La raíz del problema no es Jill Biden y sus “tacos de desayuno”, sino el evento “LatinX IncluXion Luncheon”

Muchos han respondido sin gracia a que la primera dama estadounidense compare a los latinos con los tacos. Pero lo que revela el evento sobre la estrategia de compromiso comunitario del equipo Biden es mucho peor que lo que ella dijo en un momento torpe

Jill Biden dice a un grupo de votantes hispanos que son tan “únicos” como los “tacos de desayuno”

Read in English

No es ningún secreto que a los demócratas les está costando trabajo atraer votantes latinos. Esta misma semana, una encuesta del New York Times/Siena College mostró que el 63 por ciento de todos los votantes hispanos o latinos registrados desaprueban algo o totalmente el trabajo que está haciendo Joe Biden como presidente.

Todo esto hizo que los comentarios de la primera dama Jill Biden en el evento LatinX IncluXion Luncheon el lunes acerca de que la comunidad latina es tan “única como los tacos de desayuno aquí en San Antonio” parezcan aún más vergonzosos: he aquí la esposa de un presidente demócrata que está perdiendo votantes latinos, y que encima equipara a todo un grupo étnico con una comida callejera. Danielle Alvarez, del Comité Nacional Republicano, se burló de sus comentarios, mientras que la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos emitió un comunicado que decía: “No somos tacos”.

Cualquiera que haya leído mi trabajo o mi cuenta de Twitter sabe que no tengo ningún problema en criticar a los demócratas por su estupidez en cuanto al tema de votantes latinos. Al mismo tiempo, aunque la metida de pata de la primera dama definitivamente me hizo estremecer, sus palabras no son el mayor problema aquí. Si los republicanos, la prensa y los latinos demócratas quieren señalar los problemas del partido con la demografía, hay muchas otras cosas que destacar.

Para empezar, reconozcamos el hecho de que Biden estaba hablando en San Antonio, donde los tacos de desayuno son un alimento básico que se vende en cualquier autoservicio Tex-Mex, innumerables restaurantes en Riverwalk y la tienda de comestibles favorita de todos los tejanos: HEB. Yo he comido bastantes junto con mi padre, un republicano de derecha mexicano-estadounidense nacido y criado en San Antonio. Es bien sabido que incluso los tacos de desayuno malos son mejores que la mayoría de las otras comidas.

Jill Biden claramente estaba tratando de hablar con las personas en sus propios términos y dar un reconocimiento local, incluso si fracasó aún más que los San Antonio Spurs tratando de hacer un triple la temporada pasada. Antes del comentario sobre los “tacos de desayuno”, la primera dama habló sobre cómo la comunidad latina era “tan distinta como las bodegas del Bronx” y tan “hermosa como las flores de Miami”. Aunque pronunció mal “bodegas”, estaba claro lo que estaba tratando de decir. Biden estaba tratando de articular lo que los votantes latinos han repetido a menudo: que el bloque de votantes “no es un monolito”.

El verdadero problema es que Jill Biden hizo estos comentarios apenas en julio de 2022, un año y medio después de la administración de su esposo. Pero el equipo Biden siempre ha sido mediocre en lo que respecta a la participación latina. Ese es un gran paso en falso, considerando que era evidente que estaban teniendo dificultades con la demografía cuando Joe Biden perdió el caucus de Nevada ante el senador Bernie Sanders a principios de 2020. Debería haber surgido otra llamarada tan pronto como Donald Trump mejoró sus números con los latinos. Los republicanos lograron avances en lugares como el Valle del Río Grande de Texas y Miami en 2020.

Ahora está totalmente claro que la ausencia de votantes latinos por parte de los demócratas podría costarles su mayoría en la Cámara y el Senado. La republicana Mayra Flores hace poco dio un giro de 360° al tradicionalmente demócrata distrito 34 de Texas, demostrando aún más ese punto. El equipo Biden ha tenido oportunidad tras oportunidad de hacer una corrección de rumbo y solo ahora están intentando atraer la participación porque tienen miedo. Pero los votantes latinos, que amaban abrumadoramente al predecesor demócrata de Biden, Barack Obama, al exgobernador de Texas, George W. Bush, y al exgobernador de California, Ronald Reagan (mi padre todavía tiene la placa que Reagan le dio a mi abuelo por su servicio en la Segunda Guerra Mundial), probablemente no se dejen impresionar por el hecho de que los demócratas apenas están empezando a prestarles atención.

Si los demócratas hubieran estado atrayendo activamente a los votantes, el error de Jill Biden no habría generado tanta atención, porque la administración y los latinos tendrían una relación establecida. Después de todo, Joe cometió una serie de metidas de pata con los votantes negros cuando estaba haciendo campaña para la presidencia, pero tenía suficiente historial con la comunidad como para que aun así lo apoyaran en masa en las elecciones primarias y generales. Y el mismo Trump tropezó con los latinos, una vez tuiteó “¡Amo a los hispanos!” acompañado de una foto de sí mismo comiendo un taco bowl. Pero después de eso, se volvió mucho más inteligente en la comunicación con los latinos, y los números muestran que valió la pena.

El hecho de que uno de los principales eventos de divulgación hispana de la primera dama fuera un evento llamado LatinX IncluXion Luncheon es una señal más grande de inconsciencia que hablar de tacos de desayuno. El presidente también ha usado el término “latinx” al hablar de lo difícil que fue para los latinos vacunarse contra el covid-19.

“Latinx” se ha vuelto popular en línea en los últimos años, pero muy pocos latinos usan el término. Una encuesta del Pew Research Center de 2020 mostró que aproximadamente una cuarta parte de los latinos han oído hablar del término, y solo el 3 por ciento lo usa. Las mujeres hispanas de entre 18 y 29 años son más propensas que otros grupos a usarla, pero aun así, solo el 14 por ciento lo hace. Muchas veces he bromeado con que si dijera el término y lo pronunciara como “Latin-X” cerca de mis tías, sería más probable que me preguntaran por qué rompí con una mujer latina y por qué sigo soltero. Mientras tanto, los miembros demócratas hispanos del Congreso, como el representante Rubén Gallego de Arizona, han dicho explícitamente que los demócratas no deberían usar el término.

El equipo Biden debería estar sudando más por la pérdida de votantes hispanos que una familia de cuatro viviendo en Austin en julio. Pero un comentario fuera de lugar no acabará con sus posibilidades entre los votantes. Más bien, necesita revalorar completamente su enfoque. “LatinX Luncheon” fue un mal lugar para comenzar. Es hora de cambiar toda esa estrategia; de lo contrario, la familia Biden podría estar cenando tacos de mala calidad hechos por gringos fuera de la Casa Blanca en 2025.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in