China lista para “relaciones amistosas” con los talibanes

China está evaluando con cautela cuál podría ser el mejor enfoque para manejar su relación bilateral con el grupo, escribe William Yang

William Yang
lunes 16 agosto 2021 21:57
Los talibanes ganan terreno
Read in English

Mientras los gobiernos extranjeros se movilizan para evacuar a sus ciudadanos de Afganistán, China ha dicho que está "lista para entablar relaciones amistosas" con los talibanes y es uno de los pocos países cuya embajada en Kabul sigue en funcionamiento.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, dijo durante la conferencia de prensa diaria del lunes que Beijing respeta el derecho del pueblo afgano a determinar su propio destino y que el gobierno chino espera seguir desarrollando una relación de cooperación con Afganistán.

"Los talibanes han expresado en repetidas ocasiones su esperanza de desarrollar buenas relaciones con China y que esperan la participación de China en la reconstrucción y el desarrollo de Afganistán", dijo.

A pesar de la respuesta relativamente tranquila y positiva de Beijing, algunos expertos creen que la declaración refleja el enfoque cuidadoso pero pragmático de China para manejar su relación con los talibanes.

"China se ha estado preparando para este escenario durante algún tiempo y se les han dado las señales políticas ahora y antes", dijo Andrew Small, miembro principal del German Marshall Fund. "Están pragmáticamente preparados para adaptarse a la nueva realidad y creo que seguirá siendo así".

Una delegación talibán de alto nivel se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, en Tianjin el mes pasado, y prometió que Afganistán no sería utilizado como base para militantes.

Pero aunque China puede estar preparada para que los talibanes recuperen el poder en Afganistán, todavía existen preocupaciones que podrían complicar la relación bilateral. "China está preocupada por el efecto de desbordamiento del ascenso de los talibanes en la región, ya que podría afectar potencialmente los intereses económicos de Beijing en Asia Central y Pakistán", dijo Small a The Independent.

Según Niva Yau, investigador de la Academia de la OSCE en Kirguistán, además de la inversión económica de China en la región, el país también depende de algunos de sus vecinos de Asia Central para obtener recursos naturales como el gas natural.

Leer más: Biden autoriza a 5 mil soldados para una “retirada ordenada y segura” de Afganistán

Si la inestabilidad dentro de Afganistán se extiende a Asia Central, podría potencialmente interrumpir la línea de suministro de la que China depende. "Todas estas inversiones están a sólo una frontera de Afganistán y valen miles de millones de dólares", dijo.

Sin embargo, la preocupación de China por un gobierno afgano liderado por los talibanes no se limita sólo a sus intereses económicos. Durante las últimas dos décadas, Beijing se ha beneficiado de la estabilidad que vino con la presencia militar estadounidense. Pero con la retirada de las tropas estadounidenses, China ahora está preocupada por la posibilidad de que Afganistán se convierta en la base de militantes con vínculos con Xinjiang.

"La preocupación de China es principalmente sobre si los talibanes interferirían o no en sus asuntos internos en Xinjiang", dijo Shi Yinhong, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Renmin en China.

"Si bien China destacó esta preocupación durante la reunión bilateral con representantes de los talibanes en Tianjin el mes pasado, el comportamiento pasado de los talibanes y el orgullo desenfrenado resultante de su reciente victoria pueden hacer que el gobierno chino no crea en las promesas hechas por los talibanes", agregó.

Para estar mejor preparado para los posibles riesgos de seguridad, Andrew Small dice que China deberá seguir trabajando en estrecha colaboración con Pakistán. "La complejidad de la política tribal en Afganistán no está en la zona de confort de China, por lo que necesitan a los paquistaníes en particular para resolver estas cosas", dijo.

Además de las preocupaciones de seguridad, China también podría enfrentar una situación incómoda de cómo asignar su inversión a diferentes facciones dentro de los talibanes durante las conversaciones sobre la reconstrucción de posguerra. Niva Yau dice que la única razón por la que las facciones dentro de los talibanes pueden permanecer tan unidas es porque están luchando contra la fuerza del gobierno afgano. Pero una vez que termine la guerra, podría haber luchas internas a pequeña o gran escala entre diferentes facciones.

“Los líderes locales de los talibanes pelearán por quién gobierna esas tierras que tienen recursos y China enfrentaría una situación en la que no pueden trabajar con todas las facciones”, dijo a The Independent. "Esto no será fácil de manejar para China para reconocer en quién confiar y a quién apoyarán financieramente".

Si bien los expertos extranjeros creen que China enfrentaría una situación incómoda en Afganistán tras el ascenso al poder de los talibanes, los medios chinos piensan lo contrario. En un artículo publicado el 15 de agosto, el tabloide estatal Global Times argumentó que, dado que China siempre se ha adherido al “principio de no interferencia” en ese país, no enfrentará una situación incómoda en el Afganistán liderado por los talibanes.

“A diferencia de Estados Unidos, China tiene una imagen amistosa en Afganistán. Por lo tanto, China no será un enemigo de ninguna de las partes en Afganistán, y ninguna de las partes convertirá a China en un enemigo”, escribió el Global Times. "No hay una realidad 'incómoda' para China en absoluto".