Tennessee perdona a preso condenado a muerte que mató a madre e hija debido a “discapacidad intelectual”

El hombre de 54 años ahora enfrentará dos cadenas perpetuas en su lugar

Alisha Rahaman Sarkar
sábado 20 noviembre 2021 00:57
Vuelta a la pena de muerte en Oklahoma
Read in English

Un preso en Tennessee ya no se enfrentará a la ejecución por matar a una madre y una hija hace 30 años porque se descubrió que tenía una "discapacidad intelectual".

En cambio, el convicto de 54 años Pervis Payne enfrentará dos cadenas perpetuas consecutivas, anunció el jueves la fiscal de distrito del condado de Shelby, Amy Weirich.

La abogada dijo que el perito del estado "no podía decir que el funcionamiento intelectual de Payne está fuera del rango de discapacidad intelectual".

La ejecución de personas con "discapacidades intelectuales" se declaró inconstitucional en 2002 cuando la Suprema Corte de los Estados Unidos determinó que violaban la Octava Enmienda.

En abril de este año, los legisladores estatales crearon un proyecto de ley para permitir a los presos condenados a muerte apelar sus sentencias por motivos de discapacidad intelectual. El caso de Payne estuvo en el centro de la aprobación del proyecto de ley y fue citado por defensores de la discapacidad y expertos legales.

“Este lenguaje, no solo por la definición que se está modernizando para discapacidades intelectuales, sino al actualizar y simplificar un proceso para mover los casos a través del proceso de apelaciones, se hace justicia para la víctima y la familia de la víctima más temprano que tarde”, G.A. Hardaway, un demócrata de Memphis y presidente de Tennessee Black Caucus, fue citado por Associated Press el 16 de abril, pocos días antes de que el proyecto de ley se convirtiera en ley.

El gobernador Bill Lee firmó el proyecto de ley poco después el 26 de abril, lo que hace que la ley de Tennessee sea retroactiva al prohibir la ejecución de personas con "discapacidades intelectuales".

La jueza del condado de Shelby, Paula Skahan, había programado una audiencia para el 13 de diciembre para abordar los reclamos de discapacidad intelectual, que Weirich dijo que el estado ha retirado. “Después de la revisión de la evidencia, la ley y las opiniones de los expertos, el Estado estipula que el peticionario será declarado discapacitado en lo intelectual”, escribió el fiscal Steve Jones en un expediente judicial.

Payne fue condenado a muerte por los asesinatos a puñaladas en 1987 de Charisse Christopher, de 28 años, y su hija de dos años. Otro niño también fue apuñalado pero sobrevivió al crimen.

The Innocence Project, un grupo de justicia criminal involucrado en el caso de Payne, tuiteó que este fue "un paso importante hacia la justicia para Pervis, quien ha pasado 33 años en el corredor de la muerte".

Payne, que es un hombre negro, se declaró inocente y le dijo a la policía que estaba en el edificio de apartamentos de Christopher para encontrarse con su novia cuando escuchó a las víctimas, que eran blancas, y trató de ayudarlas.

Afirmó que se inclinó para ayudar cuando se manchó la ropa de sangre. Sin embargo, dijo que entró en pánico cuando vio a un policía blanco y se escapó.

Kelley Henry, abogada de Payne, dijo que su equipo está agradecido a los legisladores y que el gobernador promulgó la ley que prohíbe la ejecución de personas con discapacidades intelectuales. “Esperamos con interés la nueva audiencia de sentencia de Payne. Esta es una medida de justicia para el señor Payne y su familia, pero nuestra lucha por la exoneración total de este hombre inocente continuará”, dijo el abogado en un comunicado.

La oficina del fiscal general de distrito se reunió con la familia de la víctima, quienes “no estaban contentos” al enterarse de que se retiró la pena de muerte. "Pero ellos entienden", dijo Weirich.

La ejecución de Payne estaba programada para diciembre pasado, pero la pena se retrasó después de que el gobernador le concediera un inusual indulto debido a la pandemia del covid-19. El indulto expiró en abril.