Médicos de EE. UU. están probando una cirugía cerebral para detener la adicción a los opioides

A medida que aumentan las muertes por sobredosis de drogas, los médicos esperan que una nueva e innovadora cirugía cerebral pueda ayudar a los adictos que han agotado todas las formas de rehabilitación

Bevan Hurley
jueves 30 septiembre 2021 21:34
El control por el tráfico de drogas, el principal motor de la violencia en Colombia
Read in English

Los médicos de Virginia Occidental están probando una cirugía cerebral experimental en adictos crónicos a los opioides que esperan reconfigurar los sistemas de recompensa neuronal de los pacientes.

La cirugía es parte de un ensayo clínico realizado por el Instituto de Neurociencia Rockefeller de la Universidad de West Virginia e implica la implantación de pequeños electrodos que envían pulsos eléctricos a la parte del cerebro que recompensa las conductas de búsqueda de placer.

Los médicos esperan que el estudio ayude a ahogar la necesidad, ofreciendo una salida a la adicción a largo plazo para los pacientes que han agotado otros métodos de rehabilitación y han sufrido múltiples sobredosis.

El método se conoce como estimulación cerebral profunda (DBS) y se ha utilizado anteriormente para tratar con éxito los síntomas de la enfermedad de Parkinson, al cambiar la forma en que funciona el centro de recompensa del cerebro.

James Fisher le expresó a NBC News que estaba desesperado por participar en el estudio después de sufrir cuatro sobredosis de drogas casi fatales.

Fisher mencionó que había estado usando drogas desde su adolescencia y se volvió adicto a las benzodiazepinas o “benzos”.

Le resultó fácil conseguir recetas por un tiempo, y cuando eso se acabó, se vio obligado a comprar a sus amigos y comenzó a robar para pagar su hábito.

"No quiero morir", confesó Fisher a NBC News antes de su cirugía en julio.

Leer más: Expertos: Aparte de COVID, no olvidar vacuna contra gripe

"No quiero vivir esa vida miserable de estar sobrio y seguir queriendo algo y no poder conseguirlo".

Desde su cirugía, Fisher aseguró que ya no se sentía deprimido ni ansioso, y que ya no ansiaba las drogas. Le dijo a NBC News que había estado limpio durante dos meses.

“Es como el día y la noche”, contó.

Según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, el sistema de recompensa del cerebro es un circuito cerebral que provoca sentimientos de placer cuando se “enciende” por una actividad agradable, como comer buena comida o tener relaciones sexuales.

Siempre que se activa este circuito de recompensa, nuestro cerebro nota que está sucediendo algo importante que vale la pena recordar y repetir.

Las drogas como los opioides y las benzodiazepinas secuestran el sistema de recompensa, lo que hace que los adictos anhelen mayores cantidades para satisfacerlos.

El presidente ejecutivo del Instituto de Neurociencia Rockefeller, el Dr. Ali Rezai, explicó a NBC News que la estimulación cerebral profunda se había utilizado con éxito para tratar los síntomas de la enfermedad de Parkinson durante décadas.

Los médicos del instituto comenzaron a desarrollar una técnica similar para tratar a los adictos que estaban más allá de la ayuda de otros tratamientos.

"Nuestra hipótesis era que al usar la estimulación cerebral profunda en esta parte del cerebro, estaríamos esencialmente normalizando los niveles de dopamina", mencionó el Dr. Rezai.

“En la adicción, la parte de recompensa del cerebro libera dopamina cuando se toma la droga y la gente se siente bien. Y luego quieren más la próxima vez para llegar al mismo sentimiento".

El ensayo comenzó en 2019 y Fisher fue solo el tercer paciente en someterse a la cirugía.

Los médicos están planeando una segunda fase en la que participan 10 pacientes que han probado todo lo demás para dejar los opioides.

La necesidad de tratamientos innovadores es aguda, con más de 93 mil estadounidenses muertos por sobredosis de drogas en 2020, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Los opioides sintéticos representaron el 60% de las muertes.

La pandemia de coronavirus se ha atribuido a las crecientes cifras de sobredosis de drogas, con un aumento de casi el 50 por ciento en las muertes desde 2018.