Ucrania: los lugareños temen regresar a las aldeas afectadas de Kharkiv a pesar de la retirada rusa

Aunque las fuerzas rusas han sido expulsadas de Kharkiv, las familias que huyeron de sus aldeas bajo amenazas de violación y muerte aún no han regresado, según Kim Sengupta

lunes 16 mayo 2022 16:55
<p>Una mujer preocupada afuera de su hogar destruido en la aldea de Vilhivka en Kharkiv </p>

Una mujer preocupada afuera de su hogar destruido en la aldea de Vilhivka en Kharkiv

Read in English

Denis Kozmenko decidió huir de su hogar con su joven familia después de ver a una joven madre, que se había refugiado en una escuela durante los ataques aéreos, siendo arrastrada para ser violada por un soldado ruso.

Fue uno de los muchos hombres ucranianos que decidieron trasladar a sus esposas e hijas fuera de la aldea de Mala Rohan, que estaba bajo ocupación rusa, después de la horrible agresión sexual a la mujer de 27 años.

“Vi lo que pasó esa noche. Este soldado se llevó a esta pobre mujer delante de su familia, de decenas de personas. Entonces me di cuenta de que no había seguridad, nada de seguridad”, dice Kozmenko, quien regresó a la aldea después de que las fuerzas ucranianas la recuperaran.

“Tenemos una hija de 14 años y, por supuesto, estaba preocupado. Salimos de nuestras casas al día siguiente y mi familia no ha regresado desde entonces. No voy a traerla de vuelta por el momento. Las cosas todavía no son seguras aquí, por todo tipo de razones”.

The Independent informó sobre la violación en Mala Rohan, cerca de Kharkiv, en el noreste de Ucrania, a finales de marzo, cuando empezaron a surgir relatos de violencia sexual a gran escala tras la invasión rusa. El primer juicio por una violación que tuvo lugar durante el conflicto comenzará en Kyiv en los próximos días. Un soldado ruso, llamado Mikhail Romanov, será acusado en su ausencia de agredir a una mujer después de matar a tiros a su esposo.

La víctima del asalto en Mala Rohan, que tiene una hija de cinco años, sufrió heridas de arma blanca durante el ataque, que comenzó después de que un soldado ruso borracho irrumpiera en una escuela del pueblo donde los residentes se habían refugiado durante los feroces combates.

El violador, un soldado de 19 años llamado Vladimir, fue arrestado y llevado por las fuerzas rusas luego de ser identificado por la población local. Posteriormente, los oficiales rusos afirmaron que el atacante había sido ejecutado sumariamente.

Los restos de un helicóptero ruso en Kharkiv

La familia de la víctima abandonó la aldea después de la agresión y no tiene intención de regresar. Inna Schneider, su vecina de al lado, dice: “No los culpamos en absoluto. ¿Por qué querrías volver a un lugar con tantos recuerdos? La decisión de trasladar a las jóvenes después fue acertada; diez [familias] partieron de este camino nada más. También hemos escuchado historias de lo que les ha sucedido a las mujeres en otros lugares”.

Ella continúa: “Muchas familias no regresarán en este momento. Están preocupadas por muchas cosas; la gente no quiere tomar la decisión equivocada y arrepentirse, a pesar de que los rusos se vayan”.

El hecho de no tomar Kharkiv, a solo 25 millas (40 kilómetros) de la frontera rusa, fue un gran golpe para los intentos de Vladimir Putin de desmembrar Ucrania.

La segunda ciudad del país —en la que el 74 por ciento de la población es de habla rusa— luchó contra los repetidos intentos de las fuerzas rusas de asaltarla y luego resistió un asedio prolongado y ataques implacables con misiles y artillería.

Los restos de un auto destruido en la pelea

Lo que está ocurriendo ahora se considera un punto de inflexión clave en el curso de la guerra. Las fuerzas ucranianas han hecho retroceder a los rusos, retomando Mala Rohan y las áreas adyacentes.

Pero las personas que huyeron de estas comunidades durante los combates dudan en regresar. Temen que los rusos intenten tomar sus pueblos y aldeas nuevamente, y también les preocupan las municiones sin explotar, las minas, la falta de energía y agua, y las enfermedades.

Todavía están encontrando cadáveres rusos, en campos y en casas abandonadas. Algunos que fueron enterrados en tumbas poco profundas por la población local, después de que las autoridades no se los llevaran, han sido desenterrados por jaurías de perros. El clima cálido de primavera, con temperaturas inferiores a los veinte grados, ha generado preocupaciones sobre las implicaciones para la salud pública de los restos insepultos.

La ocupación rusa y los contraataques ucranianos cobraron un precio letal en el pueblo. Muchos residentes que murieron fueron enterrados en los jardines de sus casas, ya que el cementerio era demasiado peligroso para intentar llegar debido a los combates.

En nuestra última visita, se podían ver cadáveres de soldados rusos esparcidos en los callejones del pueblo y en los campos más allá, y siguen siendo encontrados. Uno, un oficial, a juzgar por los galones en su chaqueta de combate, yace en el sótano de una casa, con una herida en la cabeza y una pistola Grach en la mano.

“Estaba rodeado; puede que se haya quitado la vida, podría haber sido eso”, dice un soldado ucraniano. Él no quiere registrar el cuerpo, temeroso de que los camaradas del muerto puedan haberlo puesto en una trampa explosiva.

Un cadáver ruso yacía fuera de la casa de Vasilyi Gregorovich, de 87 años, desde hace días. “El primer ruso vivo que vi fue cuando estaba mirando por la ventana. Intentó dispararme; por suerte falló”, recuerda Gregorovich. “Mientras se retiraban de aquí al final, vinieron tres más y se escondieron en mi casa. Salí y se lo dije a los soldados [ucranianos] y fueron arrestados. No pelearon, se los llevaron. No sé si fueron responsables de algún delito, como lo que le pasó a esa joven”.

Un policía ucraniano parado afuera del gimnasio de una escuela afectada en Vilkhivka

A poca distancia, Yuri Sorokotigyan está plantando ajos, cebollas y patatas en su huerto. Un parche, un montículo, está marcado por cuatro varillas de metal. “Rusos muertos, tal vez alrededor de media docena, están todos allí”, explica. “Vi manos, caras, muy quemadas. Estaban tirados en el campo... los perros empezaron a comérselos. Todavía vienen a husmear, ¡mira! Los funcionarios dicen que estos cuerpos serán exhumados, pero no dicen cuándo”.

Hay muchos signos de pérdidas materiales rusas. En un radio de 500 metros se encuentran un vehículo blindado de transporte de personal BTR-80 partido a la mitad, un tanque T-72 que parece haber recibido un impacto directo de un dron y un helicóptero Mi-17 que, según los lugareños, fue derribado por “fuego amigo” ruso.

En la cabina de lo que alguna vez fue el helicóptero se encuentra un “paquete económico de 12 barras” de chocolates de nueces y sal marina KIND, con un mensaje en el paquete de sus fabricantes estadounidenses: “Nuestro objetivo es hacer de KIND no solo una marca, sino también un estado mental y una comunidad para hacer al mundo un poco más amable”.

“El chocolate probablemente fue robado de una casa ucraniana”, dice Sorokotigyan. “No ha habido mucha amabilidad en esta guerra. Tantos muertos, casas destruidas, ¿para qué? Tenemos amigos, familias, en Rusia. La gente solía cruzar la frontera para reunirse todo el tiempo, y ahora se están matando unos a otros”.

Sorokotigyan sirvió en Afganistán y Alemania como soldado en el ejército soviético. “Había ucranianos, rusos, uzbekos, georgianos, todos parte del mismo ejército. Sabíamos quién estaba de qué lado. Ahora estamos invadidos y tenemos gente de todos estos países luchando en Ucrania. Habrá mucha ira incluso cuando termine esta guerra”, pronostica.

No toda la ira está dirigida a los rusos. De pie frente a su casa, que fue destruida por un ataque con misiles, Pavlo Chiuko, de 46 años, se queja: “No traeré de vuelta a mi familia. Hay minas y bombas que no han sido limpiadas. También nos preocupan las enfermedades que afectan a nuestros hijos... ¿cómo se pueden dejar cadáveres por ahí sin que broten enfermedades?”

“Tendré que reconstruir mi casa yo solo. No hay ayuda de los funcionarios. Culpamos al gobierno local por esto; todos ellos desaparecieron cuando llegaron los rusos. Nos dejaron a nuestra suerte”.

Sin embargo, no todos los funcionarios se han ido. Valeryi, un juez, envió a su familia fuera de Ucrania a Alemania, pero se quedó en el pueblo de Vilkhivka.

Un lugareño ve su tractor destruido en una granja en la aldea de Mala Rohan

“No sabíamos qué esperar al principio. Los tanques llegaron a la carretera de enfrente y algunos soldados vinieron a hablar con nosotros. Parecían bastante civilizados al principio. Muchos de ellos eran del DNR [la República Popular separatista de Donetsk] y parecían muy jóvenes”.

“Luego hubo mucha lucha en el camino, y los rusos sufrieron grandes pérdidas. Les mostraron otro lado cuando se retiraron: simplemente abrieron fuego cuando pasaron por estas casas. Fue solo una venganza”, dice, señalando las paredes de su propia casa, que están llenas de agujeros.

Un automóvil perteneciente a una familia que intentaba escapar fue atacado, y tres mujeres y dos niños murieron. Los cuerpos se quedaron ahí durante días antes de ser retirados, y tuvieron que matar a tiros al perro mascota, que no permitía que los trabajadores de emergencia se acercaran a los restos.

La escuela principal de Vilkhivka quedó reducida a cenizas por los combates. La casa de Olena Mikholaiva al otro lado de la calle fue destruida; ahora se queda en una casa abandonada cercana.

“Tengo suerte, estaba en un refugio cuando atacaron la casa”, dice. “No sé dónde terminaré quedándome. Estamos recibiendo comida de la gente de ayuda, así que no voy a pasar hambre”.

Los dos hijos de Mikholaiva viven lejos del pueblo; su hija está en el extranjero. Ella es enfática en que la gente no debe perder la conexión con su tierra natal: “Espero que algún día regresen aquí”, dice. “Nuestra familia ha estado viviendo en esta área por más de 300 años. Es importante que las personas mantengan sus raíces, incluso en tiempos de dificultad”.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in