Obligar al personal del NHS a vacunarse no es una decisión fácil, pero es la correcta

Sajid Javid demuestra el tipo de liderazgo fuerte que necesitamos en un secretario de salud

Sean O'Grady
miércoles 27 octubre 2021 14:35
Sajid Javid 'leaning towards' compulsory Covid vaccines for NHS staff
Read in English

El secretario de salud británico, Sajid Javid, está “inclinándose hacia” que la vacunación contra el covid-19 sea un requisito de empleo para el personal del NHS (Servicio Nacional de Salud). Es obvio que cualquier miembro del personal del NHS que se encuentre en la categoría de clínicamente vulnerable y no pueda recibir la vacuna, incluso si así lo desea, tendrá que ser reasignado a roles menos sensibles o simplemente mantenerse fuera del camino de los pacientes de alto riesgo, pero no deben de existir otras grandes excepciones. De hecho, la regla debería aplicarse al personal de la agencia y, por supuesto, a los hogares de ancianos, en los que Javid ya ha actuado.

Saj “The Jab” también dice que usará un cubrebocas el día del Presupuesto, dado que la Cámara de los Comunes es un ambiente abarrotado siempre, donde el consejo del gobierno es usar un cubrebocas. Está haciendo frente a los matones antivacunas y sus tácticas cada vez más amenazantes, como colocar un andamio en la Plaza del Parlamento y entregar documentos legales fingidos en las áreas de recepción de los hospitales.

Después de haber, por lo menos en mi opinión, complacido un poco en el pasado a los acólitos anti confinamiento y anti cubrebocas cuando consiguió el trabajo, y a pesar de algunas grandes charlas sobre ignorar los consejos de Sage, parece ahora hace lo correcto al escuchar a los expertos y mostrar cierto liderazgo. No perjudicará sus ambiciones políticas. Una crisis invernal del NHS o un bloqueo de emergencia, por otro lado, harán que su posición sea tan segura como la del entrenador del Manchester United, Ole Gunnar Solskjaer (al momento de escribir este artículo).

La decisión de hacer cumplir la vacunación obligatoria no debe tomarse a la ligera, y no lo hará Javid. Sí infringe las libertades, pero no, planteo, los derechos humanos ni viola el principio del consentimiento. Existe la posibilidad de elegir dónde trabajar. De hecho, uno de los riesgos de la política es que algunas personas dedicadas elegirán dejar los sectores de la salud y la medicina y trabajar en otro lugar, y son libres de hacerlo. Ese es el temor del líder laborista Keir Starmer, quien dijo durante una entrevista en Good Morning Britain que es "mejor alentarlas y engatusarlas" que obligarlas a recibir las inyecciones de la vacuna contra el covid.

"El problema que me temo que vamos a tener es que habrán miles de empleados del NHS que ya no puedan trabajar, justo cuando hay un número masivo de vacantes en el NHS", agregó.

Tenemos que ser sensatos al respecto. La vacunación ayuda a reducir la posibilidad de propagación de covid, tanto a nivel individual como a nivel de grupo, en hospitales y en la comunidad en general. No elimina el covid ni lo cura, ni detiene por completo la propagación asintomática, pero bien puede reducirlo. Eso es suficiente para que sea obligatorio en estos entornos. Se aplican argumentos similares al uso de cubrebocas en entornos de atención médica. Simplemente, salvará la vida de tu abuela.

Además, habitualmente exigimos a las personas que acepten tomar ciertas precauciones en determinados entornos, por ejemplo, redes para el cabello e higiene en la preparación de alimentos y en las fábricas. Como todos sabemos, se necesita una licencia especial para conducir un tren, un autobús o transporte pesado. Se requiere que los cirujanos tengan vacuna contra la hepatitis. Los abogados deben estar calificados para organizar la venta de una casa o un divorcio. Si un maestro o un niño llega a la escuela con un resfriado, deben ser enviados a casa.

Prácticamente todo lo que hacemos requiere alguna violación a la libertad, pero nos encogemos de hombros y la aceptamos, porque los derechos y el bienestar de los demás también deben tenerse en cuenta. Una vacuna es un caso especial, debido a la intrusión física, pero, como ocurre con la vacuna contra la hepatitis para los cirujanos, se trata del entorno en el que trabajan. Nadie debería gozar del derecho absoluto de infectar potencialmente a otros.

Así que Javid tiene toda la razón y está mostrando el tipo de liderazgo fuerte que necesitamos en un secretario de salud. Parece que ha ganado nuevos fondos para hacer frente a las presiones sobre el NHS y está preparado para presionar a los médicos generales para que respondan a lo que quieren sus pacientes y reformar el NHS cuando sea necesario. Todo esto puede ser bueno o no para su carrera, pero es muy bueno para la salud nacional del país.