Steve Bannon se hizo amigo de Epstein porque creía que era un espía, afirma un informe

“Estaba tratando de reemplazar a Epstein como fuente de información de varias redes de inteligencia”

Gustaf Kilander
martes 19 octubre 2021 20:52

Un exasociado de Epstein le dijo a la revista que antes de las elecciones de 2016, Epstein dijo que estaba asesorando tanto a demócratas como a republicanos.

Read in English

Steve Bannon se hizo amigo de Jeffrey Epstein porque creía que era un espía, esto de acuerdo a un informe de la revista Rolling Stone.

Un exasociado de Epstein le dijo a la revista que antes de las elecciones de 2016, Epstein dijo que estaba asesorando tanto a demócratas como a republicanos.

“Decía cosas como ‘la gente de Trump estuvo aquí esta mañana. La gente de Hillary estuvo aquí para almorzar’”, cita la revista al asociado. Epstein "diría que estaba impactando dramáticamente la campaña", pero no identificó con quién supuestamente estaba hablando y las supuestas reuniones siempre se llevaban a cabo en privado.

El expresidente Bill Clinton voló en el avión de Epstein varias veces años antes, y Donald Trump lo llamó un "tipo fantástico" antes de convertirse en presidente.

Ni Clinton ni Trump parecen haberse mantenido en contacto con Epstein después de que se convirtiera en un delincuente sexual condenado en 2008. Pero Steve Bannon, expresidente de la campaña de Trump y estratega en jefe de la Casa Blanca, a menudo visitaba la mansión de Epstein en Manhattan, informó Rolling Stone.

“Era la persona principal de la que [Epstein] se jactaba literalmente ante todo el mundo. No era un secreto”, dijo el exasociado a la revista mientras hablaba bajo condición de anonimato. El financiero caído en desgracia “amaba tener a esta ‘persona famosa’ alrededor de la que hablaba y la presentaba a todos. Casi como si estuviera usando a Bannon para que más gente lo aceptara. Ese es mi punto de vista”.

The Independent se ha puesto en contacto con Bannon para solicitar comentarios sobre la acusación de que se hizo amigo de Epstein porque creía que era un espía.

El periodista Michael Wolff escribe en su libro Too Famous que Bannon y Epstein se conocieron por primera vez en diciembre de 2017. Wolff escribe que se unieron "por una incredulidad compartida sobre Donald Trump" y que Bannon "a menudo estaba asombrado por lo que Epstein sabía".

Dos estrategas republicanos que trabajaron para Bannon dijeron que se arriesgó a ser asociado con un delincuente sexual porque estaba interesado en el supuesto papel de Epstein como intermediario entre los servicios de inteligencia en Estados Unidos y en todo el mundo.

Uno de los agentes republicanos le dijo a Rolling Stone que le preguntaron a Bannon en 2018 sobre los informes de que lo habían visto entrando en la casa de Epstein. Según los informes, el señor Bannon reconoció que se habían conocido y luego dijo: "¿Ha visto la moneda turca?" El operativo interpretó esta pregunta como que Epstein tuvo algo que ver con el colapso de la lira.

"Él [Bannon] siempre insinuó que todavía estaba trabajando con la CIA, incluso cuando estaba fuera de la Casa Blanca, lo cual es una tontería", dijo el operativo.

Charles Johnson trabajó en Breitbart News junto a Bannon durante varios años. Dijo que Bannon visitó la casa de Epstein en Manhattan varias veces en agosto de 2017 después de salir de la Casa Blanca.

"Lo que me dijeron sobre esa reunión personas cercanas a Bannon fue que estaba tratando de reemplazar a Epstein como fuente de información de varias redes de inteligencia", dijo Johnson a Rolling Stone. "Veía a Epstein como un rival o un socio, pero quería lo que tenía Epstein".

Ha habido informes durante años de que Epstein ha tenido conexiones en todo el mundo. La periodista Vicky Ward informó para Rolling Stone a principios de este año que Epstein estaba activo en el tráfico de armas, lo que lo llevó a trabajar para varios gobiernos y comenzar a recopilar material comprometedor sobre personas poderosas.

Leer más: Algunos acusados por disturbios en el Capitolio se representarán a sí mismos

Bannon le dijo a The New York Times en septiembre que había grabado 15 horas de entrevistas con Epstein para crear un documental que mostrara que las “perversiones y depravación de Epstein hacia las mujeres jóvenes eran parte de una vida que fue apoyada, alentada y recompensada sistemáticamente por un establecimiento global que se comió su dinero y su influencia”. Los informes de los medios sugieren que Epstein pensó que las reuniones estaban en preparación para una entrevista con 60 Minutes que nunca se llevó a cabo.

Un socio de Epstein dijo que nunca supieron que se estuviera grabando una película. “Me sorprende lo secreto que lo mantuvo. Por lo general, se jactaba de ello”, dijo. "Esa era su naturaleza para jactarse".