'Impeachment' a Donald Trump y la división en el Partido Republicano

Trump ha sido declarado “incitador en jefe” en el juicio político, mientras los demócratas juran que la evidencia muestra que él no es un “espectador”

"Estaban siguiendo las órdenes del presidente"

Andrew Buncombe@AndrewBuncombe
miércoles 10 febrero 2021 21:09
Read in English

Donald Trump ha sido declarado "incitador en jefe", ya que los demócratas en su juicio político prometieron evidenciar las pruebas que demostraran que no era "un espectador".

Cuando los demócratas comenzaron a revelar dicha evidencia, que dicen que probará que el expresidente lideró una insurrección con cientos de sus partidarios irrumpiendo en el Capitolio de los Estados Unidos mientras los legisladores se preparaban para ratificar el conteo de elecciones de Joe Biden, se le dijo al Senado que la información socavaría la afirmación de los abogados de Trump de que él no jugó ningún papel.

"La evidencia le mostrará que el ex presidente Trump no fue un espectador", dijo el congresista Jamie Raskin, quien dirige la acusación en el Senado.

"La evidencia demostrará que claramente incitó a la insurrección del 6 de enero".

Añadió: “Mostrará que Donald Trump renunció a su papel de comandante en jefe y se convirtió en el incitador en jefe”.

Los demócratas dijeron que el lenguaje de Trump y las palabras que usó repetidamente para afirmar, falsamente, que las elecciones fueron manipuladas, fueron elegidas para antagonizar intencionalmente y enardecer a sus partidarios.

También dijeron que cuando Trump tuvo la oportunidad de detener la violencia que se le acusa de incitar el 6 de enero, en lugar de eso publicó un mensaje de video en el que les decía a sus seguidores cuánto los “amaba”.

"La evidencia le mostrará que se reunió, enardeció e incitó a sus seguidores a invadir el Capitolio, para 'detener el robo' e impedir que el vicepresidente Pence y el Congreso finalizaran la victoria electoral de su oponente sobre él", dijo Raskin.

“Demostrará que se le advirtió que sus seguidores estaban preparados para ataques violentos, dirigidos contra el Capitolio, a través de informes de los medios de comunicación, informes de las fuerzas del orden e incluso de arrestos. En resumen, demostraremos que el presidente acusado no fue un espectador inocente cuya conducta fue totalmente apropiada y debería ser un estándar para los futuros presidentes”.

Otro congresista "fiscal" demócrata, Joe Neguse, un demócrata que representa al segundo distrito del Congreso de Colorado, le dijo al Senado que muchas de las aproximadamente 200 personas ya arrestadas por el ataque del 6 de enero, habían dicho que creían que estaban actuando según las instrucciones de Trump.

El documento de acusación de un miembro de una milicia, los Proud Boys, decía que iban a "matar a Mike Pence". Otro dijo que estaban buscando a Nancy Pelosi para "dispararle en el maldito cerebro".

Los documentos de la acusación, dijo Neguse, mostraban que los alborotadores estaban "siguiendo las órdenes del presidente".

Uno dijo que “el presidente Trump estaba llamando a todos los patriotas. Otro dijo 'El presidente Trump nos está llamando a pelear, esto no es una broma'”, aseveró Neguse.

“Otro más citó: 'Pensé que estaba siguiendo a mi presidente. Nos quiere aquí. Esperamos recibir órdenes del presidente'”.

Añadió: “Les hizo creer durante semanas, que la elección fue robada, y estaban siguiendo su mandato de recuperar su país”.

El mes pasado, siete días antes de que dejara el cargo, Trump fue acusado por la Cámara de Representantes por segunda vez.

Encontró que era responsable de "incitar a la insurrección", por su discurso en el National Mall en la mañana del 6 de enero, cuando se estableció una sesión conjunta del Congreso para afirmar los votos del colegio electoral de los 50 estados. Marcó el paso final para despejar antes de la toma de posesión de Biden el 20 de enero.

Trump, que había afirmado durante mucho tiempo sin pruebas que la elección estaba amañada, había presionado a su vicepresidente para que no supervisara la audiencia, una tarea que le asigna la constitución.

En una manifestación esa mañana, dijo a sus seguidores que se uniría a ellos en el Capitolio para “protestar pacíficamente” por lo que estaba sucediendo, pero agregó: “Luchamos. Luchamos como el infierno y si no luchas como el infierno, ya no vas a tener un país".