Los barcos británicos que ayudaron a la Rusia de Putin a evadir las sanciones de combustible

Frente a la costa de Suffolk, las transferencias a escala industrial de crudo ruso revelan una gran falla en los esfuerzos por exprimir al Kremlin, escribe Ben Chapman

<p>Buques europeos, sobre todo relacionados con Grecia, Chipre y Malta se “burlan del esfuerzo de la UE para sancionar la maquinaria de guerra de Putin” </p>

Buques europeos, sobre todo relacionados con Grecia, Chipre y Malta se “burlan del esfuerzo de la UE para sancionar la maquinaria de guerra de Putin”

Read in English

En una playa de arena en la bonita ciudad de Southwold en Suffolk, Inglaterra, donde los turistas y los propietarios jubilados de segundas residencias disfrutan del calor del verano mientras las olas golpean suavemente la orilla, la mayoría de los residentes desconocen que el comercio de petróleo ruso se desarrolla justo en el horizonte.

Esta zona tranquila del mar es una de las pocas áreas del Reino Unido donde se permiten las transferencias de petróleo de barco a barco.

Al menos dos veces en mayo, barcos con tripulación británica partieron a toda velocidad de puertos cercanos para ayudar a transferir petróleo ruso entre grandes petroleros, según descubrió una investigación de Global Witness y The Independent.

Después de cargar, los dos petroleros transportaron 165.000 toneladas de combustóleo ruso, con un valor de más de US$200 millones, hacia el Golfo Pérsico y Singapur.

Las transferencias son un eslabón de una cadena internacional que ha ayudado a Vladimir Putin a cambiar de forma rápida las ventas de petróleo a Asia a medida que los compradores europeos redujeron sus ventas.

El floreciente comercio con China e India ayudó a inflar las arcas del Kremlin a un nivel sin precedentes, y proporcionó un fondo de guerra de miles de millones de dólares para un conflicto prolongado y sangriento en Ucrania.

Se desconoce el número exacto de transferencias de petróleo ruso que ocurrieron frente a las costas del Reino Unido. No son ilegales, y no hay nada que impida que las empresas británicas participen, pero son un indicio de enormes fallas en las sanciones occidentales.

El mes pasado, en una admisión tácita de que las sanciones actuales no han sido tan efectivas como se esperaba, los líderes del G7 anunciaron una propuesta para imponer un precio máximo a la cantidad que se puede pagar por el petróleo ruso. La esperanza es que detenga el flujo de efectivo al Kremlin, el cual aumentó por un alza en los precios del petróleo desde que comenzó la invasión de Ucrania.

Sin embargo, los expertos advierten que sin una represión integral contra los barcos y las empresas europeas que transportan petróleo ruso, esos esfuerzos seguirán siendo socavados.

El transporte marítimo mundial se encuentra entre las industrias con más opacidad y menos responsables del mundo, lo que crea obstáculos a los esfuerzos occidentales para afectar a Putin. Por definición, mucho de esto sucede más allá del alcance de los estados nacionales individuales.

Las transferencias de petróleo identificadas por Global Witness involucraron barcos del Reino Unido, pero ocurrieron fuera de las aguas territoriales del Reino Unido. Dos de los petroleros involucrados son propiedad de empresas alemanas, uno está abanderado en Liberia. Las empresas griegas y maltesas gestionan dos de los petroleros, mientras que un tercero tiene su “operador comercial” registrado en Mónaco.

Un gran buque cisterna en el horizonte desde la costa de Southwold, Suffolk

Los dueños finales de los petroleros están escondidos detrás de empresas ficticias anónimas, lo que hace que sea imposible identificarlos con certeza. Los velos de secreto significan que tienen poco miedo al daño a la reputación de la conexión rusa.

De hecho, mientras otras compañías, más conscientes de la imagen, evitan el petróleo ruso, los márgenes de ganancia solo aumentan para aquellos que están dispuestos a mantener el rumbo.

Los tres principales países marítimos de Europa (Grecia, Chipre y Malta) han duplicado la cantidad de petróleo ruso que transportan desde que comenzó la guerra.

Mientras tanto, las empresas británicas en la “parada de mantenimiento” de Southwold han desempeñado su propio pequeño papel.

A principios de mayo, dos grandes petroleros, el Conti Benguela y el Matilda, partieron de una terminal al norte de San Petersburgo.

Cargados con miles de toneladas de petróleo ruso, navegaron a través del Mar Báltico, alrededor de Dinamarca hasta la costa de Suffolk, donde el mar en calma crea un lugar popular entre los petroleros para soltar el ancla.

Un poco antes del anochecer del 13 de mayo, los cascos de los dos barcos se colocaron uno al lado del otro, según muestran los datos de seguimiento.

Los documentos presentados ante la guardia costera detallan el plan. Una compañía británica llamada STS Marine Transfers había sido bien informada sobre la transferencia con semanas de anticipación por los operadores de los barcos. La empresa envió un barco para trasladar 14.000 toneladas de combustóleo desde Conti Benguela hasta Matilda.

A medida que caía la noche, un catamarán mucho más pequeño y de alta velocidad llamado Endeavour partió del puerto justo al final de la costa en Lowestoft para entregar suministros y llevar a la tripulación de los petroleros a tierra para un descanso muy necesario.

La semana siguiente, Conti Benguela repitió la maniobra, rellenó un petrolero de bandera maltesa llamado Nolde que transportaba US$97 millones de petróleo ruso.

Wood Marine, una compañía local que opera el Endeavour, dijo que nunca haría negocios con un barco ruso o una tripulación rusa, pero señaló que no tenía la obligación de verificar de dónde procedía el petróleo. El propietario de la empresa declaró que era “solo un servicio de taxi en el mar”.

La tranquila ciudad constera inglesa de Southwold se ha usado como una “parada de mantenimiento” para recargar buques de combustible

STS Marine Transfers aclaró que cumplió con todas las leyes y regulaciones internacionales, incluidas las sanciones, y que no había renovado su contrato con cargamentos provenientes de Rusia.

Louis Goddard, un experto en petróleo de Global Witness que ha rastreado los movimientos de los petroleros vinculados a Rusia desde el comienzo de la guerra, dijo que el reabastecimiento de combustible en Southwold puede haber permitido a los petroleros viajar la larga ruta desde Rusia a través del Canal de la Mancha y del Mediterráneo, hacia el Canal de Suez y luego a Singapur y Malasia.

Los barcos europeos, en particular los vinculados a Grecia, Chipre y Malta, se “burlan del esfuerzo de la UE [Unión Europea] por sancionar la maquinaria de guerra de Putin”, comentó Goddard.

Un bote llamado el ‘Endeavour’ salió de Lowestoft para encontrarse con buques cisterna que transportan combustóleo

Lo cierto es que el exitoso “giro a Asia” de Putin ha sido muy lucrativo. China se convirtió rápido en el mayor comprador de petróleo ruso; adquiere 8,4 millones de barriles el mes pasado, un aumento del 40 por ciento en comparación con el año anterior. India también aumentó sus exportaciones de forma espectacular. Esto no hubiera sido posible sin la ayuda marítima europea.

La renuencia de Europa a imponer un embargo total sobre el petróleo ruso la dejó en el peor de ambos mundos. Los consumidores y las empresas se ven afectados por enormes aumentos en el costo del combustible que solo han ayudado a aumentar los ingresos de Putin.

En respuesta, el G7 intensificó de forma significativa su retórica sobre el petróleo ruso, pero las acciones concretas han tardado en surgir.

El grupo de potencias mundiales emitió un comunicado el martes y estipuló que considerarían una “prohibición total” de todos los servicios que permiten los envíos de crudo ruso, a menos que el petróleo se compre por debajo de un precio determinado.

El tope del precio del petróleo no detendría a los intermediarios y facilitadores europeos de mover el petróleo ruso pero, en teoría, limitaría la cantidad de efectivo que llega al Kremlin.

Al igual que con todas las medidas de sanciones, puede haber grandes ganancias disponibles para quienes estén dispuestos a infringir las reglas. Para minimizar ese riesgo, algunos expertos presionan por salvaguardas adicionales.

Robin Brooks, economista jefe del Instituto de Finanzas Internacionales, declaró que un tope de precios podría ser “bastante efectivo”, pero solo si se prohíbe a los buques obtener un seguro si transportan petróleo ruso cuyo precio supera el nivel tope.

Cada vez es más claro que se necesita con urgencia un consenso internacional genuino y una acción concertada. Las consecuencias de un mayor retraso podrían ser extremas.

El cofre de guerra de Putin, construido a partir de las ventas de petróleo caro, significa que puede arriesgarse a perder la otra fuente principal de sus ingresos: el gas. Esta es una grave preocupación para Europa.

El alcalde de Southwold, Will Windell, dice que las transferencias de petróleo de barco a barco representan un riesgo para el medio ambiente para la costa de Suffolk, notable por su belleza natural

En las últimas semanas, el Kremlin redujo drásticamente los suministros a Alemania, Italia, Francia y varios otros países de la UE, lo que aumenta la posibilidad de apagones y racionamiento si se agotan los suministros este invierno.

De vuelta en Southwold, hay preocupaciones más inmediatas. El alcalde de la ciudad, Will Windell, dice que las transferencias de petróleo de barco a barco representan un riesgo para el medio ambiente y casi no ofrecen ningún beneficio para la economía local. Quiere que se prohíban de inmediato antes de que ocurra un derrame importante. Ha habido casi accidentes en el pasado.

Incluso sin un gran derrame, la transferencia de petróleo en el mar no es un proceso limpio. Se rocían productos químicos en el agua para dispersar cualquier combustible que inevitablemente se escape. Luego están los vapores de diesel de lo que a veces pueden ser 25 o 30 buqques cisterna en el área.

Esta costa está designada como un área de extraordinaria belleza natural, pero también es uno de los pocos lugares del país donde se permiten las transferencias de petróleo.

“Esta es una industria importante que se da”, dice Windell al mirar el horizonte. “Ocurren transferencias de petróleo a escala industrial y no hay regulación. No hay nadie que revise estos barcos”.

El gobierno se negó a comentar.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in