¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis y qué tratamiento tiene?

Las autoridades sanitarias investigan una “miniepidemia” de casos de hepatitis infantil en el Reino Unido

Organización Mundial de la Salud: las hepatitis víricas B y C afectan a 325 millones de personas en todo el mundo y causan 1,4 millones de muertes al año

Read in English

Los científicos han reportado un “inusual” pico de casos de hepatitis entre los niños, con 60 casos en niños menores de 10 años que están siendo investigados en Inglaterra.

En Escocia, otros 11 niños menores de cinco años han sido hospitalizados con esta enfermedad inflamatoria del hígado.

La hepatitis suele ser el resultado de una infección vírica o de daños en el hígado causados por el alcohol, y sus síntomas incluyen coloración amarillenta de los ojos y la piel (ictericia), pérdida de apetito, fiebre alta, orina oscura y sensación de cansancio inusual todo el tiempo.

Los científicos afirman que los niños infectados han sido sometidos a pruebas de detección de los virus comunes que se sabe que causan hepatitis, pero no se ha detectado ninguno.

“La hepatitis no A-E es una enfermedad rara y parece haber una miniepidemia o un aumento del número de casos en la actualidad”, explicó el profesor de pediatría general del University College London, Alastair Sutcliffe.

“Una consecuencia del confinamiento con un aumento repentino de la exposición al agente causal en una población no inmune parece la explicación más plausible”, añadió.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud,) las hepatitis B y C afectan a unos 500 millones de personas en todo el mundo y causan alrededor de 1,5 millones de muertes al año.

Se dice que una de cada tres personas ha estado expuesta a uno o a ambos virus, mientras que la mayoría de las personas infectadas con el virus no lo saben.

La OMS afirma que la hepatitis es prevenible, tratable y, en el caso de la hepatitis C, curable.

Sin embargo, la organización afirma que más del 80 por ciento de las personas que viven con hepatitis no tienen acceso a los servicios de pruebas y tratamiento.

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis y cómo se puede tratar? Aquí tienes todo lo que necesitas saber.

¿Qué es la hepatitis?

La hepatitis es el término utilizado para describir la inflamación del hígado, según el NHS (Servicio Nacional de Salud).

Los virus de la hepatitis son la causa más común de hepatitis en el mundo, pero otras infecciones, sustancias tóxicas y enfermedades autoinmunitarias también pueden causar hepatitis.

Hay varios tipos de hepatitis y, aunque algunas pasan sin problemas graves, otras pueden ser duraderas y causar cicatrices en el hígado (cirrosis), pérdida de la función hepática y, en algunos casos, cáncer de hígado.

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis?

La hepatitis de corta duración no suele presentar síntomas perceptibles, por lo que muchas personas no se dan cuenta de que la padecen. Sin embargo, si los síntomas se desarrollan, el NHS afirma que pueden incluir

·         dolor muscular y articular

·         temperatura alta

·         sentirse y estar enfermo

·         sentirse inusualmente cansado todo el tiempo

·         sensación general de malestar

·         pérdida de apetito

·         dolor de barriga

·         orina oscura

·         heces pálidas y de color gris

·         picor en la piel

·         coloración amarillenta de los ojos y la piel (ictericia)

El NHS añade que la hepatitis de larga duración puede no presentar ningún síntoma evidente hasta que el hígado deja de funcionar correctamente y sólo puede detectarse en los análisis de sangre.

En las últimas fases puede causar ictericia, hinchazón de piernas, tobillos y pies, confusión y sangre en las heces o el vómito.

¿Cuáles son los diferentes tipos de hepatitis?

Existen varios tipos de hepatitis: A, B, C, D, E, alcohólica y autoinmunitaria.

A continuación, se ofrece más información sobre los distintos tipos.

Hepatitis A

El NHS afirma que la hepatitis A es debido al virus de la hepatitis A.

Normalmente se contrae al consumir alimentos y bebidas contaminados con las heces de una persona infectada, y es más común en los países en los que el saneamiento es deficiente.

La hepatitis A suele desaparecer en unos meses, aunque en ocasiones puede ser grave e incluso poner en peligro la vida.

No existe un tratamiento específico para ella, aparte de aliviar síntomas como el dolor, las náuseas y el picor.

Hepatitis B

La hepatitis B es ocasionada por el virus de la hepatitis B, que se transmite a través de la sangre de una persona infectada, según el NHS.

Es una infección común en todo el mundo y suele transmitirse de mujeres embarazadas infectadas a sus bebés, o por contacto entre niños.

En raras ocasiones, puede propagarse a través de las relaciones sexuales sin protección y las drogas inyectables.

La mayoría de los adultos infectados por la hepatitis B son capaces de combatir el virus y recuperarse completamente de la infección en un par de meses.

Pero la mayoría de las personas infectadas en la infancia desarrollan una infección a largo plazo. Esto se conoce como hepatitis B crónica y puede provocar cirrosis y cáncer de hígado. Para tratarla se pueden utilizar medicamentos antivirales.

Hepatitis C

La hepatitis C es ocasionada por el virus de la hepatitis C y es el tipo de hepatitis viral más común en el Reino Unido, según el NHS.

Suele contagiarse por contacto de sangre a sangre con una persona infectada.

En el Reino Unido, el contagio más frecuente es el que se produce al compartir las agujas utilizadas para inyectarse drogas.

Las malas prácticas sanitarias y las inyecciones médicas inseguras son la principal forma de contagio fuera del Reino Unido.

La hepatitis C no suele causar síntomas perceptibles, o solo síntomas parecidos a los de la gripe, por lo que muchas personas no saben que están infectadas.

Alrededor de 1 de cada 4 personas luchará contra la infección y se librará del virus. En el resto de los casos, permanecerá en el cuerpo durante muchos años. Esto se conoce como hepatitis C crónica y puede causar cirrosis e insuficiencia hepática.

La hepatitis C crónica puede tratarse con medicamentos antivirales muy eficaces, pero actualmente no hay ninguna vacuna disponible.

Hepatitis D

La hepatitis D es debido al virus de la hepatitis D. Solo afecta a las personas que ya están infectadas por la hepatitis B, ya que necesita el virus de la hepatitis B para poder sobrevivir en el organismo.

La hepatitis D suele transmitirse por contacto sanguíneo o sexual, según el NHS.

La infección a largo plazo por la hepatitis D y la hepatitis B puede aumentar el riesgo de desarrollar problemas graves, como la cirrosis y el cáncer de hígado.

No existe una vacuna específica para la hepatitis D, pero la vacuna contra la hepatitis B puede ayudar a proteger a las personas contra ella.

Hepatitis E

El NHS afirma que la hepatitis E es causada por el virus de la hepatitis E. El número de casos en Europa ha aumentado en los últimos años y ahora es la causa más común de hepatitis de corta duración en el Reino Unido.

El virus se ha asociado principalmente con el consumo de carne o despojos de cerdo crudos o poco cocinados, pero también con la carne de jabalí, la carne de venado y el marisco.

La hepatitis E suele ser una infección leve y de corta duración que no requiere ningún tratamiento, pero puede ser grave en algunas personas, como las que tienen el sistema inmunitario debilitado.

Hepatitis alcohólica

La hepatitis alcohólica es un tipo de hepatitis causada por el consumo excesivo de alcohol durante muchos años, afirma el NHS.

Esta enfermedad es común en el Reino Unido y muchas personas no se dan cuenta de que la padecen.

Esto se debe a que no suele provocar ningún síntoma, aunque puede causar ictericia repentina e insuficiencia hepática en algunas personas.

Dejar de beber suele permitir que el hígado se recupere, pero existe el riesgo de acabar desarrollando cirrosis, insuficiencia hepática o cáncer de hígado si la persona sigue bebiendo alcohol en exceso.

Hepatitis autoinmunitaria

La hepatitis autoinmunitaria es una causa poco frecuente de hepatitis a largo plazo en la que el sistema inmunitario ataca y daña el hígado, afirma el NHS.

Con el tiempo, el hígado puede resultar tan dañado que deja de funcionar correctamente.

El tratamiento de la hepatitis autoinmunitaria consiste en medicamentos muy eficaces que suprimen el sistema inmunitario y reducen la inflamación.

No está claro qué causa la hepatitis autoinmunitaria y no se sabe si se puede hacer algo para prevenirla.

Para obtener más información sobre la hepatitis y acceder a una línea de ayuda confidencial sobre la hepatitis, visite el sitio web de The Hepatitis Trust aquí.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in