Mark Meadows: Exjefe de gabinete de Trump enfrenta cargos de desacato, no compareció ante Comité de la Cámara

El exasesor de Trump sería el segundo exfuncionario de la Casa Blanca en enfrentar una remisión penal por desacato al Congreso

Andrew Feinberg
viernes 12 noviembre 2021 22:27
Mark Meadows es uno de los varios altos funcionarios que recientemente dieron positivo por Covid-19
Mark Meadows es uno de los varios altos funcionarios que recientemente dieron positivo por Covid-19
Read in English

El exjefe de gabinete de Trump en la Casa Blanca, Mark Meadows, no se presentó a una deposición ante el comité selecto de la Cámara de Representantes que investiga la insurrección del 6 de enero y ahora corre el riesgo de ser remitido al Departamento de Justicia por cargos penales de desacato al Congreso.

El exayudante de la Casa Blanca había recibido una citación del representante de Mississippi Bennie Thompson, el presidente del Comité Selecto para investigar los disturbios del 6 de enero en el Capitolio. Debía presentarse el 23 de septiembre, y se le ordenó entregar documentos y aparecer a declarar ante el comité, el cual investiga el papel que desempeñaron los funcionarios de la Casa Blanca en los esfuerzos por impedir que el Congreso certificara la victoria del colegio electoral de Joe Biden, antes del 7 de octubre.

A Meadows, que representó al undécimo distrito congresional de Carolina del Norte desde enero de 2013 hasta que renunció para desempeñarse como el principal asistente del expresidente Donald Trump en marzo de 2020, se le extendió el plazo para cumplir con la citación mientras él y su abogado, George Terwilliger, estaban en negociaciones con el comité sobre los términos de su cumplimiento.

Pero Thompson parece haber perdido la paciencia con su antiguo colega. En una carta del jueves al abogado de Meadows, el presidente del comité le ordenó comparecer para una declaración a las 10:00 horas del 12 de noviembre.

“En pocas palabras, no existe una base legal válida para la continua resistencia del Sr. Meadows a la citación del Comité Selecto. Como tal, el Comité Selecto espera que el Sr.Meadows presente todos los documentos responsivos y comparezca para el testimonio de la deposición mañana, 12 de noviembre de 2021 a las 10:00 a.m. Si hay preguntas específicas durante esa deposición que usted cree que plantean problemas legítimos de privilegio, el Sr. Meadows debería declararlos a tiempo en el expediente para la consideración del Comité Selecto y posible revisión judicial”, escribió Thompson.

“El Comité Selecto considerará que el Sr. Meadows no compareció en la deposición y producirá documentos de respuesta o un registro de privilegios que indique la base específica para retener cualquier documento que crea que está protegido por privilegios, como incumplimiento intencional. Tal incumplimiento deliberado de la citación obligaría al Comité Selecto a considerar la posibilidad de invocar los procedimientos de desacato del Congreso... lo que podría resultar en una remisión de la Cámara de Representantes al Departamento de Justicia por cargos criminales, así como la posibilidad de tener un acción civil para hacer cumplir la citación interpuesta contra el Sr. Meadows a título personal”.

Si la Cámara vota a favor de mantener en desacato a Meadows, sería el segundo exfuncionario de la Casa Blanca de Trump en ser referido al Departamento de Justicia por tales cargos. El exestratega jefe de la Casa Blanca, Steve Bannon, quien también desafió una citación por orden de Trump, fue remitido al Departamento de Justicia después de una votación en la Cámara el mes pasado.

El excongresista afirma que no puede obedecer una citación válida del organismo en el que se desempeñó una vez porque Trump, que ahora es un ciudadano privado, le ha ordenado que no cumpla con el argumento de que su testimonio y los documentos solicitados por el comité son protegidos por el privilegio ejecutivo, una doctrina legal que protege las deliberaciones entre un presidente y sus asesores.

Además, su abogado dijo en una carta a Thompson que Meadows es "inmune" a tener que presentar evidencia basada en opiniones legales de la Oficina de Asesoría Legal del Departamento de Justicia.

“El Sr. Meadows sigue bajo las instrucciones del expresidente Trump de respetar los principios de privilegio ejecutivo de larga data. Ahora parece que los tribunales tendrán que resolver este conflicto”, escribió Terwilliger.

En su respuesta, Thompson señaló que "todos los tribunales federales" que se han ocupado de la cuestión de si los asesores presidenciales disfrutan de "inmunidad absoluta" de testimonio han rechazado tales argumentos.

La mayoría de los eruditos legales de renombre dicen que Trump, cuyo mandato como presidente terminó el 20 de enero, no tiene autoridad legal para impedir que Meadows cumpla con una citación del Congreso porque, según el precedente de la Corte Suprema, es el presidente en ejercicio, Joe Biden, quien determina si puede reclamar el privilegio.

Hasta ahora, Biden se ha negado a hacerlo, al citar la necesidad de investigar a fondo las circunstancias que llevaron al peor ataque al Capitolio desde el incendio de Washington en 1814.

En la actualidad, Trump lleva a cabo un litigio en un tribunal federal para evitar que la Administración Nacional de Archivos y Registros entregue los registros de la Casa Blanca creados antes y durante la insurrección del 6 de enero. Un juez de distrito federal ya rechazó sus argumentos, pero presentó una apelación ante la Corte de Apelaciones de EE.UU. para el Circuito del Distrito de Columbia, que escuchará los argumentos del caso el 30 de noviembre.