Joe Biden golpea a Mike Pence en el hombro y le da un codazo a Karen Pence en el memorial del 9/11.

Trump causa polémica al afirmar que “todas las religiones” en EE.UU se unieron tras el 9/11 después de años de acusar a los musulmanes de celebrarlo

"Había gente en Nueva Jersey que lo estaba viendo, una gran población árabe, que vitoreaba cuando los edificios se derrumbaban. Eso no es bueno'', dijo el entonces candidato Trump en 2015.

John T. Bennett@BennettJohnT
viernes 11 septiembre 2020 23:46
Read in English

Hablando desde el sitio donde el vuelo 93 de United fue derribado por secuestradores el 11 de septiembre, Donald Trump dijo que "todas las religiones" se unieron después del ataque terrorista a pesar de sugerir como candidato en 2015 que las "grandes poblaciones árabes" de Nueva Jersey celebraron el derribo de las torres del World Trade Center.

El mensaje unificador del presidente en el sombrío memorial contrastaba con los comentarios que hizo durante otra manifestación de campaña salvaje la noche anterior mientras trataba de ganar nuevamente el estado clave de Michigan.

Dijo a sus partidarios el jueves por la noche que los demócratas han abrazado a elementos de "extrema izquierda" que quieren "destruir" los suburbios de Estados Unidos, unas 14 horas antes de que hablara de una "unidad nacional basada en el amor". Con el presidente todavía a distancia de ataque en muchos estados clave en el campo de batalla, dependerá de los votantes en noviembre decidir cuál es el verdadero Donald Trump.

"Les prometemos el amor, el apoyo y la devoción inquebrantables de todos los estadounidenses", dijo Trump durante una ceremonia anual en Shanksville, Pensilvania. “En los días y semanas posteriores al 11 de septiembre, ciudadanos de todas las religiones, procedencias, colores y credos se reunieron, oraron juntos, lloraron juntos y reconstruyeron juntos. La canción 'God Bless America' se convirtió en un grito de guerra para la nación".

Pero Trump dijo algo diferente durante un mitin de campaña en 2015 antes de convertirse en presidente.

“Había gente que animaba al otro lado de Nueva Jersey, donde hay grandes poblaciones árabes. Estaban vitoreando cuando cayó el World Trade Center”, alegó. Sé que puede que no sea políticamente correcto que hable de ello, pero hubo gente vitoreando cuando ese edificio se derrumbó, cuando esos edificios se derrumbaron".

“Ahora, sé que no les gusta hablar de eso, pero estaba bien cubierto en ese momento”, dijo. “Había gente en Nueva Jersey que lo estaba viendo, una gran población árabe, que vitoreaba cuando los edificios se derrumbaban. No está bien".

Los comentarios del presidente el viernes por la mañana coincidieron con el tono sombrío de la ceremonia y el día. Pero ha utilizado el ataque del 11 de septiembre y su aniversario para obtener beneficios políticos en el pasado.

En un mitin de campaña en 2015 en Birmingham, Alabama, el presidente afirmó haber presenciado a personas de fe musulmana celebrando los ataques en Jersey City, al otro lado del río Hudson, desde su ático de Manhattan en la Torre Trump. El entonces candidato Trump dijo que vio que “miles y miles de personas vitoreaban mientras ese edificio se derrumbaba. Miles de personas estaban celebrando”.

Sus afirmaciones nunca han sido verificadas y no ha proporcionado ninguna cuenta o video de respaldo.

Pero eso no impidió que abandonara la línea durante la campaña de 2016, lo que provocó que se le acusara de ser antimusulmán que aún pesa sobre su presidencia.

En la mañana del ataque, el entonces empresario Trump estaba dentro de la Torre Trump. Usó la tragedia para hablar sobre su codiciada propiedad en Manhattan.

“40 Wall Street (Torre Trump) en realidad era el segundo edificio más alto del centro de Manhattan y, en realidad, antes del World Trade Center, era el más alto, y luego, cuando construyeron el World Trade Center, se hizo conocido como el segundo más alto”, dijo Trump en el aire de WWOR-TV de Nueva York. "Y ahora es el más alto".

En 2015, Trump tuiteó parte de un artículo del Washington Post de 2001 que decía que las autoridades disolvieron las fiestas "al estilo de la puerta trasera" en los tejados y detuvieron a personas que vieron la escena en Manhattan.

Después de los ataques, Trump también afirmó haber ayudado a buscar sobrevivientes entre los escombros en la Zona Cero de Nueva York y haber pagado a trabajadores para ayudar. Nunca ha proporcionado datos de apoyo ni trabajadores para corroborar sus afirmaciones.

A pesar de sus controversias previas relacionadas con el 11 de septiembre, el presidente fue moderado el viernes cuando intentó lograr un tono unificador, algo que rara vez ha hecho durante un mandato que ha sido calibrado para complacer a su base conservadora.

¿"Una unidad basada en el amor"?

Los analistas políticos de ambos lados han dicho que ha hecho sorprendentemente poco para llegar a los moderados y demócratas.

Pero en ese campo de Shanksville, el presidente se apegó al guión después de advertir que los demócratas que ganarían la Casa Blanca en noviembre traerían "saqueadores" y miembros de Antifa a los suburbios de Estados Unidos.

“Nos unió nuestra convicción de que Estados Unidos era el país más excepcional del mundo, bendecido con los héroes más increíbles, y que esta era una tierra que valía la pena defender con nuestro último aliento”, dijo. “Fue una unidad basada en el amor por nuestras familias, el cuidado de nuestros vecinos, la lealtad a nuestros conciudadanos, el orgullo por nuestra bandera, la gratitud por nuestra policía y los socorristas, la fe en Dios y la negativa a doblegar nuestra voluntad hacia las depravadas fuerzas de violencia, intimidación, opresión y maldad".

Sin embargo, era todo menos un unificador en jefe en Freeland, Michigan.

“Quieren cerrar la producción de automóviles, retrasar la vacuna. Quieren destruir sus suburbios”, dijo Trump a sus partidarios en un mitin. "La izquierda quiere deshacerse de mí para poder ir por ti. Es muy simple.

“Si [el candidato presidencial demócrata] Joe Biden es elegido, los lunáticos de extrema izquierda no solo estarán dirigiendo ciudades demócratas fallidas, estarán dirigiendo el Departamento de Justicia, el Departamento de Seguridad Nacional y la Corte Suprema de los Estados Unidos, y nosotros no podemos permitir que eso suceda", rugió.

La gran multitud en el hangar del aeropuerto abucheó ruidosamente mientras intentaba borrar la ventaja de Biden en un estado con 16 valiosos votos del Colegio Electoral que ganó por poco la última vez.

“Ninguna ciudad, pueblo o suburbio estará seguro el 3 de noviembre”, advirtió el presidente republicano. "Su voto salvará a Estados Unidos".