Joe Biden sworn in as 46th president of United States

Líderes mundiales reaccionan a la presidencia de Joe Biden, mostrando lo que realmente pensaban de Trump

El presidente de Irán, Rouhani, dijo que “la era de un tirano” había “llegado a su fin”

Ahmed Twaij
jueves 21 enero 2021 20:22
Read in English

Qué diferencia hace un día. Los estadounidenses se quedaron pegados a sus pantallas esta semana, viendo la toma de posesión de Joe Biden como el 46 ° presidente de los Estados Unidos con alegría y esperanza. El resto del mundo, sin embargo, dejó escapar un suspiro colectivo de alivio. El regreso de la diplomacia y las relaciones internacionales no llegó ni un minuto demasiado pronto.

Donald Trump, durante los últimos cuatro años, destruyó la reputación de Estados Unidos en todo el mundo. Desde retirarse unilateralmente del acuerdo con Irán, a pesar de las importantes reprimendas de los aliados, hasta retirarse del Acuerdo Climático de París, el expresidente optó persistentemente por complacer a su base de fans (minoritaria) antes que a la comunidad global. Sus esfuerzos, desde 2016, han provocado que la confiabilidad global de Estados Unidos caiga en picado en un 50 por ciento, la caída más pronunciada de cualquier país.

La investidura de Biden envió un mensaje instantáneo de que Estados Unidos está listo para volver a la normalidad. A diferencia de las burlas públicas que los líderes mundiales a menudo muestran hacia la caótica administración anterior, parece que el mundo puede volver a tomar en serio a Estados Unidos.

Consciente de las relaciones internacionales rotas, el discurso inaugural de Biden intentó reparar estos lazos. Dirigiéndose a "los que están más allá de nuestras fronteras", Biden proclamó, "Estados Unidos ha sido probado y hemos salido más fuertes por ello. Repararemos nuestras alianzas y nos comprometeremos con el mundo una vez más".

A las pocas horas de su juramento oficial, la administración de Biden procedió a implementar una serie de cambios. En primer lugar, Biden actuó para restablecer inmediatamente los lazos con la Organización Mundial de la Salud. Hoy, el Dr. Anthony Fauci participará en una reunión de la OMS en la que se discutirán los planes para abordar el Covid-19. Con tantas vidas en riesgo, esta administración, como dice Jen Psaki, la nueva secretaria de prensa de la Casa Blanca, "no está perdiendo el tiempo".

Biden tampoco escatimó tiempo para volver a unirse al Acuerdo Climático de París, firmando una orden ejecutiva como instrumento de ratificación. La medida le dice al mundo que Estados Unidos está una vez más dedicado a un futuro más verde y a luchar contra el cambio climático.

Un cambio sutil notado por muchos usuarios de Twitter era el nombre del embajador estadounidense en Twitter de Israel que se cambió de “embajador de Estados Unidos a Israel” a “embajador estadounidense en Israel, Cisjordania y Gaza”. Aunque se volvió a cambiar rápidamente, el desliz sugería que Estados Unidos volvería a tomar una posición contra el robo ilegal de tierras por parte de Israel, algo que otros países habían condenado durante mucho tiempo pero para el cual Trump había dado luz verde. Es un pequeño detalle, pero una indicación de un cambio colosal en la política. Biden, a lo largo de su período de transición, propuso volver a la política de nombrar un cónsul para los palestinos separado del embajador de Israel. Será interesante ver si lo implementa cuando llegue el momento.

Los líderes mundiales han respondido con optimismo al cambio de administración, y algunos han emitido un par de comentarios de despedida bien colocados a Trump. Ursula Von der Leyen, presidenta de la Comisión de la UE, tuiteó: “Estados Unidos ha vuelto. Y Europa está lista. Para volver a conectar con un socio antiguo y de confianza, para dar nueva vida a nuestra querida alianza".

Irán fue aún más audaz. El presidente Hassan Rouhani, en una reunión televisada del gabinete, dijo que estaba agradecido de que "la era de un tirano llegara a su fin". Las tensiones innecesarias entre Estados Unidos e Irán llevaron a una ruptura total de las relaciones durante la presidencia de Trump, lo que provocó casos bilaterales de violencia. Rouhani parecía insinuar que era hora de volver a unas relaciones diplomáticas más cálidas de la era de Obama, después de años de sanciones del equipo de Trump que afectaron peor a los iraníes comunes.

Para aquellos que todavía quieren creer que Estados Unidos es el "líder del mundo libre", tener un presidente que crea en la ciencia, los datos y los hechos es un cambio bienvenido.

Biden ha demostrado su capacidad para cambiar el rumbo y la reputación de la nación de forma abrupta, pero surgen mayores desafíos. Mantener la confianza de los líderes extranjeros será difícil, dada la facilidad con la que Trump revirtió los acuerdos anteriores. Revertir las decisiones de la era de Trump también tiene sus propias consecuencias: el hecho de que Biden revirtiera el controvertido oleoducto Keystone XL en su primer día sin mucha discusión con los funcionarios canadienses, por ejemplo, se dice que ha dado bronca a determinadas personas de Canadá. Aunque no se cree que haya sido un desaire deliberado, Biden tendrá que proceder con cuidado mientras deshace algunas de las promesas de Trump, y tenga en cuenta que gran parte de la grandilocuencia de Trump habrá sido tomada en serio por otros líderes mundiales.