Toolbox Killers: La película detalla los sádicos asesinatos de una pareja de criminales

La criminóloga Laura Brand entrevistó a Lawrence Whittaker, quien mató a cinco adolescentes en la década de 1970 junto con Roy Norris.

Sheila Flynn
domingo 07 noviembre 2021 21:09
Read in English

Cuando un violador y un delincuente violento se encontraron en la prisión de San Luis Obispo Men’s Colony, se forjó un vínculo mortal.

Lawrence Bittaker cumplía condena por apuñalar a un empleado que le acusó de robar en una tienda en 1974. Roy Norris estaba encarcelado por violación. Descubrieron que compartían el interés por el sadismo y se hicieron amigos, tejiendo historias de violaciones y torturas, y aumentando sus fantasías.

Una vez que salieron, pusieron en práctica esos planes y asesinaron al menos a cinco adolescentes en California con una brutalidad indescriptible. Bittaker y Norris fueron apodados los Toolbox Killers (asesinos de la caja de herramientas) porque empleaban una amplia gama de instrumentos como destornilladores, picahielos y pinzas para infligir dolor y muerte.

Sin embargo, si la pareja no hubiera sido capturada, los horribles crímenes podrían haber ido a más, según una criminóloga que entabló relación con Bittaker con la esperanza de averiguar la ubicación de los cuerpos de las víctimas desaparecidas.

Laura Brand, especializada en el estudio de los asesinos en serie, realizó entrevistas con Bittaker que sirven de base a un nuevo documental, The Toolbox Killer, que se puede ver actualmente en varias plataformas.

La criminóloga Laura Brand entrevistó al sádico asesino en serie Lawrence Bittaker durante cinco años antes de su muerte en 2019

“He entrevistado a más de 50 asesinos en serie, pero este caso me paró en seco”, explica Brand, de 33 años, a The Independent. “La primera vez que leí sobre él fue en la universidad, y se me cayó el libro de la mano... Me dije: ‘Dios mío, ¿estos tipos son humanos?’”

“Ese fue mi primer pensamiento, porque es como si pusieran un picahielos en el oído as de estas chicas inocentes en las montañas después de haberlas secuestrado en una camioneta.”

Bittaker y Norris mataron a sus víctimas durante un periodo de cinco meses, en el que secuestraron a las adolescentes -algunas de las cuales volvían a casa caminando o pedían aventón en ese momento- y las llevaban a las montañas de la zona, donde las torturaban, violaban y mataban, según las autoridades.

Las chicas tenían entre 13 y 18 años y, además de sus horribles técnicas de tortura, los hombres grababan los crímenes, que comenzaron en junio de 1979 con la muerte de Lucinda Lynn Schaefer, de 16 años. Le siguieron Andrea Joy Hall, de 18 años; Jacqueline Doris Gilliam, de 15; Jacqueline Leah Lamp, de 13, y Shirley Lynette Ledford, de 16.

Solo fueron atrapados luego de que Norris contara a otra exrecluso sus tortuosas hazañas. Ese recluso se lo contó a la policía, lo que condujo a la detención de la pareja. Norris acabó testificando contra Bittaker tras declararse culpable de todos los cargos a cambio de que los fiscales no solicitaran la pena de muerte contra él.

Un jurado del condado de Los Ángeles condenó a Bittaker por cinco cargos de asesinato, cinco cargos de secuestro, así como por otros cargos como conspiración criminal, violación, copulación oral, sodomía y por ser un exdelincuente en posesión de un arma de fuego. Fue condenado a muerte el 22 de marzo de 1981 pero, como California evitó las ejecuciones durante décadas, murió en prisión en 2019.

Norris fue condenado a una pena de 45 años a cadena perpetua y murió dos meses después.

A pesar de las extensas búsquedas en las montañas de San Gabriel, donde se encontraban las otras víctimas, los cuerpos de Hall y Schaefer nunca se encontraron.

Por eso, la criminóloga Brand se puso en contacto con el encarcelado Bittaker. Esperaba que él pudiera darle detalles más concretos sobre el lugar en el que habían quedado las adolescentes tras sus brutales ataques, y la motivó una tragedia personal.

“Justo después de mi 27º cumpleaños, mi mejor amiga fue asesinada”, cuenta a The Independent. “Justo después de que la asesinaran, lo primero que dije a los detectives fue: ‘¿Sufrió?’ Eso es todo lo que quería saber. Y ellos afirmaron: ‘Ella no sufrió’, y yo me quedé pensando que las [familias de las] víctimas de Bittaker y Norris nunca, nunca, obtuvieron ese consuelo de los detectives”.

Bittaker, uno de los asesinos en serie más sádicos de la historia de Estados Unidos, envió notas y dibujos a Brand, además de sus entrevistas

Cuando se puso en contacto con Bittaker por primera vez, él “rechazó” esas propuestas, cuenta a The Independent.

“No quería hablar conmigo”, cuenta Brand. “No me escribió, no me llamó, ni siquiera me envió un formulario de visita. La única razón por la que entré en la prisión con él [fue] que tuve que hacer un truco con los otros asesinos en serie dentro de San Quintín para conseguir el formulario de visita.”

Continúa: “Me presenté en San Quintín... y dije un Ave María para que bajara, porque todavía podía decir que no”.

Sin embargo, Bittaker se materializó y ella quedó “impactada”, no solo porque accedió a hablar con ella, sino porque “no era lo que se esperaba en absoluto”.

“Era tan tímido y reservado, que ni siquiera me miró a los ojos durante dos horas”, explica a The Independent. “No dejaba de pensar en mi cabeza: ‘¿Es realmente un asesino en serie?’”

Su comportamiento era “casi avergonzado”, menciona Brand. “No podía creer que el asesino en serie más sádico del país estuviera sentado frente a mí.”

Sin embargo, las respuestas “prácticas” que le dio en relación con los brutales crímenes, ciertamente aportaron información.

La criminóloga Laura Brand se puso en contacto con el asesino en serie Bittaker en la cárcel con la esperanza de obtener información sobre la ubicación de los cuerpos de las víctimas

“Una de las cosas más impactantes que escuché fue [cuando] le hice la pregunta: ‘¿Por qué eres un asesino en serie y por qué yo no lo soy? ¿Cuál es la diferencia entre nosotros?’”, cuenta a The Independent. “Y me miró a bocajarro y me preguntó: ‘Bueno, ¿quieres matar?’. Le respondí: ‘No’”.

Bittaker aseveró: “Ahí tienes tu respuesta... Algunas personas quieren comer brócoli; otras no”.

“Lo hizo de forma tan simplista, pero me dio escalofríos la forma tan directa en que me lo dijo”, cuenta Brand a The Independent.

Cuando en el tribunal reprodujeron una cinta de Shirley Lynette Ledford, tanto los miembros del jurado como los abogados lloraron.

“Todos los que han escuchado esa cinta han visto afectada su vida”, declaró el fiscal Stephen Kay, llorando, a los periodistas durante el receso. “Me imagino a esas chicas, lo solas que estaban cuando murieron”.

Brand opinó lo mismo.

“Lo que le hacían era brutalidad pura”, menciona a The Independent. “He escuchado los 30 segundos de la cinta... y es solo ella gritando.”

“Es una reacción visceral, porque estás escuchando un grito de la vida real. Es muy diferente a lo que se oye en una película de terror. Puedes sentirlo en tus entrañas cuando escuchas los gritos.”

Antes de su muerte, el asesino en serie convicto Bittaker envió a la criminóloga Laura Brand mapas de dónde encontrar los cuerpos de las víctimas

La brutalidad de Bittaker y Norris estaba en “otro nivel”, dice, y es extrañamente difícil de conciliar con el hombre tímido que tenía delante en San Quintín, en particular en sus últimos días.

“Nunca olvidaré que estaba sentado temblando y llorando delante de mí, y que mencionaba: ‘Tengo mucho miedo incluso de que me pongan una aguja en el brazo’”, cuenta Brand a The Independent. “Y yo le respondí: ‘¿Tienes miedo de que te pongan una aguja y clavas picahielos a los oídos de las chicas?’ Ni siquiera pude contenerme. Se lo expresé directamente, porque me parecía tan ridículo... llorar por eso, después de lo que hizo”.

La última vez que se reunió con él fue unas tres semanas antes de su muerte y siguió presionándole para que le diera detalles sobre dónde podrían estar varios cadáveres no localizados, en particular los de Schaefer y Hall. Pero no son los únicos que Brand cree que están por ahí.

“Bittaker admitió que empezó a matar a los 18 años y que fue detenido a los 38”, menciona. “Así que considero que hay una posibilidad muy real” de que el número de víctimas sea mucho mayor.

Dice que Bittaker parecía arrepentido antes de morir y más dispuesto a compartir información sobre dónde podrían estar sus víctimas para dar un cierre a sus familias.

“Intercambiamos mapas por correo durante 15 meses”, dice Brand a The Independent. “Luego, al final, le vi unas tres semanas antes de que muriera, y repasamos los mapas una última vez justo antes de que muriera.”

Menciona que espera que esa información permita descubrir a otras víctimas y consolar a sus familias.

Bittaker “podría haber muerto y haberse llevado todo esto a la tumba si no hubiera ido a hablar con él antes”, asevera.