He visto morir a seis personas y es hora de que Estados Unidos acabe con la pena de muerte

En este momento hay más de dos mil 500 personas en el corredor de la muerte en los Estados Unidos

Clive Stafford Smith
jueves 18 noviembre 2021 17:04
<p> Al menos seis miembros de la Corte Suprema de los Estados Unidos piensan que la ejecución es un derecho de un estado. </p>

Al menos seis miembros de la Corte Suprema de los Estados Unidos piensan que la ejecución es un derecho de un estado.

He visto morir a seis personas frente a mí. A todos los conocía bien, como seres humanos. Ninguno tuvo una enfermedad fatal; simplemente, el gobierno de los Estados Unidos los había condenado a muerte.

Dos murieron en la cámara de gas, con Zyklon B, el desagradable nombre que se le dio al cianuro utilizado anteriormente en el Holocausto. Dos murieron en la silla eléctrica, con dos mil 400 voltios de electricidad desde el cráneo hasta el tobillo, la forma más abiertamente salvaje que se pueda imaginar para matar a alguien. Y dos en la camilla de inyección letal, una forma engañosamente desagradable de morir; de lo contrario, ¿por qué la segunda inyección sería un agente paralizante, dado para evitar que los testigos vieran a un hombre morir en agonía frente a ellos?

Fui a los Estados Unidos en 1978 para luchar contra la pena capital. Me he pasado la vida oponiéndome a ella. Cuando la gente me pregunta cuál creo que es el argumento más fuerte en contra de las ejecuciones, les digo que están haciendo la pregunta equivocada: por supuesto que no es disuasiva; por supuesto, es una grotesca pérdida de dinero; por supuesto que cometemos “errores” (incluso yo logré ejecutar a una persona inocente: Edward Earl Johnson, cuya muerte fue inmortalizada en el documental de la BBC Fourteen Days in May), por supuesto, es irónico que matemos a personas que (creemos) han matado a personas para demostrar que matar a personas está mal.

La mejor pregunta, entonces, es ¿por qué deberíamos hacerlo? Cada vez que he visto morir a un humano ha sido medianoche, en las profundidades de la oscuridad, ya que estamos fundamentalmente avergonzados de nosotros mismos. Cada vez, he salido de esa espantosa, terrible cámara y he mirado las estrellas. Me he preguntado: "¿ese terrible suceso realmente hizo del mundo un lugar mejor y más civilizado?".

Los libros de historia son siempre, en última instancia, nuestro juez. No ven con buenos ojos nuestra idea anterior de que deberíamos quemar a las mujeres en la hoguera porque estábamos convencidos de que eran brujas. No convertirán en héroes a los bárbaros descarriados que pensaron que deberíamos ceremonialmente, con nuestro "protocolo de ejecución", sacrificar a un ser humano en el altar del odio.

Cuando me aventuré por primera vez en el campo de batalla de la pena capital, hace más de 40 años, pensé que el mundo volvería a la normalidad en cuatro décadas. Creí que me vería obligado a inclinarme ante otro molino de viento moral. Me equivoqué. Y los números me dicen que tenga miedo al futuro.

Por supuesto que al final ganaremos, pero en este momento hay más de dos mil 500 personas en el corredor de la muerte en los Estados Unidos y las estamos matando a un ritmo de menos de 20 personas al año. A este ritmo, se necesitarían 125 años para matarlos a todos, incluso si nunca impusiéramos otra sentencia de muerte. La esperanza de vida en una prisión estadounidense no hace que esto sea realista.

Hay otros números que me hacen temblar. El primero es el número seis. Al menos seis miembros de la Corte Suprema de los Estados Unidos piensan que la ejecución es un derecho de un estado, presumiblemente preservado por la Décima Enmienda: Los poderes no delegados a los Estados Unidos por la Constitución, ni prohibidos por ella a los Estados, están reservados a los Estados respectivamente, o al pueblo. Cuando, en los terribles últimos días de un dinosaurio ejecutivo, el presidente Donald Trump decidió matar a 13 personas, sucedió que cada vez que un tribunal federal concedía una suspensión de la ejecución, los "seis del Tribunal Supremo" la levantaban. Las 13 personas murieron: el prisionero con discapacidad mental, la mujer traumatizada, el hombre que protestaba por su inocencia.

Leer más: Joe Biden dice que cambió de opinión sobre pena de muerte, ¿Por qué no hace más para detenerla?

Así que esto significa que, si bien las ejecuciones se han visto frenadas durante mucho tiempo por una presa frágil, los "seis" son los destructores de presas de los últimos días. Ha habido una inversión en el curso de mi carrera. En 1972, la Corte Suprema estaba por delante de la nación. En Furman v Georgia, el tribunal intentó abolir la pena de muerte para siempre, pero una vehemente respuesta populista anuló a los viejos blancos que habían propuesto tentativamente tal idea. Desde entonces, el mundo ha cambiado. El pueblo estadounidense se opone cada vez más a las ejecuciones, pero el tribunal regresivo decreta lo contrario.

Eventualmente acabaremos con la pena de muerte, si no durante mi vida, poco después. Sus defensores se unirán a Calígula y los Medici en un histórico salón de la vergüenza. Pero, ¿cuántas personas deben morir antes de que lleguemos allí?

Clive Stafford Smith es un abogado angloamericano y director de la organización sin fines de lucro del Reino Unido 3D Center.

The Independent y la organización sin fines de lucro Responsible Business Initiative for Justice(RBIJ) lanzaron una campaña conjunta para pedir el fin de la pena de muerte en los Estados Unidos. La RBIJ ha atraído a más de 150 signatarios reconocidos a su declaración de Líderes Empresariales Contra la Pena de Muerte, siendo The Independent el último de la lista. Nos unimos a ejecutivos de alto perfil como Ariana Huffington, Sheryl Sandberg (Facebook) y el fundador de Virgin Group, Sir Richard Branson, como parte de esta iniciativa, y nos comprometemos a resaltar las injusticias de la pena de muerte en nuestra cobertura.