Rápida toma de Afganistán por los talibanes mueve tablero geopolítico de potencias mundiales

Estados Unidos y sus aliados están asombrados por la rapidez del colapso afgano y deben reevaluar su seguridad y sus cálculos estratégicos, escribe Borzou Daragahi

lunes 16 agosto 2021 19:11
<p>La toma de Afganistán por los talibanes ha ocasionado un sinfín de reacciones en el mundo. </p>

La toma de Afganistán por los talibanes ha ocasionado un sinfín de reacciones en el mundo.

La impactante y rápida toma de posesión de Afganistán por parte de los talibanes ha volcado los asuntos mundiales y reordenará las preocupaciones de seguridad y los cálculos estratégicos en el sur de Asia y Medio Oriente.

Los aliados ya lamentan el abandono por parte de Estados Unidos, después de décadas en las que Washington intervino militarmente, solo para dejar que las fuerzas locales se las arreglen por sí mismos.

Los rivales de Estados Unidos, sin embargo, no dejarán que el mundo lo olvide.

"El mundo está mirando con horror el resultado de otro de los experimentos históricos de Washington", dijo el domingo la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova.

Para el lunes, los talibanes habían tomado el poder casi completo en Afganistán, manteniendo todas las provincias excepto las de Hazarajat, dominada por musulmanes chiítas, en el centro montañoso del país, y se preparaba para declarar a su líder Mullah Abdul Ghani Baradar como presidente de un nuevo gobierno llamado Emirato Islámico.

Talibanes patrullan la ciudad de Herat.

Las voces diplomáticas de todo el mundo pidieron calma y la protección de las vidas y las propiedades de los civiles mientras los países luchaban por sacar a su personal de Kabul. Los vuelos fueron suspendidos en el aeropuerto el lunes por la tarde, mientras multitudes desesperadas corrían después de salir de los vuelos de evacuación en un intento por huir.

En un comunicado emitido por el Departamento de Estado de Estados Unidos y firmado por el Reino Unido, Irlanda, Canadá y Australia, los funcionarios pidieron que se permita la “salida segura y ordenada” de los extranjeros y afganos que deseen abandonar el país.

"Aquellos en posiciones de poder y autoridad en todo Afganistán tienen la responsabilidad - y la rendición de cuentas - por la protección de la vida humana y la propiedad, y por la restauración inmediata de la seguridad y el orden civil", señaló el comunicado.

Leer más: Ataque terrorista “a escala” del 11-S probable, si talibanes se cimentan en Afganistán, afirma conservador

Las naciones occidentales y de la OTAN, incluido el Reino Unido, han puesto sacrificado miles de vidas e invertido enormes recursos financieros y humanos en intentos de apuntalar a los sucesivos gobiernos afganos, reconstruir las carreteras, escuelas y hospitales del país e impulsar a las mujeres y minorías.

Ahora se quedan mirando, impotentes, mientras la mayoría de sus considerables esfuerzos han sido arrasados por los talibanes.

“Desde el principio, la intervención militar en Afganistán sufrió de objetivos nublados y recursos finitos”, dijo el periódico alemán Süddeutsche Zeitung. “El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, es en parte responsable del caótico final. Y el gobierno alemán debería avergonzarse de sí mismo".

Le Monde de Francia aseguró que la toma de posesión de los talibanes mostraba la debilidad del estado afgano, así como años de mentiras flagrantes e ilusiones por parte de funcionarios estadounidenses, de la OTAN y afganos. “Fue suficiente que las fuerzas estadounidenses se retiraran del país, entre mayo y julio, para que [el gobierno afgano] cayera como una fruta madura”, explicó.

Naciones como Israel y Ucrania que cuentan con el apoyo militar occidental se asustaron por cómo Estados Unidos y otros permitieron el colapso del gobierno de Kabul. "Los horribles eventos en Afganistán deben ser una lección dura y aterradora sobre los intereses cambiantes y los cálculos fríos y duros", escribió el ex diplomático israelí Arthur Lenk en Twitter.

Mientras tanto, los partidarios de los muchos grupos islamistas extremistas violentos en todo el mundo, incluido el movimiento al-Shabab de Somalia, se regocijan y elogian la victoria de los talibanes como una victoria para uno de los suyos.

"Después de la victoria de los talibanes en Afganistán, lo próximo será Somalia y el regreso de los tribunales islámicos bajo la autoridad de al-Shabab, si Dios quiere", escribió un militante islamista en Twitter.

Los partidarios de Al Qaeda en las redes sociales compartieron imágenes de los integrantes del Talibán atravesando el palacio presidencial en Kabul y declarando la "liberación" de Afganistán.

"La victoria de los talibanes es la victoria de todos los musulmanes", afirmó Abu Mariya al-Qahtani, miembro de la facción islamista siria Hayat Tahrir al-Sham.

Qatar, que ha servido como interlocutor para las conversaciones entre el mundo y los talibanes, y ha acogido al liderazgo del grupo durante años, verá aumentar su importancia diplomática, quizás a expensas de rivales del Golfo como los Emiratos Árabes Unidos.

Pero Pakistán, que durante mucho tiempo fue el principal patrocinador del movimiento fundamentalista musulmán sunita, ha mantenido los lazos más estrechos y profundos con el liderazgo de los talibanes y probablemente será el mayor beneficiario regional de su victoria. Parecía dispuesto a conferir legitimidad al régimen de Baradar.

"Cuando llegue el momento, Pakistán reconocerá al gobierno talibán de acuerdo con el consenso internacional, las realidades básicas y los intereses nacionales de Pakistán", dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Pakistán, Shah Mahmood Qureshi.

Shah Mahmood Qureshi, ministro de Relaciones Exteriores de Pakistán.

Irán, que estuvo a punto de entrar en guerra con la anterior encarnación de los talibanes en la década de 1990, ha desarrollado fuertes lazos con los militantes islamistas en los últimos años. Cuando los talibanes se acercaron a Kabul durante la semana pasada, las autoridades de Teherán ordenaron a los medios de comunicación iraníes que evitaran el uso de las palabras "brutalidad, crimen, atrocidad y cosas por el estilo" al referirse a los talibanes, a los que, según informes, les han suministrado armas y cajas fuertes, incluso cuando ha apoyado al gobierno en Kabul.

"Irán está listo para continuar sus esfuerzos de pacificación", escribió en un tuit el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif.

China, que comparte una corta frontera con Afganistán, también ha expresado su voluntad de establecer relaciones con los talibanes, que le preocupa que puedan albergar movimientos islamistas pan-turcos que amenazan su lejano oeste.

India, el rival más feroz de Pakistán, será una perdedora de la victoria de los talibanes. Es la potencia regional con los vínculos más débiles con los talibanes y había apoyado firmemente al gobierno caído de Kabul.

Pero tanto Pakistán como Irán también se están preparando para una posible nueva oleada de refugiados que cruzan sus fronteras para escapar de la ira de los talibanes. Millones de afganos ya se han asentado en ambos países tras las olas de migración desde su país devastado por la guerra que comenzaron en la década de 1980. Irán ya ha comenzado a establecer campamentos en tres provincias para albergar a los refugiados afganos que cruzan la árida frontera de 572 millas (920 kilómetros).

Turquía también se está preparando para un nuevo flujo de migrantes afganos, cuyas llegadas han aumentado. Según los informes, hasta 500 soldados turcos están ubicados en el aeropuerto de Kabul como parte de un acuerdo emergente para proteger las instalaciones. Sin embargo, ese acuerdo está ahora en duda debido a la rápida toma de posesión de los talibanes.