Tomó 92 años abrir un museo de cine en Los Ángeles. ¿Valió la pena la espera?

El Museo de la Academia de Artes finalmente abrirá esta semana. Kevin EG Perry entra para ver qué dice su vasta colección de historias y artefactos sobre la historia del cine

lunes 27 septiembre 2021 16:39
Los artefactos del cine, de películas como 'ET' y 'Star Wars' se exhiben dentro del Museo de la Academia de Imágenes en Movimiento.
Los artefactos del cine, de películas como 'ET' y 'Star Wars' se exhiben dentro del Museo de la Academia de Imágenes en Movimiento.
Read in English

Después de crear los Premios Óscar en 1929, los fundadores de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas pasaron al siguiente punto de su agenda: la construcción de un museo especialmente diseñado y dedicado a las películas en su ciudad natal de Los Ángeles. Parecía el siguiente paso natural. Si bien los Premios de la Academia honran los logros en la realización cinematográfica cada año, un museo permanente preservaría y rendiría homenaje a aquellos a lo largo de la historia.

Aun así, cualquier guionista hastiado de Hollywood le dirá que una buena idea por sí sola no es suficiente para hacer despegar un proyecto. Después de décadas de luchas internas, retrasos y comienzos en falso, la Academia anunció en 2012 que se había encontrado un sitio adecuado y que el museo estaría abierto para 2017. Pero esa fecha llegó y se fue, con informes de más retrasos y costos en espiral que aparecieron a la par de titulares preocupados, como el de Vanity Fair en 2019, que preguntaba con tristeza: "¿Se abrirá el Museo de la Academia de Películas en algún momento?”.

Tomó un par de años más, no ayudado por el brote de una pandemia, pero ahora, sí, el Museo de la Academia finalmente abrirá sus puertas esta semana. Después de casi un siglo de prólogo, existe la presión de ofrecer una experiencia que esté a la altura de su propia facturación. “Hay otras ciudades con museos de cine”, observó Tom Hanks, quien ayudó a encabezar la recaudación de fondos para el proyecto, en un discurso ante la prensa mundial reunida en un evento la semana pasada. "Pero con el debido respeto, en un lugar como Los Ángeles, y creado por la Motion Picture Academy, este museo realmente tiene que ser el Partenón de esos lugares".

Tiene razón, por supuesto, pero el problema al que se han enfrentado los curadores del museo es precisar exactamente cómo debería ser ese Partenón y qué historias se contarían allí. Llenar el museo con accesorios y artefactos nunca iba a ser un problema, dados los extensos archivos de clase mundial de la Academia, pero claramente tenían ambiciones para el proyecto más allá de simplemente construir el Planet Hollywood más caro del mundo.

En los últimos años, la Academia había comenzado a esperar que el museo pudiera ayudar a promover el debate sobre la inclusión suscitado por campañas como #MeToo, Black Lives Matter y #OscarsSoWhite, la última de las cuales comenzó en 2015 cuando ninguno de los 20 los nominados en funciones eran actores afroamericanos. Esos nobles ideales dejaron a los curadores con la nada envidiable tarea de construir desde cero un museo que celebre el legado de los Óscar, al tiempo que reconozca y aborde las desigualdades que los mismos premios han contribuido a perpetuar.

De manera impresionante, el Museo de la Academia se enfrenta a ese desafío de frente. Lo hace esencialmente desechando la noción de un canon de grandes películas a favor de presentar múltiples voces e insinuando la panoplia de perspectivas que conforman la verdadera historia del cine. La exposición principal, que se extiende a lo largo de tres pisos, se titula de manera contundente Historias de cine, en plural. La galería introductoria, Significant Movies and Moviemakers (Películas y cineastas importantes), comienza, como era de esperar, con una consideración de Citizen Kane de Orson Welles de 1941, que presenta el único trineo de utilería Rosebud, pero luego otorga el mismo espacio al drama independiente de 2002 de Patricia Cardoso Real Women Have Curves, que cuenta la historia de una familia mexicoamericana en el este de Los Ángeles. La película fue completamente ignorada por los Óscar en ese momento.

La misma galería continúa destacando el trabajo de cuatro personas con talentos y biografías muy diferentes, cada una de las cuales ha tenido un impacto enorme en el cine: la leyenda de las artes marciales Bruce Lee, la editora de Scorsese Thelma Schoonmaker, el director de fotografía de Children of Men, Emmanuel Lubezki y el director afro estadounidense de cine mudo Oscar Micheaux. La lección que enseña la galería es una que se repite una y otra vez en todo el museo: que la historia del cine no fue dictada por un puñado de autores individuales de renombre, sino más bien tejida por multitud de artistas, cada uno contribuyendo con sus habilidades variadas pero complementarias.

Dado ese enfoque, es importante que las propias galerías dedicadas a los Óscar incorporen críticas a los premios y reconozcan los fracasos pasados. Por lo tanto, una sala de exhibición circular de paredes doradas con 20 estatuillas de Óscar notables que datan de 1927 a 2016 también deja una exhibición vacía para Hattie McDaniel, quien recibió una placa en 1939 cuando ganó un Óscar por Gone With the Wind, que desde entonces desapareció. El panel debajo del estante vacante señala que después de la victoria de McDaniel, "pasarían cincuenta años antes de que ganara otra actriz afroamericana".

Si bien, en general, las exhibiciones se cuidan de recurrir a las voces más allá de los puntos de referencia más obvios, el museo aún hace el trabajo de entregar muchos accesorios y artefactos de gran éxito. Los más destacados desde el principio son las zapatillas de rubí que usó Judy Garland como Dorothy en The Wizard of Oz, la pieza central de una fascinante inmersión en el clásico de 1939, mientras que una galería dedicada al arte del diseño de vestuario está densamente repleta de una variedad de tesoros que van desde los vestidos rojos a juego usados por Marilyn Monroe y Jane Russell en Gentlemen Prefer Blondes y el voluminoso vestido de "May Queen" que usó Florence Pugh en Midsommar, hasta la bata de baño gastada que usó Jeff Bridges cuando entró por primera vez en la historia del cine como The Dude en The Big Lebowski. Mientras tanto, una galería de ciencia ficción en el piso de arriba presenta apariciones agradables para la multitud de personas como ET, R2D2, C3PO y Edward Scissorhands (El joven manos de tijera). Afuera, encima de las escaleras mecánicas, cuelga Bruce, el único tiburón mecánico de fibra de vidrio de 25 pies de Jaws, que siempre está listo para su primer plano.

Si ese lote no es suficiente para que el museo aparezca en sus feeds de redes sociales, también está The Oscars Experience. Allí, por $15 adicionales (£ 11), además de la tarifa de entrada de $25 (£ 18), puede pararse en un escenario falso frente a una audiencia pregrabada y recoger una genuina estatuilla de los premios Óscar de ocho y media libras. A continuación, a la persona se le enviará por correo electrónico un videoclip de 14 segundos y se le animará a "compartir el momento con sus amigos y familiares en las redes sociales".

Leer más: La noche que Salma Hayek y Luis Miguel asistieron juntos a los Óscar

La experiencia de los Óscar puede ser un poco tonta, pero seguro que hará sonreír a muchas personas (especialmente porque se les permitirá quitarse los cubrebocas). Su inclusión se siente como un reconocimiento de que el museo tiene que funcionar tanto como una atracción turística familiar como una institución erudita dedicada a promover la comprensión de la sociedad sobre el arte y la ciencia de la realización de películas. Pero lo impresionante del Museo de la Academia es que se las arregla para hacer ambas cosas. Realmente parece haber algo para todos, incluso para un veterano como el mismo Tom Hanks. El actor destacó su punto culminante personal: una galería dedicada a la historia pre-cinematográfica de los juguetes y dispositivos ópticos, que se mueve desde simples títeres de sombras a los peep shows, zoótropos y linternas mágicas que alguna vez ofrecieron al público una rara visión de tierras lejanas.

Las linternas, dijo Hanks, le recordaron al propio Museo de la Academia de 300 mil pies cuadrados, que fue diseñado por el arquitecto Renzo Piano. El edificio ya se ha ganado el apodo de "la Estrella de la Muerte" gracias a la llamativa esfera de vidrio y hormigón que contiene el Teatro Geffen de mil asientos del museo. En el evento de vista previa de la semana pasada, Piano, quien también diseñó el Shard de Londres, suplicó a los periodistas que no lo llamaran por ese nombre. Insistió en que su inspiración para la esfera había sido una pompa de jabón, pero Hanks tenía otra interpretación. “Sí, es una pompa de jabón”, dijo. "Pero me parece que es la linterna mágica más grande del mundo, que nos transportará a lugares increíbles simplemente reuniéndonos con un par de extraños y entrando en una habitación oscura". Alguien está buscando otro Óscar.

El Museo de la Academia de Cinematografía de Los Ángeles abre el 30 de septiembre.