia en los últimos meses del año pasado o que hubiera apostado tanto como Biden por la doctrina de disuasión de la Guerra Fría de la OTAN. Es fácil ridiculizar el enfoque “transaccional” de Trump en materia de política exterior, pero es demasiado fácil.

Esto, en lugar de la certeza ideológica, bien podría ser una ruta más productiva para la diplomacia de las grandes potencias en el futuro. Y esa puede ser la opción más importante para los estadounidenses cuando voten por su próximo presidente en lugar de si son demócratas o republicanos.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in